La idea de Cruzada

¡Valora este artículo!
[Total: 65 Media: 3.7]
Tiempo de lectura: 5 minutos

La idea de cruzada debe plantearse desde los debates historiográficos que existen en torno a este tema, que básicamente se reducen a ¿Qué es una Cruzada? En torno a esta pregunta hay dos corrientes: tradicionalista y pluralista.

Los tradicionalistas defienden que las cruzadas son un periodo marcado en el espacio y en el tiempo, una acción papal con el objetivo de salvaguardar los Santos Lugares.

Por otro lado, los pluralistas defienden las cruzadas como un concepto de guerra santa sin extensión temporal ni espacial, ni un enemigo determinado (musulmanes, cismáticos o herejes) incluyendo acontecimientos como la Reconquista de la Península Ibérica o los conflictos en tierras bálticas, cuyo objetivo principal es la defensa de los intereses de la Iglesia como institución.

La idea de Cruzada

Según Riley-Smith, la diferencia estaría en que es con la Primera Cruzada cuando se hace un llamamiento directo por parte de la Iglesia y del Papa, Urbano II, quien recompensaría a los cruzados que defendiesen los lugares santos con indulgencias, contrayendo una serie de votos.

Papa Urbano II
Papa Urbano II

Además de esto, hasta este momento, los diferentes conflictos que podemos catalogar como “cruzada”, según la corriente pluralista, como la Reconquista, tenían un carácter más “nacional” o territorial, a diferencia de la Primera Cruzada, cuyo llamamiento consistía en viajar a tierras lejanas y ajenas para los cruzados, con el único fin de defender los lugares sagrados para el cristianismo. En palabras de Carlos de Ayala Martínez:

“El salto cualitativo (…) es, pues, el paso del llamamiento puntual para un problema eclesiástico concreto al llamamiento universal para la salvaguarda del cristianismo”.

Antes del inicio de la Primera Cruzada, existía un ambiente revanchista contra los musulmanes por haber destruido la iglesia del Santo Sepulcro. Incluso el antecesor de Urbano II realizó proyectos para llevar a cabo la reconquista de los lugares sagrados. Desde este momento, y teniendo el anterior llamamiento como un precedente claro de la Primera Cruzada, la idea de la misma va unida directamente a la liberación del Santo Sepulcro.

En torno a la ciudad de Jerusalén y los espacios sagrados encontramos otro debate historiográfico. Encontramos a aquellos que consideran que el papel de Jerusalén, como espacio sagrado, no fue lo que provocó el llamamiento de Urbano II, sosteniendo que el motivo de este llamamiento fue la defensa de los cristianos de Oriente, con el objetivo de unificar de nuevo la iglesia. Y por el contrario encontramos los defensores de que desde el comienzo, la cruzada dejó de lado la protección de los cristianos de Oriente, y se centró en la conquista de los santos lugares apoyada en la ambición de los reyes europeos ansiosos de nuevos territorios.

Idea de Cruzada
Prédica de la Primera Cruzada por Urbano II en el Concilio de Clermont, según una ilustración de Gustave Doré.

Otro factor a tener en cuenta es el del peregrinaje, y de nuevo tenemos diferentes corrientes historiográficas. Autores como Riley-Smith, defienden que la cruzada estuvo directamente ligada a la peregrinación a Jerusalén, que durante esta época había visto como se ralentizaba el flujo de peregrinos hacia la zona palestina debido a la conquista musulmana de Jerusalén. Cuando se inicia la Cruzada el Papa extendió a todos los cruzados el status jurídico de “peregrini”, por el que conseguían la protección de la Iglesia y la inviolabilidad de sus propiedades. Por lo que el término “cruzado” y “peregrino” pasaron a ser sinónimos.  Por otro lado, autores como Jean Flori, defienden que el peregrinaje no fue un factor que Urbano II tuvo en cuenta para iniciar la cruzada, y otros, como Tyerman, que afirman que este factor únicamente fue incluido en el discurso de la Iglesia una vez reconquistada Jerusalén, y que vería la cruzada como otra forma de peregrinaje, pero igualmente redentora.

No hay que olvidar que este conflicto se generó con la petición de ayuda del emperador bizantino, Alejo I Comneno, al Papa Urbano II, para defender a la cristiandad de oriente frente a la Media Luna. El Imperio Bizantino se sentía amenazado por los musulmanes, que cada vez estaban más cerca de la capital y el ejército imperial más menguado. Esto provoca la petición de ayuda, por lo que podemos afirmar que se utilizó lo religioso para llevar a cabo una defensa política de los territorios bizantinos, o esto es lo que pretendió hacer el emperador. Hay que recordar también que en numerosas ocasiones, al igual que en la Primera Cruzada, los intereses del cristianismo coincidieron con la defensa del Imperio.

Alejo I Comneno
Alejo I Comneno

Otro de los factores claves que ayudaron a que el Papa Urbano II realizase el llamamiento a la cristiandad, fue la promesa del antiguo emperador Miguel VII Ducas al Papa Gregorio VII, de la reunificación de ambas Iglesias bajo la dirección de Roma. Esta era una oportunidad, que dejó escapar Gregorio VII, y que Urbano II no lo haría, por lo que rápidamente incitó a todos los grandes reyes de Europa, para acudir a ayudar al Imperio.

Podemos afirmar que la idea de cruzada cuando se inició el conflicto fue un tanto idílica, ya que el único fin por el que se pensaba que iban a combatir era la defensa de los Santos Lugares contra el Islam, en concreto el Santo Sepulcro como ya hemos mencionado, y ayudar a los cristianos de Oriente.

Pero como hemos visto, había numerosos intereses detrás del llamamiento de Urbano II, como la unificación del cristianismo u obtener nuevos territorios en las zonas de los Santos Lugares, lo cual realizaron, incumpliendo el pacto con Bizancio por el que cualquier territorio reconquistado por los cruzados pasaría a manos bizantinas. Por parte de Bizancio también vemos algunos intereses como es la defensa del territorio imperial a cualquier precio, permitiendo la entrada de ejércitos cruzados que podían escapar a su control.

Bizancio no contó en ningún momento con la avaricia de los príncipes cruzados que ansiaban grandes botines, y que los cruzados iban a tomar. Poco a poco el Imperio Bizantino se fue desengañando de volver a recuperar estos territorios.

Autor: Eneko Caballero para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestra lectora Ana Arias Gómez, su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico