La primera colonia británica en Australia

¡Valora este artículo!
[Total: 15 Media: 4.3]
Tiempo de lectura: 5 minutos

Durante el siglo XVIII tuvo lugar en Gran Bretaña un gran crecimiento demográfico y económico. La revolución agrícola expulsó a muchos campesinos del campo.  A causa del éxodo rural, pero también de las altas tasas de natalidad, la población urbana creció rápidamente.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

En las ciudades, Londres en primer lugar, la revolución industrial provocó la aparición de barrios obreros donde las condiciones de vida y trabajo eran deplorables. Friedrich Engels denunció las consecuencias sociales del sistema fabril en un conocido ensayo (La situación de la clase obrera en Inglaterra) publicado en 1844.

La primera colonia británica en Australia

Para no morir de hambre o no pasar frio mucha gente de los barrios populares se veía empujada a delinquir. Los robos eran tan frecuentes que las leyes se endurecieron. Robar unos huevos o una pieza de abrigo podía comportar el destierro e incluso la horca si el delito se había cometido con violencia. A mediados del siglo XVIII las cárceles británicas empezaban a estar saturadas. Ya por entonces muchos presos eran conducidos al Támesis, donde eran encerrados en viejos barcos llamados hulks. Amontonados, mal alimentados y tratados con pocos miramientos, en aquellas cárceles flotantes los presos morían como moscas a causa sobretodo de diversas enfermedades.

Desde el siglo XVII muchos condenados eran trasladados a las colonias que Gran Bretaña poseía en la costa oriental de América del Norte. Sin embargo, el envío de reclusos al otro lado del Atlántico tuvo que suspenderse cuando los colonos se alzaron en armas para romper sus lazos con la metrópoli. Después de la independencia de las Trece Colonias en 1778 las autoridades británicas tuvieron que buscar otro lugar donde enviar a los convictos que no cabían en las cárceles del país. Y fue entonces cuando el secretario colonial, Thomas Townshend, primer barón de Sidney, pensó en Australia.

Quien, hacía poco tiempo, había proporcionado información sobre aquellas remotas tierras era el capitán James Cook, que había pisado el gran continente austral en uno de sus viajes por el Pacífico sur. El gran navegante había descrito aquel lugar -que llamó Botany Bay- como una región prometedora, con puertos naturales, bosques, ríos, valles, montañas… Pero Cook visitó las costas del sudeste del continente durante el invierno austral. En verano aquel lugar no era tan placentero, como podrían comprobar algunos años después los primeros colonos que se establecieron cerca de allí.

Diecisiete años más tarde, el gobierno británico envió una flota de once naves cargada de convictos al lugar del que había hablado Cook. La mandaba el capitán Arthur Philip y su objetivo era fundar allí una colonia penal, el primer establecimiento europeo en aquella parte del mundo. En total, mil quinientas personas viajaban en la flota. De los 775 convictos, 193 eran mujeres, muchas jóvenes prostitutas. La flota zarpó de Porstmouth el 13 de mayo de 1787 y llegó a Botany Bay el 20 de enero del año siguiente. Más de cuarenta convictos murieron durante el largo viaje. En traslados posteriores la tasa de mortalidad aun fue más elevada.

No todos los viajeros eran reclusos. También había entre ellos militares, funcionarios y familiares de éstos; incluso civiles no penados. Nunca se había trasladado tanta gente a un lugar tan lejano. Cuando la flota llegó a Botany Bay, al capitán le pareció que aquel no era el lugar más idóneo para establecerse. El agua escaseaba, la tierra no era muy buena para el cultivo. Por tanto, viajó hacia el norte hasta llegar a un profundo entrante, y decidió poner punto final al viaje allí. Había nacido lo que en el futuro sería Sidney.

La flota no solo transportaba seres humanos. Para prosperar en aquella tierra virgen éstos necesitaban herramientas agrícolas y artesanales, caballos y otros animales domésticos. Sin embargo, los colonos lo ignoraban todo acerca de la botánica y la fauna del país. No había entre ello ningún experto en agricultura. Sabían más de la vida en los bajos fondos de Londres que sobre el cultivo de la tierra y la cría de animales de granja.

Algunos oficiales y convictos escribieron diarios sobre la vida cotidiana en la colonia penal. Los que se han conservado permiten hacernos una idea de los obstáculos que tuvieron que vencer los colonos para sobrevivir en un lugar tan alejado de su país. Especialmente interesantes son los dos libros que escribió el oficial de marina Watkin Tenh.

El contacto con los nativos se produjo pronto. Los recién llegados se esforzaron en establecer relaciones con aquellos seres de piel oscura, más que nada porque podían serles útiles, pero fue en vano. Si los colonos se alejaban del campamento para explorar sus alrededores, los nativos les atacaban. El primer año murieron diecisiete colonos a causa de aquellos ataques; el propio gobernador fue herido en uno.

Los primeros años de la colonia fueron muy difíciles. Una tempestad abatió los frágiles edificios levantados.  Dado que los colonos carecían de arados, las cosechas eran muy pobres. Por otra parte, los convictos no colaboraron mucho en la prosperidad de la colonia. Algunos huyeron y nunca se supo de ellos. También causaban quebraderos de cabeza al gobernador sus propios oficiales. No estaban de acuerdo con las decisiones que tomaba éste y discutían a menudo con él.

Los convictos que osaban violar las normas recibían rigurosos castigos. A causa de la brutalidad de algunos guardias hubo intentos de rebelión, y muchos convictos se volvieron violentos. La primera colonia europea en Australia no fue ninguna Arcadia. Más bien un infierno.

Con el tiempo, la situación se degradó. La comida cada vez era más escasa. Al no llegar las provisiones prometidas, los colonos comenzaron a pasar hambre. Finalmente, el capitán Arthur Phillip tomó una decisión: envió un barco a África del sur a buscar provisiones. Pero el viaje era largo y la nave tardó meses en regresar. Cuando llegó al asentamiento encontró una población desnutrida, medio muerta de hambre.

Con el descubrimiento de oro en Australia el año 1851 el poblamiento blanco del continente aumentó. Decenas de miles de civiles no convictos llegaron al continente. A partir de 1868 el gobierno británico ya no envió más penados a aquellas remotas tierras. Pero mientras tanto, a lo largo de ocho décadas, Gran Bretaña había enviado a Australia unos ciento sesenta mil reclusos.

En el lugar donde se estableció el primer asentamiento británico en Australia hoy en día se levanta la ciudad más bella del continente, Sidney. Pero del primitivo campamento solo quedan unos pocos y pobres vestigios.

Autor: Josep Torroella Prats para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía: 

Arthur Phillip: The voyage to Botany Bay (edición facsímil). Hutchinson, 1982.

Watkin Tench: Expedition a Botany Bay, les fondations de l’Australie coloniale. Éditions Anarcharsis, 2006.

En Internet: “State Lybrary of New South Wales” y “Australian Dictionary of Biography”.