Las curiosas y primeras impresiones sobre Japón y su comida en las cartas de Francisco Javier (1549)

¡Valora este artículo!
[Total: 22 Media: 4.8]
Tiempo de lectura: 6 minutos

Fue en 1543 cuando por primera vez llegaron los españoles a Japón, el mismo año que los portugueses, aunque oficialmente la llegada de los portugueses está reconocida en la cronología histórica de Japón como primeros visitantes de Occidente.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La expedición de 1542 enviada desde Acapulco y pilotada por el comandante Ruy López de Villalobo encontró las islas de Hawai navegando por las islas de Marshall, Palau, Carolina y Mariana y llegando a isla de Mindanao. La misión de la expedición era encontrar la ruta marítima de vuelta de Manila a Acapulco.

Las curiosas cartas de Francisco Javier desde Japón (1549) y Goa (1552)

En 1543 el navegante español Bernardo de la Torre llegó a las islas Iwo y Minamitorisima situadas en el extremo sur de Japon. 6 años después, en 1549, el jesuita español nacido en Navarra llegó a Kagoshima (sur de Japon) a bordo de un barco mercante chino.

Dentro de las 137 cartas escritas por Francisco Javier y enviadas desde Japón y Goa, hay varios párrafos que describen la cualidad de los japoneses y de la sociedad japonesa de 1549/1551. La primera impresión era que en comparación con otros pueblos hasta entonces conocidos no había encontrado ninguno igual, ya que el nivel de educación del pueblo era muy superior  al resto del mundo no cristiano. Francisco Javier se sintió optimista para poder convertir con facilidad a los japoneses a la religión católica, ya que la gente sabía leer y escribir y tenía sentido de justicia y razonamiento sobre las cosas de la vida.

En Kagoshima fue bien recibido por los familiares de Anjiroo (Paulo de Santa Fe) y los habitantes de la zona pudiendo pronto convertir a familiares y amigos en cristianos. Incluso el Daimyo señor de la zona se interesó por la fe y la doctrina del cristianismo y dio permisos para predicar la religión cristiana en sus territorios. Más tarde Francisco Javier y su compañía se encontraron con la oposición de los budistas que presionaron al Daimyo para que dejara de apoyar a los jesuitas.

Uno de los descubrimientos de Francisco Javier fue que la comida de los japoneses era muy sobria y pobre, porque no comían carne, alimento básico para los occidentales. Francisco Javier sentía necesidad de comer carne para mantener su salud y no caer enfermo pero tenía que adaptarse a la dieta japonesa para no herir la sensibilidad de los japoneses. En todo caso como en Japón no sacrificaban a los animales ni tampoco existían muchos animales, no había posibilidad de comer carne.

En alguna parte de sus cartas Francisco Javier escribe que la gente en Japón solo comía arroz, trigo, hierbas y un poco de pescado pero la población gozaba de buena salud y mucha gente mayor vivían sanos. Aquí habla de Hierbas, pues para él la verdura era hierba ya que en Occidente desconocían gran parte de las verduras que consumían en Japón.

En Occidente la comida principal y tradicional era carne mientras en Japón era arroz, verduras y productos del mar. Más tarde Francisco Javier comenta que él y sus compañeros jesuitas se encontraban bien y gozaban de buena salud sin comer carne.

Hace 470 años Javier reconoció que la comida japonesa era saludable, noticia olvidada hasta casi hoy en día, cuando la UNESCO nombra la Cocina tradicional japonesa como Patrimonio de la Humanidad.  Algo insólito ya que gracias a su reconocimiento la comida japonesa se ha puesto de moda, aunque prácticamente todos los restaurantes que hoy ofrecen esta comida fuera de Japón, no cumplen con la tradición culinaria de Japón y se dedican a hacer negocio ofreciendo comidas exóticas asiáticas, pero no japonesas a los comensales occidentales.

Aquí la carta 90 de Francisco Javier dirigida a los compañeros  residentes en Goa desde Kagoshima en Japón  5 de noviembre de 1549.

