El Teatro Romano de Mérida

¡Valora este artículo!
[Total: 64 Media: 3.7]
Tiempo de lectura: 3 minutos

El Teatro Romano de Mérida fue construido en la colonia de Augusta Emerita por orden del cónsul Marco Vipsanio Agripa, inaugurándose entre el año 16 y 15 a.C. Tras 2.000 años de vida, sigue cumpliendo su función hoy en día.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El Teatro Romano de Mérida

Como tantos otros teatros de la Antigua Roma, el Teatro Romano de Mérida fue erigido con fines políticos para desde él, hacer propaganda positiva de las autoridades y el modo de vida romano, ya que los ciudadanos de a pie preferían los espectáculos que se ofrecían el el Circo.

Durante su vida activa se le realizaron varias remodelaciones, la mas importante de las cuales fue en tiempos del  emperador Trajano, en 105 d.C., en la que se construyó el frente escénico que aún hoy en día se puede ver. Más tarde, en tiempos del emperador Constantino I se realizó otra remodelación menor, entre los años 333 y 335 d.C.

Su planta se levantó siguiendo al pie de la letra los tratados de Marco Vitruvio, con un modelo muy parecido a los construidos en Pompeya y Roma.

Teatro Romano de Mérida
Teatro Romano de Mérida

Así, consta de un graderío o “cávea” semicircular con trece puertas de acceso y dividido en tres zonas, la “ima cavea”, “media cavea” y “summa cavea”, que aprovechan la pendiente del cerro de San Albín, con una amplitud suficiente para albergar a 6.000 espectadores. Disponía igualmente de una “orchestra”, un espacio pavimentado en mármol y en forma de semicírculo destinado al coro.

En cuanto al escenario o “pulpitum” era de madera, mas maleable para poder instalar los artificios escénicos de cada obra, y su frontal o “scaenae frons” estaba formado por un basamento de sillares de mármol rojizo, con columnas corintias, con toques de vetas azules, siendo la parte mas característica y espectacular, dada su rica decoración escultórica, con alusiones a Ceres, Plutón y Proserpina, así como diferentes retratos imperiales disponiendo de tres puertas  y dependencias para los actores.

Teatro Romano de Mérida
Teatro Romano de Mérida, reconstrucción.

Complementando el teatro, disponía de un peristilo cuadrangular, rodeado de columnas y ajardinado, con una sala dedicada al culto Imperial y pensando en todo, disponía de letrinas elevadas sobre el nivel del jardín.

El Teatro Romano de Mérida fue abandonado en el siglo IV d.C., probablemente por la generalización del Cristianismo, que consideraba inmorales las representaciones que allí se hacían. Se llegó incluso a cubrirlo de tierra y a aterrazarlo para permitir el cultivo, de tal manera que sólo sobresalía el graderío superior, que recibió el nombre popular de “Las siete sillas”, ya que según la leyenda allí se sentaron siete reyes musulmanes para decidir el destino de la ciudad de Mérida.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios