Chindasvinto, Rey a los 79 años

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 3 minutos

El intento del Rey Chintila de instaurar una Monarquía hereditaria no prosperó. El noble y rico Chindasvinto (Kind-swinth, “poderoso en hijos”), de 79 años, pero enérgico y lleno de vitalidad, reunió en Pampliega, cerca de Burgos, a otros nobles visigodos proclamándose Rey.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

A los pocos días derrotó al Rey Tulga (639-642), lo destronó, lo sometió a decalvación y lo encerró en un convento. Chindasvinto fue nombrado Rey sin las formalidades prescritas en el IV Concilio de Toledo. Su pasado venía salpicado de una turbulenta actividad, no en vano había participado en varias conspiraciones nobiliarias, siendo la última la que le llevó al poder.

Chindasvinto

Chindasvinto, profundo conocedor de las inclinaciones de la nobleza a la conjura dedicó el primer período de su Reinado a controlar a los elementos más díscolos y proclives a la intriga. Es muy posible que alguna Provincia del Reino mostrara cierta resistencia a su entronización, por lo que se decidió a efectuar una profunda purga entre la alta y baja nobleza.

Se calcula que condenó a muerte a 200 nobles y a 500 personas de categoría inferior. Siguió ejecutando a sospechosos de una forma solapada. Muchos otros sufrieron el destierro y la confiscación de sus propiedades, o se vieron obligados a huir al extranjero, sobre todo a la Galia Merovingia, para no ser condenados a muerte. Entre los refugiados había un porcentaje bastante alto del estamento eclesiástico, pues Chindasvinto sabía perfectamente que entre el clero había un numeroso grupo de conspiradores, pero en virtud de los privilegios de que gozaba el clero, se vio obligado a buscar apoyos conciliares.

La celebración del VII Concilio Toledano, convocado por Chindasvinto cuatro años después de su acceso al Trono, tiene su origen en esta necesidad. El Concilio, dictaminó que el incumplimiento de la fidelidad al Rey sería castigado con la privación instantánea del rango clerical, convirtiendo al culpable en penitente a perpetuidad. En sus relaciones con la Iglesia, Chindasvinto mostró la misma energía que desarrolló contra la nobleza.

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

La reacción antinobiliaria llevada a cabo por Chindasvinto no tiene precedentes. Lo único que justificaba esta dureza, y el empleo de tan drásticos métodos, era la voluntad de acabar con la permanente rebeldía de la nobleza como forma institucionalizada de hábito político, así como como una forma de intimidación para que no forjaran conjuras contra él. En esta atmósfera persecutoria, las acusaciones de traición se multiplicaron por todo el país, creando un ambiente tensión y temor.

Chindasvinto, consciente del clima que se estaba formando, se vio obligado a promulgar una ley por la que el acusador, en caso de que se demostrase la falsedad de la acusación o la mala fe, sufriría la misma pena que hubiera sufrido el acusado.

Al igual que sus antecesores en el Trono, Chindasvinto no descuidó acrecentar sus propiedades y reforzar su riqueza personal y la de su familia: algo fundamental para sentirse seguro en el Trono. También intentó atraer a su causa, o a la de su familia, a un importante número de nobles mediante la concesión de privilegios y riquezas, que procedían de las confiscaciones. Llegó a poner en práctica el sistema de casar a los nobles, fieles a su persona, con las viudas de los ajusticiados, con las esposas de los fugitivos o con sus propias hijas.

A pesar de su avanzada edad, Chindasvinto llevó a cabo la revisión sistemática de Código de Leovigildo. Si no pudo terminarlo, porque le sorprendió la muerte, sí tenía 99 leyes dispuestas para promulgarlas. Era la primera vez que un Rey visigodo legislaba indistintamente para los dos elementos demográficos de su Estado.

En los comienzos del 649, nombró Corregente a su hijo mayor Recesvinto, que gobernó junto a su padre el resto del Reinado. Pese a una infracción del canon 75 del IV Concilio Toledano, que reglamentaba la elección de los Reyes, no hubo oposición. Desde el 649 hasta el 653, fecha de la muerte de Chindasvinto, el verdadero Rey fue Recesvinto, puesto que su anciano padre descargó sobre él del Estado. Chindasvinto falleció en Toledo a la edad de 90 años.

Autor: José Alberto Cepas Palanca para revistadehistoria.es

Lee más sobre el autor en:  sites.google.com/site/joseacepas/

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía

RÍOS MAZCARELLE, Manuel. Diccionario de los Reyes de España.