La Revolución Husita, un antecedente de la Reforma Protestante

¡Valora este artículo!
[Total: 28 Media: 3.7]

El emperador Carlos IV fue, según los cronistas medievales, un regalo de Dios, un monarca de los surgen cada varios siglos. No en vano Carlos IV pretendió hacer de su capital, Praga, una nueva Roma, un lugar donde no solo se concentraba el poder político del Imperio, sino que, además, confluían todo tipo de comerciantes, artesanos, artistas. A la muerte de Carlos IV en 1378, el reino de Bohemia comenzó a periclitar lentamente. Le sucede su hijo Wenceslao IV cuyo reinado quedó marcado por la intromisión de Segismundo, rey de Hungría. Desde finales del s. XIV y principios del s. XV, época en la que vive el predicador Hus, Bohemia sufría una profunda crisis sistémica.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Juan Hus, fue influenciado pronto en Praga por las obras de Milic y Janov. Este fue madurando por sus meditaciones sobre la Biblia y sobre la nueva realidad fruto de la crisis de la sociedad medieval checa que le tocó vivir. La crítica que se fue formando en su tiempo unida a la influencia de Milic y Janov hicieron que Hus considerara que la Iglesia no vivía tal y como lo hacía la comunidad original de los fieles de Cristo, idea consolidada por los escritos patrísticos y por los teólogos representantes de la escolástica.

La Revolución Husita, un antecedente de la Reforma Protestante

El movimiento reformador checo tenía una actividad cada vez más creciente. Así, en 1402, Juan Hus dio un sermón en Praga. Además de recitar los temas de la fe, fue agregando sus propias ideas políticas, especialmente las relacionadas con los derechos del reino de Bohemia, y también sobre el estado de la Iglesia. Por ello se ganó a todos los que le oían.

Hus se fue desligando poco a poco de los representantes de la jerarquía eclesiástica bohemia. Así, el arzobispo de Praga apoyó en un principio a Hus y lo convenció para que participara en su programa de reforma de la Iglesia. Sin embargo, la rivalidad entre ambos era inevitable al criticar Hus tan fuertemente a la Iglesia de su tiempo. Dicha rivalidad detonó en Praga en 1409 con la excomunión de todo aquel partidario wiclefista.

En 1412, año en que se produjo un escándalo popular contra los vendedores de indulgencias, Hus optó por el conflicto con los representantes superiores de la Iglesia. Tras romper con el arzobispo y demás autoridades eclesiásticas y después de que el rey Wenceslao IV le dejaran de lado, tuvo que abandonar Praga. Conforme se apartó de la élite social, fue acercándose a las capas inferiores.

Tras su exilio de Praga, siguió con su labor de escritor como con la de predicador. En el momento en que Hus dejó la idea de reforma desde arriba surgieron sus primeros escritos en checo. Desde este momento todas sus obras teológicas y filosóficas se escribirán en checo, llegando a traducir la Biblia. Esta acción supuso un acto “revolucionario” puesto que precisamente la Iglesia no traducía ni permitía traducir los textos bíblicos latinos porque conservaba el derecho de su lectura e interpretación. Esta Biblia escrita en checo por Hus es muy relevante, convirtiéndose en uno de los primeros pueblos de Europa que tuvo a su alcance esta obra en su propia lengua.

La reforma de la Iglesia debía realizarse de forma universal. Por esta misma razón, Hus acudió a Constanza en 1414 para propugnar su doctrina ante el concilio de la Iglesia, aun siendo consciente del peligro que suponía llevar a cabo tal acción. Sus adversarios buscaron todas las pruebas posibles para usarlas en su contra. En un principio, estuvo protegido por Segismundo que era miembro del concilio. Pero fue flaqueando ante la presión de los eclesiásticos que acusaban a Hus de pretender destruir todo orden social. Así, una de las grandes razones que llevó a Hus a la hoguera fue el temor de que las actividades husitas desencadenaran graves problemas sociales.

El descontento del pueblo checo y la elevación de Hus como mártir prendió la mecha de la “revolución”. Los artesanos se negaron a pagar impuestos y expulsaron a prelados de las ciudades de las cuales algunas se convertirían en bastiones. Los campesinos también se unieron a la lucha por defender la reforma.

El período de 1415-1419 es un período de maduración de la revolución y de búsqueda por parte de la autoridad regia por eliminar a los insurgentes. En 1419 en la colina de Burkovak se congregaron 40.000 seguidores de Hus venidos de todas partes del reino lo que supuso en cierta manera una elevación del movimiento revolucionario a escala “nacional”. En 1419 los “revolucionarios” comenzaron la lucha violenta y estaban dispuestos a morir por la reforma de la Iglesia. Así, el movimiento reformador se había convertido inevitablemente en la “revolución husita” que comenzó simbólicamente con la primera defenestración de Praga. Los husitas más radicales se dividieron en dos ramas: los taboritas y los orebitas, Los taboritas en 1420 asaltaron el castillo de Hradiste y fundaron Tabor.

Durante estos años, los taboritas serían proclamados herejes, comenzando una serie de luchas intestinas dentro del movimiento “revolucionario”. A partir de 1425 los husitas extendieron la palabra de Hus por las regiones. Fueron las habilidades políticas de Procopio las que plantearon la necesidad de establecer contactos con el enemigo para negociar los términos de una paz provechosa.

La muerte de Martin V y la llegada de Eugenio IV, supuso un cambio fundamental, este deseaba alcanzar acuerdos, percatándose que el verdadero peligro eran los otomanos. En medio de las negociaciones tiene lugar la Batalla de Lipany que terminó por extinguir a los taboritas. A lo que se sumó que los calicistas se reconciliaron con la Iglesia. El 5 de Julio de 1434 se alcanzaba un acuerdo entre ambos bandos, Segismundo sería reconocido como rey de Bohemia dando por concluida la “revolución” y cerrando uno de los episodios históricos del pueblo checo.

Autores: Santos Butrón, Ana & Torres Lara, Fernando M. para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía:

Cartledge, B. The will to survive: A History of Hungary, Ed. Oxford, 2017.

Macek J. La revolución husita, Ed. Siglo Veintiuno, 1975.

Comentarios