Cristóbal de Mondragón y Otalora, el “anfibio” del Tercio Viejo

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 5 minutos

Cristóbal de Mondragón y Otalora nació en Medina del Campo, allá por el 1514. Fue un hombre que provenía de una familia de orígenes vascos por parte de padre.

Si quieres puedes descargar el “Especial Tercios españoles” en PDF y leerlo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Con 18 años viajó a Italia y siendo aún un soldado probablemente luchó en la reconquista de Túnez y en Lombardía para liberar los estados Saboyanos.

Cristóbal de Mondragón y Otalora
Cristóbal de Mondragón y Otalora

Cristóbal de Mondragón y Otalora. La operación anfibio en Mülhberg

Se alistó en el ejército de Carlos I de España, luchando para el Tercio Viejo en la batalla de Mülhberg donde contribuyó a la historia por llevar a cabo movimientos militares por las riberas de los ríos con resultados propios de un gran militar estratega. En Mülhberg, la liga de los príncipes protestantes del Sacro Imperio Romano Germánico, también conocida como liga escalmada, fundada por Felipe I de Hesse y Juan Federico, se batían en retirada por el río Elba por un puente improvisado de barcas ante la vanguardia persistente del duque de Alba.

Carlos I de España y V de Alemania en Mülhberg
Carlos I de España y V de Alemania en Mülhberg

 

Los luteranos protestantes habían volado todos los puentes y habían instalado campamentos en una de las orillas del Elba, defendiendo el único vado libre con la artillería y los arcabuceros que les quedaban. La situación parecía perdida para los españoles, pero un hombre llamado Cristóbal de Mondragón se echó al agua con la espada entre los dientes y el arcabuz sobre la cabeza, sorteando el fuego enemigo junto a nueve soldados que le seguían.

Cristóbal de Mondragón y Otalora el cruce del Elba
Cristóbal de Mondragón y Otalora el cruce del Elba

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

El plomo de los mosquetes y los arcabuces parecía caer como granizo contra el agua, y así fue como, sorteando la carraca enemiga, consiguió de ese modo llegar a la otra orilla, liquidando durante la noche de 1547 a varios germanos para dar paso a las tropas imperiales al grito de “España, cierra, cierra”. Mondragón y sus nueve hombres reconstruyeron el puente cuando los enemigos huyeron y Carlos V le nombró alférez al llegar en persona a la orilla enemiga junto al grueso del ejército. Y le dijo delante de todos sus hombres que era el mejor soldado español del mejor tercio español. A su segundo lo hizo Maestre de Campo y al resto les obsequio con monedas.

Cristóbal de Mondragón y Otalora. Una vida dedicada al Tercio: Batallas, honores y distinciones

Participó en San Quintín y Gravelinas, dos batallas ocurridas en el 1557 y 1558 respectivamente, ya como capitán de infantería valona. En 1559, Mondragón, a las órdenes de Sancho Dávila, se enfrentó a los rebeldes de Guillermo de Orange. En estos momentos Mondragón es gobernador de Damvillers en el Ducado de Luxemburgo y coronel de valones de los Tercios de España. En ese año se le ordenó defender las villas de Lieja y Deventer atacadas por piratas holandeses, los llamados “mendigos del mar”.

En 1570, Mondragón fue elegido por el Duque de Alba para la defensa de Amberes, Middelburg y Goes, que eran asediadas por piratas y protestantes. En 1572 Mondragón, una vez más, tras ver como los calvinistas habían taponado las entradas del río Escalda, se echó al agua junto a 3000 hombres y recorrió 15 kilómetros durante la noche superando las corrientes que les llegaban hasta el cuello y, emergiendo como verdaderos monstruos de río, atacaron de forma sorpresiva e inesperada a los 7000 holandeses en la isla de Zuid-Beveland, liberando a Goes de ser sitiada. Un año después, con 300 españoles logra hacerse con la isla de Tholen venciendo a los 1200 orangistas, repitiendo la misma estrategia en 1575 para recuperar la isla de Schouwen. Consiguió tomar Limburgo, el castillo de Dhalem y Maastrich con la ayuda de Farnesio, acabando de una manera memorable y épica su actuación al servicio de España.

Cristóbal de Mondragón y Otalora
Cristóbal de Mondragón y Otalora

Después de 30 años en el servicio militar, Mondragón regresó a España donde se reúne con Felipe II para darle información sobre las conquistas y sobre la actuación de Maastrich, dándoleel monarca  la castellanía de Gante. En 1582 volvió al terreno de batalla como maestre de campo del Tercio de Viejo, combatiendo en Gante y tomando el castillo de Linquerque durante el sitio de Ninove. Dos años después tomó Amberes y fue nombrado gobernador de Gante y España volvió a ser la potencia hegemónica en Flandes y Valonia.

1592 regresó a Flandes y fue elegido por el gobernador de los Países Bajos, Pedro Ernesto de Mansfeld, como general del ejército de Brabante y Maestre General de todo el ejército de Flandes. Fue en el Río Lippe, en otoño de 1595 cuando un pequeño ejército comandado por Mondragón venció a Mauricio de Nassau, hijo de Guillermo de Orange, dando muerte a su hermano Ernesto de Nassau que obligó a su hermano a la retirada.

Cristóbal de Mondragón y Otalora. Más de 60 años de servicio sin recompensa.

Sirvió así Mondragón más de 60 años en los Tercios, eternizado por Lope de Vega en sus versos. Combatió en Flandes y ayudó a liberar ciudades, protegió villas y ganó importantes batallas con nuevas estrategias militares basadas en el espionaje y las emboscadas anfibias vadeando riberas.

Felipe II se comportó con Mondragón de una manera inmerecida, pues cuando pidió que se le considerase noble, los jueces del monarca inventaron mentiras para no ceder a sus peticiones. Y, apesadumbrado y cansado, a la edad de 90 años, regresó a Flandes para que sus soldados, que le admiraban y querían como un padre y como un ejemplo a seguir, le viesen morir desde una ventana. Escribió en su testamento que Amberes fuese para su hijo y que su nieto consiguiese el rango de capitán, pero Felipe II no le concedió ninguna de las dos cosas.

Autor: Tito Batán para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres puedes descargar el “Especial Tercios españoles” en PDF y leerlo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico