Los Vikingos llegan a Sevilla

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 2 minutos

 Los Vikingos llegan a Sevilla, o Isbiliya como la llamaban entonces los musulmanes en 844, tras tomar Cádiz, masacrar sin piedad a los habitantes de Coria del Río, y subir con una flota de 80 sus característicos barcos y 4.000 hombres por el Guadalquivir. El gobernador musulmán de la ciudad huyó hacia Carmona, dejando a la población civil a merced de “los hombres del norte”.

Los Vikingos llegan a Sevilla

Sabedores del desamparo de la ciudad, los vikingos saquearon y masacraron Sevilla durante toda una semana, sin oposición, con una depravación que alcanzó niveles espeluznantes, incluso para la época. Durante dos largos meses, los vikingos asolaron Al-Andalus, hasta que el emir Abd al Rahmán consiguió reunir un ejército.

Los Vikingos llegan a Sevilla
Los Vikingos llegan a Sevilla

Prepararon una emboscada en las inmediaciones de Tablada, al sur de Sevilla, consiguiendo atraer a los vikingos, a los que también llamaban “normandos”, los cuales pensaban que su superioridad como guerreros y el miedo que habían infundido a la población bastaría para derrotar a cualquier ejército. Bajaron por el Guadalquivir y cuando descendieron de sus naves se vieron sorprendidos por el ejército musulmán, al mando de Ibn Rustum.

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Mas de mil vikingos cayeron emboscados, sus naves quemadas y cuatrocientos cayeron prisioneros. Ibn Rustum ordenó decapitarlos y sus cabezas fueron clavadas en picas y plantadas para que toda la población supiese que el peligro había pasado, el enemigo estaba derrotado y las vejaciones vengadas.

Aprendida la lección del “peligro del norte”, las murallas de Sevilla fueron reforzadas mientras que la costa se pobló de atalayas y pequeñas fortalezas defensivas para vigilar el mar y posibles futuras invasiones, y el trabajo fue muy fructífero, pues los andalusíes lograron rechazar todas las invasiones vikingas que siguieron a ésta durante todo el siglo X.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico