Harold II, el último rey sajón

¡Valora este artículo!
[Total: 32 Media: 3.3]
Tiempo de lectura: 4 minutos

Harold II fué el último rey de la Inglaterra anglosajona, su vida, prometedora en un principio, estuvo marcada por los conflictos familiares y los malos augurios del cometa Halley.

Eduardo el Confesor y Harold
Eduardo el Confesor y Harold II

Harold Godwinson, que así se llamaba (hijo de Godwin), nació en Wessex en 1022, era el hijo del conde de Wessex y estaba emparentado con los reyes de Dinamarca. En 1051 su padre cayó en desgracia y la familia tuvo que exiliarse huyendo del rey Eduardo el Confesor.

Tras volver del exilio, el padre de Harold murió, asumiendo el cargo de conde de Wessex. Dado que Harold también tenía amplias posesiones en Anglia Oriental, se convirtió en el señor de todo el sureste de Inglaterra, haciendo sombra al mismísimo soberano, al que ofreció su espada para comandar una exitosa campaña contra el último reino celta independiente: Gwynedd. En la última batalla, el propio Harold mató al rey celta Gruffydd, y se casó en York con su viuda, Edith de Mercia.

Aquí comenzaron sus problemas. Harold ya estaba casado con Edith Swan-Neck (Edith Cuello de Cisne), por lo que la iglesia no aprobó su matrimonio, sin embargo Harold siguió adelante ya que la ley danesa (que imperaba entonces en Inglaterra), aprobaba la poligamia.

Lady Edith
Lady Edith Swan-Neck)

Los problemas continuaron al rebelarse el hermano de Harold, Tostig, contra el rey Eduardo el Confesor, por lo que Harold nuevamente dirigió las huestes reales, derrotándolo en Northumbia y obligándolo a exiliarse. El reino quedó así en paz, pero jamás volvería a reconciliarse con su hermano a pesar de que incluso le restituyó sus tierras confiscadas.

Quizás el destino le castigó, ya que naufragó volviendo por mar a sus dominios, y fue aprisionado por el Duque de Normandía, Guillermo el Bastardo, el cual aspiraba al trono de Inglaterra, siendo muy consciente de que su principal rival era el propio Harold, ya que el rey Eduardo el Confesor no tenía hijos.

Así pues Guillermo el Bastardo aprovechó su ventaja temporal para hacer firmar a Harold, sobre reliquias sagradas, que le apoyaría a él en la sucesión del trono de Inglaterra.

Harold II, rey de Inglaterra

El 5 de enero de 1066 moría Eduardo el Confesor, y la asamblea de notables que aconsejaba al rey reconoció a Harold como nuevo soberano. Pocos días después de su coronación, el cometa Halley fue visto por toda inglaterra, y la población lo consideró como un muy mal augurio para el reinado de Harold II.

Harold II, ya rey, intentó de nuevo reconciliarse con su hermano Tostig, ofreciéndole un tercio de Inglaterra. Tostig no sólo rechazó la oferta, sino que además apoyó una invasión proveniente de Noruega.

Nuevamente ambos hermanos se enfrentaron en el campo de batalla, y nuevamente Harold derrotó a Tostig y a lo noruegos en la batalla de Stamford Bridge. Solo que esta vez Tostig murió.

Batalla de Stamford Bridge
Batalla de Stamford Bridge

La maldición del Perjurio y el cometa Halley

Guillermo el Bastardo comenzó una campaña de desprestigio contra Harold II desde el mismo momento de su entronamiento. le acusaba de ser un hombre sin honor y de haber faltado a su juramento de apoyarle como legítimo rey de Inglaterra. Guillermo formó un ejército de invasión compuesto de 600 naves y 7000 hombres de armas y desembarcó en el sur de Inglaterra en septiembre de 1052.

Batalla de Hastings
Batalla de Hastings

Nuevamente Harold II se puso al frente de sus hombres y entabló batalla con Guillermo en Hastings. Inicialmente la batalla fue favorable a Harold II, pero perdió el control sobre sus tropas, y murió combatiendo un contraataque normando.

La Muerte de Harold II
La Muerte de Harold II

Aunque probablemente sea un añadido posterior, se dice que Harold II murió de un impacto de flecha en un ojo. Durante la Edad Media, la muerte por impacto de flecha en la cabeza estaba asociada a la falta de palabra, por lo que probablemente Guillermo se aseguró de que perdurara esta leyenda para asociar la muerte de Harold II al perjurio, quedando reflejado para la posteridad en el Tapiz de Bayeux, todo un ejemplo de marketing de la Edad Media.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Harold II

El Tapiz de Bayeux