La Farsa de Ávila

¡Valora este artículo!
[Total: 63 Media: 3.4]
Tiempo de lectura: 2 minutos

Nos situamos en el año 1465, en la ciudad de Ávila, uno de los enclaves principales en la guerra de reconquista que se estaba llevando a cabo a fin de recuperar los territorios ocupados por los musulmanes, en las que en el reino de Castilla, uno de los más poderosos de la España de aquel tiempo, reina Enrique IV, hermano de la futura reina de Castilla Isabel y Alfonso.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La Farsa de Ávila

Durante el reinado de Enrique, los grupos nobiliarios frecuentemente se enfrentaban entre ellos y contra el rey en busca de aumentar su poder y entre ellos, un noble destacaba por encima del resto, en su búsqueda por el poder, el marques de Villena, el cual, descontento por el trato de favor que el rey daba a la familia Mendoza y al válido Beltran de la Cueva, se conjuró junto con otras familias nobles y arzobispos para destronar a Enrique IV.

Así el día 5 de Junio de 1465, en la ciudad de Ávila y aunque el lugar exacto no se sabe (dicen que en la actual Plaza de Santa Teresa) y sobre un gran tablado los conjurados, junto con el infante Alfonso, colocaron una estatua de madera o según algunos historiadores un muñeco, al cual disfrazaron con vestiduras de rey, incluyendo la corona, el bastón y las espadas reales.

En lo alto de la estructura, estando presentes el pueblo de Ávila, los conjurados leyeron una declaración con todos los agravios cometidos por el rey Enrique IV, en la que le acusaban, entre otras cosas, de homosexual, de su comportamiento débil contra los musulmanes y de que no era el verdadero padre de la princesa Juana.

Tras esto, a la estatua o muñeco le fueron despojando de la corona símbolo de la realeza, de la espada símbolo de la administración de justicia y del bastón símbolo del gobierno y una vez realizado esto y tirarle al suelo, subieron al infante Alfonso a la estructura y lo proclamaron rey. Aunque Alfonso, llegó a reinar como Alfonso XII, durante el tiempo que duro esta situación en Castilla, se produjeron disturbios que concluyeron con la muerte del Infante Alfonso en 1468 en extrañas circunstancias, considerado como un títere en manos del marques de Villena y no fue aceptado por gran parte de Castilla.

Autor: Javier Báñez Testera para revistadehistoria.es

Lee mas artículos del autor en https://blogdelhistoriador.wordpress.com/

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico