Dominación británica en la India (I)

¡Valora este artículo!
[Total: 25 Media: 4.6]
Tiempo de lectura: 5 minutos

A partir del siglo XVIII, los ejércitos y agentes comerciales del Imperio británico se adentraron en territorios “menos civilizados”, fruto de una agresiva política colonialista e imperialista. Uno de sus dominios más importantes en este periodo sería la India, que se convertiría en sinónimo de la dominación británica en el Oriente.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

En función de sus características, el control británico sobre el subcontinente indio consta de dos etapas diferentes. La primera ocurrió bajo la égida de la Compañía Británica de las Indias Orientales, cuyo principal objetivo fue controlar el comercio de especias de la región y las riquezas que este ofrecía.

Dominación británica en la India: antecedentes

Entre los primeros pobladores de la India se encuentran los pueblos de Nal, del Makran, Harappa. Para el siglo XVI de nuestra era, la potencia dominante era el Imperio mogol, fundado por Babur, supuesto descendiente de Gengis Khan. En su mayor apogeo, los emperadores mogoles ejercieron su autoridad sobre más del 90 por ciento del subcontinente y hasta regiones de Afganistán e Irán. A partir del siglo XVIII, el Imperio mogol comenzó a declinar frente a nuevas potencias, aunque conseguiría sostenerse durante otro siglo y medio, si bien con su poder disminuido.

Desde tiempos remotos, las islas de británicas fueron el hogar tanto de de celtas como romanos en la Edad Antigua, y de sajones, vikingos y normandos durante medioevo. Tras la unificación de Inglaterra, Escocia, y Gales en 1707, nacería la Gran Bretaña (Irlanda se les uniría en 1800) y, a partir de la fundación de sus primeras colonias en América, esta daría origen al Imperio británico.

El Imperio británico emergió como potencia militar en Europa tras la derrota de Napoleón Bonaparte, mientras que el inicio de la Primera Revolución industrial orientó su economía hacia las grandes compañías dedicadas a la producción en masa.

Bajo esta revolución, la cantidad de productos disponibles rebasó el número de consumidores y materias primas disponibles. Para evitar un desastre, las empresas británicas comenzaron a buscar nuevas fuentes de recursos, además de mercados extranjeros en donde colocar las mercancías excedentes. La Compañía Británica de la Indias Orientales fue una de estas empresas.

El Imperio británico en la India

Fundada por John Watts y George White en 1600, la Compañía Británica de las Indias Orientales tenía como principal objetivo controlar el comercio en el Lejano Oriente. Al principio, su presencia en el subcontinente fue reducida por el dominio mogol y la presencia de potencias europeas rivales, a quienes derrotó en la batalla de Plassey en 1757. Con su dominio asegurado, la Compañía se asentó en las regiones de Bombay, Bengala y Mandrás, desde donde siguió incrementando su poder.

Para compensar su inferioridad numérica, la Compañía empezó a reclutar nativos para su ejército. Estos nuevos reclutas, conocidos como cipayos (soldado en persa), podían agruparse en función de sus creencias religiosas: por un lado, estaban los musulmanes, devotos a Alá, mientras que en otro extremo se encontraban los hindúes, seguidores de numerosos dioses. Además del salario, un indio promedio se convertía en cipayo por el respeto que conllevaba servir en el Ejército, además de la promesa de tierras y una pensión transcurridos 15 años de servicio.

Al principio, las relaciones entre soldados cipayos y británicos fueron relativamente cordiales, pero a medida que avanzó el siglo XIX, la situación cambió debido al desprecio de los oficiales británicos por las costumbres y creencias religiosas de sus soldados indios. Para 1850, la tensión entre la Compañía y los cipayos estaba en su punto de quiebre.

