El Alzamiento de Pascua en Irlanda

¡Valora este artículo!
[Total: 32 Media: 4.7]
Tiempo de lectura: 4 minutos

En la Historia, la isla de Irlanda ha sido objetivo de numerables invasiones, desde los celtas hasta los ingleses pasando por los vikingos. Todos dejaron su impronta en la isla; la lengua, la religión, la cultura, las ciudades, etc. Pero los que más huella sin ninguna duda fueron sus vecinos británicos.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La primera de sus invasiones tuvo lugar en el siglo XII por parte de los normandos, pero a pesar de controlar las grandes urbes no tenían medios suficientes para controlar el resto de la isla, con el tiempo fueron asimilados dando paso a un nuevo tipo de población, la anglo irlandesa.

En 1541, Enrique VIII reconquistó la isla pero fue su hija, Isabel I la que ejerció un control más efectivo. Se incentivó la colonización con protestantes con buenas tierras, las cuales previamente habían sido arrebatadas a sus propietarios irlandeses. De esta forma controlaron no solo la propiedad sino también el poder.

Aunque los siguientes siglos vieron continuas rebeliones por parte de los irlandeses ninguna consiguió su objetivo, solo consiguieron que los británicos tomaran represalias más duras y en 1800 constituyeron el Acta de Unión que daba paso al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda quedando abolido el parlamento irlandés.

Con el tiempo algunas de las medidas más restrictivas se fueron suavizando lo que permitió una mayor participación en la vida política con la creación de partidos y asociaciones de carácter nacionalista. Pero no todos eran de la opinión de utilizar exclusivamente la vía democrática, como era el caso de la Hermandad Republicana Irlandesa que estaba a favor de utilizar cualquier medio para conseguirlo.

Gracias a la mayoría de representantes nacionalistas por Irlanda, se presento en el parlamento británico la Home Rule o Ley de autogobierno. Fue rechazada en dos ocasiones pero a la tercera fue aprobada en 1912. La ley fue sancionada en 1914 bajo la condición de no aplicarse hasta el fin de la I Guerra Mundial.

Esta ley no fue del agrado de los unionistas y crearon  su propia milicia paramilitar, la Fuerza de Voluntarios del Ulster. En respuesta para proteger el autogobierno se creó los Voluntarios Nacionales Irlandeses bajo control de la Hermandad Republicana. Los nacionalistas animaron a sus compatriotas a alistarse en el ejército británico para combatir en la I Guerra Mundial pero esto no gustó en un sector de los Voluntarios Nacionales Irlandeses que creían que la guerra era una gran oportunidad para conseguir su objetivo. Decidieron abandonar la organización y crear una nueva, los Voluntarios Irlandeses, también bajo el mando de la Hermandad Republicana.

El Alzamiento de Pascua en Irlanda

Los Voluntarios Irlandeses se pusieron manos a la obra y comenzaron a planificar el alzamiento pero otra organización había pensado lo mismo, el Ejercito Ciudadano Irlandés. Este grupo de ideología marxista y dirigido por James Connolly había planeado alzarse contra los británicos. Después de muchos esfuerzos los Voluntarios consiguieron convencerles de que se unieran a ellos.

Contactaron con el Imperio Alemán por medio de Sir Roger Casement para que les proporcionaran armamento y tropas, solo pudieron conseguir el envío de unos miles de rifles y algunas ametralladoras. Dicho envío estaba previsto que llegara el día 21 pero dirección de los Voluntarios Irlandeses decidió que fuese el 23. El problema surgió cuando intentaron comunicárselo al SMS Aud, la embarcación alemana transportaba las armas, ya que esta no tenía radio. Al llegar el día 21 a Irlanda no había nadie esperando para recoger el cargamento salvo la marina real británica que hundió la embarcación germana.

Al conocerse la noticia MacNeill, líder de los Voluntarios, decidió dar marcha atrás al alzamiento. Pero Connolly y Patrick Pearse, jefe del consejo militar de los Voluntarios decidieron seguir adelante con los planes, el alzamiento tendría lugar.

El día 24, cuatro batallones de los Voluntarios Irlandeses y otro más del Ejército Ciudadano Irlandés tomaron posiciones en edificios importantes como el ayuntamiento, los juzgados o la oficina de correos. Desde este último edificio Patrick Pearse leyó la proclamación de la República de Irlanda, pero no contaron con el apoyo por parte de la población.

La escasa guarnición que se encontraba en Dublín en esos momentos intento averiguar qué era lo que sucedía, pero fueron repelidos por los republicanos, motivo por el que se atrincheraron en el Castillo de Dublín a la espera de refuerzos. Estos llegaron a los pocos días.

Desde el rio Liffey, el cañonero HMS Helga, comenzó a bombardear las posiciones irlandesas provocando el repliegue de estos así como numerosos incendios. Con la llegada de la artillería y tanques el cerco se fue estrechando.

A pesar del gran número de tropas y armamento, 200 republicanos consiguieron frenar a 5000 británicos en la zona de los juzgados durante más de un día. En represalia, el regimiento de Staffordshire atacó a punta de bayoneta a los ciudadanos refugiados en las bodegas.

Ante esta situación de sufrimiento de la población civil y que la rebelión no había recabado los apoyos esperados, Pearse ordeno la rendición a sus batallones.

Como consecuencia, miles de personas fueron arrestadas y otras quince fueron ejecutadas, entre las que encontraban los firmantes de la declaración de independencia y los comandantes de los batallones a excepción de Éamon de Valera al que le salvo su nacionalidad estadounidense. Estas represalias lejos de poner fin a la causa independentista tuvieron el efecto contrario dando nuevas fuerzas al movimiento.

Autor: Ignacio Pérez Pascual para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

IRLANDA DEL NORTE- historia de un conflicto. Luis Antonio Sierra. Editorial Silex. ISBN 847737080-X
https://es.wikipedia.org/wiki/Alzamiento_de_Pascua
https://innisfree1916.files.wordpress.com/2009/10/las-mujeres-del-levantamiento-de-pascua-de-1916-de-sol-santander.pdf