La expansión Vikinga

¡Valora este artículo!
[Total: 54 Media: 4.5]
Tiempo de lectura: 5 minutos

El número de naves aumenta; la muchedumbre innumerable de los normandos sigue creciendo; los cristianos son en todas partes víctimas de sus ataques, pillajes, devastaciones e incendios;(…)  casi se cumple así la amenaza que profirió en Señor por boca del profeta: Desde el norte se desencadenará el mal sobre todos los habitantes de la Tierra”nos cuenta el aterrorizado monje Ermentaire en su obra Milagros de San Filiberto.

El denominador común de las incursiones vikingas es su rapidez, lo que se va a traducir en la incapacidad absoluta para poder rechazar los ataques vikingos, que habían adaptado la quilla y el mástil central con vela cuadrada a los barcos, que además se impulsaban por remos, veinte pares por término medio. El resultado fue un navío insuperable hasta el siglo XIII.

Escucha el Podcast de este artículo:

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La expansión Vikinga

Para explicar la expansión vikinga se ha hablado de causas climáticas, de superpoblación, de un aumento del número de descontentos y de aventureros que buscaban prestigio y riqueza. Otra posible razón sería la posibilidad de que la expansión de los ejércitos francos en Sajonia provocara una respuesta defensiva. De ser así, los carolingios habrían provocado, irónicamente, su propio fin.

También hay que valorar la falta de capacidad de respuesta de los países cristianos. En cuanto se difundieron lo sencillas que eran las rutas, y lo débiles que eran las víctimas, los ataques se empezaron a incrementar cada vez más.

La expansión vikinga es el fenómeno más impresionante de lo que se han llamado Las segundas invasiones o en palabras del historiador Musset El segundo asalto contra la Europa cristiana: a los ataques normandos se le unieron, aunque no había ninguna coordinación entre ellos, incursiones de sarracenos y de los llamados magiares o húngaros.

Una Europa que todavía no se había recuperado de los efectos de las primeras invasiones y de la caída de Roma cuando se vio atacada desde todos los frentes.

La primera Edad Vikinga

Fue inaugurada en el 793, con el asalto al monasterio inglés de Lindisfarne. A largo plazo, los vikingos llegarán a integrarse en la civilización cristiana, lo que era imposible con los sarracenos, pero en la época fueron los más temidos (Del furor de los normandos, líbranos, Señor rezaban los cristianos).

Los noruegos se dirigieron sobre todo hacia el Atlántico norte. Llegan a las islas Shetland, a las Orcadas, al norte de Escocia y las Hébridas y luego a Irlanda. Desde Irlanda llegan a tierras hispanas y en el 844 atacan Asturias, donde la Crónica de Alfonso III insiste en su crueldad. Desde allí se dirigen hacia Al-Andalus y en octubre se presentan ante Sevilla.

Unos años después, cruzan el estrecho de Gibraltar y atacan la desembocadura del Ródano e Italia, causando un gran terror e incluso llegarán a las islas Feroe e Islandia.

Pero los protagonistas de los ataques a la Europa cristiana fueron, sobre todo, los daneses, que empiezan a lanzar incursiones remontando el curso de los ríos y saqueando con casi absoluta impunidad, pues no había ninguna política de defensa: después del ataque de Ragnar Lodbrok a París en el 845, el rey Carlos el Calvo mandó destruir todas las fortificaciones alzadas sin su permiso.

Las entidades territoriales de la época eran completamente incapaces por su tamaño de dar una respuesta adecuada a unos ataques localizados y rápidos, así que la defensa no empezó a ser efectiva hasta que se encargaron de ella los poderes locales, lo que acentuó la feudalización de la sociedad.

Tomaron  buena parte de Inglaterra e incluso Londres en varias ocasiones entre el 865 y 876. Poco a poco, la actitud de los vikingos va cambiando y van cambiando los pillajes por el cobro de tributos a cambio de treguas, los llamados danegelds y conquistan un territorio enorme, el Danelag, con capital en York y colonizado por oleadas de daneses. Todavía hoy en día el antiguo reino de York conserva usos dialectales propios.

En Francia también van a tener un éxito notable. Tras los grandes saqueos del 878 al 892, el jefe normando Rollón obtiene del rey de Francia toda una región, Normandía, en el año 911.

Pero estos éxitos tuvieron un coste: El rey inglés de Wessex, Alfredo el Grande venció en el año 878 a los daneses de York y su jefe Guthrum tuvo que aceptar el bautismo. Obtuvieron Normandía, pero a cambio de su conversión al cristianismo y un juramento de fidelidad al rey de los francos. El precio de su triunfo fue la integración completa a la Cristiandad y al sistema feudal.

La segunda Edad Vikinga

En torno al año 930, su expansión aparentemente, cesa. Durante 50 años, los vikingos parecen dormidos hasta que a partir del 980 empieza otra etapa expansiva, la “Segunda Edad Vikinga”.  Los descendientes de los vikingos suecos, más dedicados al comercio que al saqueo, los llamados varegos, consolidaron su presencia en Rusia, pero fueron eslavizados.

Es en esta Segunda Edad Vikinga cuando se produce la colonización de Groenlandia, por parte de los noruegos y la llegada a América algo después del año 1000.

Los descendientes de aquellos vikingos que consiguieron Normandía, pero ahora plenamente cristianos y franceses, a las órdenes del duque Guillermo, llegarán incluso a conquistar Inglaterra en el año 1066.

Su expansión continuaría con el nuevo milenio, con la toma de Sicilia a los musulmanes en el siglo XI e incluso con la actuación de la nobleza de origen normando en la Primera Cruzada pero ahora como brazo armado del orden religioso y feudal que antes amenazaban.

La incorporación de tantos pueblos antes paganos al cristianismo y el fin del peligro de las Segundas Invasiones junto con la llegada del orden feudal, es la señal de la recuperación de Europa. Aparece un optimismo encarnado en la frase del monje Raúl Glaber en la que cuenta como la Cristiandad “se llenó del blanco manto de las iglesias”. Ha pasado el peligro, sorteado el año mil: entramos en la Plena Edad Media.

Autor: Francisco Murriana, colaborador del Podcast “El Abrazo del Oso” para revistadehistoria.es

Escucha el Podcast de este artículo:

¡Apoya a “El Abrazo del Oso” en Patreon!

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

LADERO QUESADA, MIGUEL A: “Historia Universal. Edad Media”. Barcelona, Vicens Vives, 1995.

LEGUINECHE, MANUEL Y VELASCO, M.ª ANTONIA: “El viaje prodigioso. 900 años de la primera cruzada”. Barcelona, Círculo de Lectores, 1996.

MUSSET, LUCIEN: “Las invasiones. Las oleadas germánicas”. Barcelona, Editorial Labor, 1973.

VV.AA: “Los vikingos”. Madrid, Cuadernos de Historia 16, 1985.

VV.AA: “Carlomagno”. Madrid, Cuadernos de Historia 16, 1985.