En 1856, la Compañía distribuyó entre sus tropas un nuevo rifle de asalto (Enfield 53) que utilizaba municiones envueltas en cartuchos de papel, a su vez cubiertos por una mezcla de grasa de res y cerdo. Para que el arma funcionara correctamente, el papel del cartucho debía rasgarse con los dientes antes de introducirse. Esto fue una afrenta tanto para cipayos hindúes y musulmanes, ya que para los primeros la vaca era un ser sagrado, mientras los segundos al cerdo era un animal impuro, por lo que tocar estas sustancias era impensable.

Pese a los intentos por llegar a un acuerdo, para 1857 el uso del nuevo rifle era obligatorio. Cuando regimientos enteros de cipayos se negaron a obedecer, sus oficiales los condenaron a trabajos forzados y ejecutaron a los más revoltosos. Entre los segundos se encontraba el soldado Mangal Pandey (1827-1857), quien hizo un llamamiento a la rebelión total contra los británicos antes de morir. Las represalias enfurecieron a numerosos cipayos, que desertaron para colocarse al servicio del emperador Bahadur Sha II y reinstaurar el dominio mogol sobre la India. Pese a su título, Bahadur Sha tendría poco o ningún control sobre los insurrectos.

Al principio, los soldados de la Compañía sufrieron duras derrotas. Sin embargo, la ausencia de un verdadero líder mermó la eficacia de los rebeldes; asimismo, su decisión de apoyar al Imperio mogol les ganó la hostilidad de otros gobernantes, que eligieron luchar junto a los británicos. Finalmente, una considerable cantidad de cipayos se mantuvo leal a la Compañía, por lo que los insurrectos terminaron superados en número. Pasado un año, la rebelión de los cipayos terminó en 1858 con su derrota y la partida de Bahadur Sha al exilio, lo que implicó el final del Imperio mogol.

En Europa, la revuelta fue achacada a la incapacidad de la Compañía para mantener el orden. Al mismo tiempo, sus excesos durante la lucha y sus cien años de gobierno provocaron el repudio de las altas esferas de la sociedad británica, que exigieron un cambio en la administración de la India. El cambio llegó con la aprobación de la Ley de Gobierno de la India el 20 de agosto de 1858, que arrebataba a la Compañía el subcontinente para ponerlo bajo control directo de la Corona, instaurando el llamado Raj británico que duraría hasta 1947. Sin aliados y víctima del descrédito, la Compañía Británica de las Indias Orientales desaparecería en 1874.

Autor: Juan Carlos Castañeda Pérez para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

  • Bercé, Y., Molinier, A., Péronnet, M. (1991). El siglo XVII. De la contrarreforma a las luces. España: Ediciones Akal. S.A.
  • Black, J. (2003). La guerra. Del Renacimiento a la Revolución. España: Ediciones Akal, S.A.
  • Delgado, G. (2005). El mundo moderno y contemporáneo. México: Pearson Educación.
  • Maurois, A. (2007). Historia de Inglaterra. España: Ediciones Akal. S.A.
  • Metcalf, B., Metcalf, T. (2014). Historia de la India. España: Ediciones Akal. S.A.
  • Parker, G. (2010). Historia de la guerra. España: Ediciones Akal, S.A.
  • Rawding, F. (1991). La rebelión de la India en 1857. España: Ediciones Akal, S.A.
  • Romero, E., Romero, I. (2017). Breve historia del Imperio otomano. España: Ediciones Nowtilus, S.L.
  • Silva, A., Mata, M. (2005). La llamada Revolución industrial. Venezuela: Universidad Católica Andrés Bello.
  • Spear, T. (2014). Historia de la India II. Inglaterra: Penguin Books, Ltd.
  • Thapar, R. (2014). Historia de la India I. Inglaterra: Penguin Books Ltd.

Electrónicas:

  • Etimología (2019). Etimología de cipayo. Fuente: https://etimologia.com/cipayo/
  • Pardo, E. (2014). La Compañía Británica de las Indias Orientales. Fuente: https://www.lasociedadgeografica.com/blog/historia-2/la-compania-britanica-de-las-indias-orientales/