Pedro Girón, el hombre que casi se casa con Isabel I la Católica

¡Valora este artículo!
[Total: 62 Media: 3.3]
Tiempo de lectura: 5 minutos

Pedro Girón nace en Belmonte (Cuenca) en 1423. Segundo hijo de Alfonso Téllez Girón y Vázquez de Acuña y de María Pacheco. Es hermano del famoso marqués de Villena, Juan Pacheco, y, por lo tanto, sobrino de Alonso Carrillo, el arzobispo de Toledo.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Estuvo sirviendo en casa de Álvaro de Luna como paje junto con su hermano y luego, gracias al condestable, entró en la corte de Juan II como paje del príncipe Enrique. Lo mismo que le ocurrió a su hermano Juan, su carrera dentro de la corte fue rápida y espectacular.

Pedro Girón, el brazo armado de Juan Pacheco

Ya en 1444, con solo 22 años de edad, fue nombrado alguacil de Medina del Campo. En 1445 recibe en donación las villas de Tiedras y Ureña por parte de Juan II como recompensa por su participación en la primera batalla de Olmedo, donde Pedro Girón luchó contra los infantes de Aragón en el bando de Álvaro de Luna.

A los principales nobles que lucharon en la batalla de Olmedo y que expulsaron de Castilla a los infantes de Aragón les fueron concedidos importantes títulos: el maestrazgo de Villena para Pacheco, el marquesado de Santillana para Íñigo López de Mendoza, y el maestrazgo de Calatrava para Pedro Girón.

En 1448 el príncipe Enrique concede a Pedro Girón la villa de Peñafiel, que antes pertenecía a Juan de Navarra, el infante de Aragón. En 1454 Enrique IV le dona las villas de Osuna, Briones, Frechilla, Morón de la Frontera, Archidona, El Arrabal, Cazalla de la Sierra, Gelves, Olvera y Gumiel de Izán entre otras. Desde 1454 hasta su muerte domina la escena política junto con su hermano Juan. Entre ambos controlaban un vasto territorio e innumerables villas, y sus influencias dentro de la corte de Enrique IV superaban al resto de la nobleza. En 1456 fue el capitán general de Andalucía durante la campaña contra Granada, donde no pudo triunfar porque el rey dio orden de levantar el campo y disolver las tropas antes de concluir la guerra. Pedro Girón quedó muy contrariado con la actitud pusilánime de Enrique IV.

En 1460 el monarca le dona Fuenteovejuna y Bélmez, quizá por presión de su hermano Pacheco. En 1461 se dirige a la frontera de Navarra en campaña militar para restituir a Castilla varias de las plazas que Juan II de Aragón se había apoderado: la villa de Viana, entre otras. Mientras su hermano actuaba al lado del rey como consejero principal, Pedro Girón era el militar, el brazo armado que ganaba las batallas dirigidas por Pacheco.

Las cosas van cambiando en la corte y entra el nuevo privado Beltrán de la Cueva, que desplaza a Pacheco en 1461. Pacheco y Pedro Girón organizan revueltas contra Enrique IV, reúnen a la nobleza rebelde y forman ligas para derrocar al monarca. En 1466 eran tantos los territorios acumulados y el poder que manejaba con su hermano que consiguieron levantar a Andalucía con la ayuda del duque de Medinasidonia y del marqués de Arcos, en contra del rey y a favor del infante Alfonso: momento de la famosa farsa de Ávila.

El poder militar de Pedro Girón era tan importante que el propio monarca no pudo enfrentarse y tuvo que ceder. Pacheco, como hábil político intrigante, se pone del lado real para aconsejarle y dar soluciones a la crisis. El monarca le escucha y acepta el consejo de su antiguo privado mientras que la nobleza rebelde presiona e impone al rey el pacto de Cabezón. Después se dicta la sentencia de Medina del Campo que el monarca rechaza, lo que da lugar a la farsa de Ávila para proclamar a Alfonso como nuevo rey. Enrique IV necesitaba tener a Pedro Girón como aliado para salir de la situación y aceptó la recomendación de Pacheco para hacer que Girón volviera a la obediencia regia.

La propuesta de los hermanos era el matrimonio de Pedro Girón con la princesa Isabel (futura Isabel la Católica). El rey acepta sin pensárselo dos veces: salvar la corona era su prioridad; el sacrificio del futuro de su hermanastra Isabel quedaba relegado a un segundo plano. Pedro Girón estaba muy satisfecho con la idea de que Isabel fuera a ser reina una vez muriera Enrique IV, con lo que él se convertiría en rey consorte, algo impensable para alguien de su baja extracción social que había entrado en la corte como un simple paje. Detrás de todo esto estaba su hermano moviendo los hilos al lado del soberano. Juan Pacheco también deseaba que su hermano se convirtiera en el rey consorte para poder manejar el reino a su antojo en contra del resto de la nobleza enemiga: la familia Mendoza y los Enríquez, entre otros.

Pedro Girón deja el puesto de maestre de Calatrava a su hijo bastardo para recibir la dispensa papal (el título de maestre de Calatrava obligaba al celibato) que le permitiera casarse con la princesa Isabel y prepara el viaje para celebrar la boda en Madrid. Tenía 43 años y cuatro hijos, y la princesa Isabel solo contaba 15 años. Sale de Almagro con un ejército de tres mil hombres ataviados lujosamente con gran pompa y boato, pero en el camino, al llegar a Villarrubia de los Ojos, se sintió aquejado por una brusca enfermedad, una esquinencia (inflamación de las amígdalas), y fallece el 2 de mayo de 1466.

Su hermano Juan Pacheco sospechó que la causa había sido envenenamiento, que habría estado perpetrado por los que querían evitar ese matrimonio que perjudicaba sus intereses. Lo cierto es que a partir de entonces el poder del marqués de Villena tendrá que competir con el de otros nobles, sobre todo con la familia Mendoza.

A pesar de ello, seguirá controlando al rey, conseguirá eliminar a Beltrán como privado y volver al lado del monarca ejerciendo mucha influencia sobre él. Pedro Girón acumuló un inmenso territorio de dos mil kilómetros cuadrados, uno de los más grandes del reino de Castilla, y sus descendientes continuarán sosteniéndolo hasta el siglo xix. Tuvo cuatro hijos naturales con Inés de las Casas. Enrique IV y el propio papa Pío II los legitimaron. Fue enterrado en el castillo-convento de Calatrava.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

 

Bibliografía:
Yutaka Suzuki  Personajes del siglo xv, Orígenes del Imperio español. ISBN 9788460690399

Comentarios