Daoíz y Velarde, los héroes del 2 de mayo

¡Valora este artículo!
[Total: 112 Media: 3.5]
Tiempo de lectura: 6 minutos

 Daoíz y Velarde, los héroes del 2 de mayo, fueron de los pocos mandos militares que supieron dar respuesta a las ansias de lucha e independencia del pueblo de Madrid ante la invasión Napoleónica. Frente a la apatía y colaboracionismo de los mandos militares españoles, Daoíz y Velarde representaron la esperanza del Pueblo frente a la invasión.

Daoíz y Velarde, La Guerra de la Independencia
Daoíz y Velarde, La Guerra de la Independencia

Daoíz y Velarde, los héroes del 2 de mayo, Luis Daoíz

Luis Daoíz, artillero de profesión, nació en Sevilla un 10 de febrero de 1767. Durante su carrera militar cosechó varios logros personales, entre los que estaba la magnificencia con la que esgrimía la espada y su rendimiento como estudiante. Obtuvo el grado de alférez, y fue destinado al Real Regimiento de Artillería en el Puerto de Santa María.

En 1790 participó de manera voluntaria en la defensa de Ceuta. En esos momentos de su historia Daoíz fue ascendido a teniente de artillería. En 1794 se inmiscuyó en frentes relacionados con la Guerra del Rosellón contra los revolucionarios franceses, que le hicieron preso y le ofrecieron unirse a sus filas. Su rechazo fue rotundo y finalmente fue liberado.

Daoíz es enviado a Cádiz en 1797 para luchar contra los ingleses bajo las órdenes del almirante José de Manzarredo. Los españoles salieron victoriosos del sitio inglés de las tropas de Nelson y Daoíz consiguió un ascenso de mayor grado. Más tarde, a bordo del San Idelfonso, Daoíz tuvo la misión de defender las colonias de América.

Daoíz y Velarde, Luis Daoíz
Daoíz y Velarde, Luis Daoíz

A su regreso a la península, el militar volvió a su regimiento de artillería y en 1807 fue trasladado a Madrid donde estuvo presente en el 2 de mayo de 1808. Tuvo toda una gran carrera militar a sus espaldas.

Daoíz y Velarde, los héroes del 2 de mayo, Pedro Velarde

Por otro lado, tenemos a Pedro Velarde y Santillán. Velarde era cántabro. Nació en Muriedas, en 1779. Siendo adolescente ingresó en el Real Colegio de Artillería de Segovia, en categoría de cadete. Recibió un ascenso como subteniente por sus brillantes resultados y en 1801 fue enviado a Portugal a formar parte del ejército correspondiente que por allí operaba.

Daoíz y Velarde, Pedro Velarde
Daoíz y Velarde, Pedro Velarde

En 1802 se le hizo teniente. Pasó a ser profesor y experto en proyectiles, pero se tuvo que trasladar a Madrid cuando fue nombrado Secretario de la Junta Superior Económica del Cuerpo de Artillería.

Como pasó con la historia de Daoíz, Velarde fue intentado ser reclutado por Murat – mariscal de campo y posterior rey de Nápoles – . Pero Velarde le respondió lo siguiente:

“no puedo separarme del servicio de España sin la voluntad expresa del rey, de mi cuerpo y de mis padres”

Daoíz y Velarde, los héroes del 2 de mayo

Ambos militares se encontraban en Madrid por aquel entonces. Daoíz estaba al mando del Parque de Artillería de Monteleón. Velarde, entre tanto, era un alto cargo del Estado Mayor del Cuerpo de Artillería. A pesar de las órdenes expresas de no entrar en combate contra los franceses, los dos artilleros se pusieron del lado del pueblo español, que se defendía de los soldados franceses con piedras, palos, navajas y cualquier cosa que estuviese a su alcance.