Párrafo 45

“Hízonos Dios tanta merced en traernos a estas partes, las cuales carecen de estas abundancias, que, aunque quisiesemos dar estas superfluidades a el cuerpo, no lo sufre la tierra. No matan ni comen cosa que crían, algunas veces comen pescado y arroz y trigo, aunque poco. Hay muchas yerbas de que se mantienen y algunas frutas, aunque pocas. Vive la gente de esta tierra muy sana a maravilla, y hay muchos viejos. Bien se ve en los japanes cómo nuestra naturaleza con poco se sostiene, aunque no hay cosa que la contente. Vivimos en esta tierra muy sanos de los cuerpos……..”

Sobre Bernardo, un joven japonés que fue a Goa con Francisco Javier para visitar Portugal, España y Roma y que se convierte en el primer japonés que vino a España, 30 años antes que la misión Tensho y 61 años antes que la misión Keicho. Ignacia de Loyola le recibió en Roma en 1555.

Bernado fue hijo del clan Samurai de Satsuma (en Isla de Kyuushu) que servía a Daimyo Shimazu Takahisa. Tenía 15 años cuando conoció a Francisco Javier y se bautizó. Acompañaba a Francisco Javier como ayudante en sus tareas de divulgación cristiana en Japón. Bernardo no pudo volver a Japón como deseaba Francisco Javier y muere en Coimbra con 23 años de edad en marzo de 1557 después de recorrer Lisboa, Sintra, Coimbra, Salamanca, Segovia, Valencia, Barcelona, Sicilia, Nápoles, Roma, Pisa, Florencia, Génova, Alicante, Valladolid, Lisboa y Coimbra.

Aquí la carta de Francisco Javier que habla del joven:

Carta 108

Al Padre Simón Rodriguez, Portugal,   desde Goa, 8 de abril de 1552.

La gracia de Cristo nuestro Señor sea siempre en nuestra ayuda y favor, Amen.

Carismo Hermano mío maestro Simón:

“  1.

 Allá van Mateo y Bernardo, japonés de nación, los cuales vinieron conmigo de Japón a India, con intención de ir a Portugal y a Roma, a ver la cristianidad, para después tornando a sus tierras, dar fe de lo que vieron a los japonés. Por amor y servicio de Dios nuestro Señor os ruego, Hermano mío maestro Simón, que miréis mucho por ellos y hagías cómo tornen contentos; porque con la fe que dieren a sus naturales, mucho crédito nos darán. Porque los japnes tienen para sí, que no hay otros hombres en el mundo sino ellos; esto es porque nunca conversaron con otra gente, hasta que los portugueses nuevamente descubrieron aquellas islas, que hace ahora ocho o nueve años.

2.

A estas islas llaman los castellanos islas Platareas. Y dijéronme los portugueses que hallé en Japón, que los castellanos que parten de Nueva España para Maluco, pasan muy cerca de estas islas; y que si algunos de los castellanos que parten de Nueva España para descubrir estas islas, se pierden en el viaje, es porque dicen los japonés que por aquella parte, por donde los castellanos pueden ir a Japón, hay muchas restingas al mar, y que allí se pierden.

3.

Esta cuenta os doy, Hermano mío maestro Simón, para que digáis al Rey nuestro señor y a la Reina que, por descargo de sus consiencias, debían dar aviso al Emperdor o a los reyes de Castilla, que no mandasen más armadas por vía de la Nueva España para descubrir las islas Platreas; porque aunque en el mar no se perdiesen, si tomasen las islas de Japón, es la gente de Japón tan belicosa y codiciosa, que por muchos navíos que viniesen de Nueva España, a todos los tomarían; y por otra via es tan estéril la tierra de Japón de mantenimiento, que morirían de hambre. Y además de esto, son tan grandes las tempestades, en tan gran manera, que los navíos no tendrían ninguna salvación, si no estuviesen en algún puerto amigo suyo.”

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Biblioteca de Autores Cristianos 1953. CARTAS Y ESCRITOS DE SAN FRANCISCO JAVIER.

Parte foto de portada:

By https://wellcomeimages.org/indexplus/obf_images/00/ea/cb97951b50d1675a6b60258bbbc5.jpgGallery: https://wellcomeimages.org/indexplus/image/V0031971.htmlWellcome Collection gallery (2018-04-02): https://wellcomecollection.org/works/mx74pq2h CC-BY-4.0, CC BY 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=36600441