Daoíz y Velarde, La Carga de los Mamelucos
Daoíz y Velarde, La Carga de los Mamelucos

La proporción era de un español por ocho franceses, y que estaban situados en varios puntos de la periferia y el centro de Madrid (El Pardo, Leganés o Fuencarral). Velarde consiguió liberar la artillería de Monteleón, custodiada por tropas francesas. Las calles de Madrid, no obstante, se bañaron de rojo sangre de muchos españoles en su lucha por hacerse con la artillería.

Daoíz y Velarde, Ingografía
Daoíz y Velarde, Infografía

Los soldados franceses estaban mejor preparados. Pero la toma de la artillería supuso que el resto de compatriotas fuese armado para igualarse en condiciones al rival. El ánimo comenzó a ser latente en los españoles. Los primeros movimientos tras el asalto a la artillería de Monteleón, se realizaron contra pequeñas escaramuzas francesas, que eran acorraladas en callejones y recibidas con plomo.

Daoíz y Velarde, El Asalto al Cuartel de Monteleón
Daoíz y Velarde, El Asalto al Cuartel de Monteleón

Daoíz y Velarde organizaron las defensas. La llegada del grueso francés no se hizo esperar, pero tras los portones del fuerte la artillería y los mosquetes sorprendieron a la compañía de Westfalia, echando uno de los portones abajo acompañado de fuego y explosiones. Los franceses huyeron, probablemente sordos y sin ver nada por el humo. Aquella huida la aprovecharon los españoles, que se armaron de valor para perseguirles hasta la muerte.

Daoíz y Velarde, Los capitanes Luis Daoiz y Pedro Velarde y el teniente Jacinto Ruiz
Daoíz y Velarde, Los capitanes Luis Daoiz y Pedro Velarde y el teniente Jacinto Ruiz

Pero la respuesta francesa fue inmediata. Sus batallones, a pesar de ser diezmados por la resistencia, consiguieron destruir las piezas de artillería colocadas en los portones del fuerte. Las tropas entraron en el lugar para poner fin a la defensa. Pero al sonido del cornete y una bandera blanca, un oficial francés cabalgó hasta el fuerte para ofrecer la rendición a Velarde y a Daoíz, que se quedaron discutiendo entre ellos la decisión que iban a tomar.

La respuesta no se hizo tardar. Al grito de Fernando VII, los españoles descargaron todas sus fuerzas contra los franceses que se hallaban en posición pasiva, obteniendo así la victoria. Aquello pasó factura a los españoles, cuyas fuerzas eran ya de pocos hombres y piezas de artillería.

Daoíz y Velarde, Restos del Parque de Artillería de Monteleón
Daoíz y Velarde, Restos del Parque de Artillería de Monteleón

Era cuestión de tiempo que cayese también Monteleón, el último reducto de la casi conquistada Madrid. Murat, desesperado, y que no entendía como unos cuantos hombres podían resistir de aquella manera, ordenó a sus tropas que ocupasen cada calle. La fuerza treinta veces mayor y el fuego de las bayonetas y de los granaderos, terminó por tomar Monteleón.

Daoíz y Velarde, Infografía del 2 de Mayo
Daoíz y Velarde, Infografía del 2 de Mayo

Daoíz luchó hasta el último aliento de su vida, atravesado por la espalda con una bayoneta y después acribillado por todo el cuerpo. Velarde llevó sus tropas a reforzar una de las entradas cuando recibió un disparo a quemarropa en el pecho que acabó con su vida.

Daoíz y Velarde, estatua en la Plaza 2 de Mayo
Daoíz y Velarde, estatua en la Plaza del 2 de Mayo

Ambos fueron enterrados juntos, como juntos estuvieron en vida resistiendo a los franceses. Cabe mencionar el homenaje que recibieron los dos defensores tras su muerte. Además de placas conmemorativas, monumentos y plazas, los famosos leones del Congreso de los Diputados de Madrid se llamaron, en su honor, Daoíz y Velarde.

Autor: Alex Peña para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Monumento a Daoíz y Velarde