Felipe el Hermoso y Castilla

¡Valora este artículo!
[Total: 31 Media: 3.9]
Tiempo de lectura: 7 minutos

Los consejeros de Felipe el Hermoso recomendaron no desembarcar en Vizcaya o Cantabria, sino en Galicia o incluso en Sevilla, donde el duque de Medinasidonia, su partidario, controlaba el territorio.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Los dos facciones de flamencos, Ville y Veyre, se unen para defender su interés común de obtener cuantiosas recompensas en Castilla. Los grandes de España se ponen al lado de Felipe el Hermoso, desobedeciendo a Fernando.

Felipe el Hermoso y Castilla

Juan Manuel, antiguo embajador de Fernando, se consolida como hombre clave de la política dinástica de Felipe y le recomienda rechazar la Concordia de Salamanca para enfrentarse con Fernando. Juan Manuel convence a Felipe para que tome medidas cautelares ante el encuentro con Fernando. Juan Manuel juega un papel importante respecto a la preparación del terreno favorable a Felipe, consiguiendo desarticular las antiguas posiciones de Fernando y obteniendo el apoyo de la alta nobleza, excepción hecha del duque de Alba. Fernando se opone a modificar las condiciones de la Concordia. Ni siquiera se ponen de acuerdo para elegir el lugar de encuentro.

El 30 de mayo el séquito de Felipe llega a Santiago tras haber salido de La Coruña el 28 del mismo mes. Cisneros y Bernardino de Velasco, condestable de Castilla (casado con Juana de Aragón, y por tanto yerno de Fernando), entran en escena. Antes del encuentro entre Fernando y Felipe el Hermoso para la negociación sobre el reparto de poder en Castilla había cambiado radicalmente la situación de cada uno: Felipe había ganado apoyos y Fernando los había perdido casi por completo. Al final la reunión fue solo para afirmar el triunfo de Felipe y la renuncia de Fernando al puesto de gobernador.  Fernando reconoce su derrota y decide salir de Castilla. Antes de la entrevista, Cisneros había propuesto a Fernando que se retirara a Toledo para evitar la derrota, pero Fernando no cambió su intención de realizar la reunión con su yerno.

El duque de Alba ofreció ser rehén de Juan Manuel para garantizar la seguridad de Felipe en el momento del encuentro. El 20 de junio de 1506 tiene lugar el encuentro en Remesal (Zamora). Fernando asistió acompañado por el duque de Alba y unos doscientos caballeros desarmados, frente a Felipe el Hermoso, que se presentó con dos mil soldados alemanes armados y un gran número de nobles y caballeros. Todos los grandes besaron la mano de Fernando en señal de cortesía, si bien ninguno de ellos era ya su fiel servidor.

La entrevista fue breve y Fernando solicitó ver a su hija, pero Felipe denegó la petición. Este encuentro familiar y cordial se transformó en realidad en un duro golpe para el futuro de Fernando. Felipe el Hermoso, un joven de 28 años de edad recién llegado a Castilla, demostró su superioridad frente a Fernando, el rey veterano de 54 años que había sido uno de los mejores monarcas de Europa. Juan Manuel, señor de Belmonte, fue la persona clave para el éxito del triunfo de Felipe. Después de la breve entrevista de Remesal, Felipe ordena a Fernando que acuda a Villafáfila para la conclusión de la Concordia. El 21 de junio Felipe no olvida recoger a su hijo Fernando (futuro emperador de Alemania), enviando a Juan Vázquez para ello, lo que hizo que se perdiera la última ilusión del rey Fernando. Para Fernando casi todo estaba perdido en Castilla, razón por la que mira hacia Italia. Le habían llegado noticias sobre que Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, estaba siendo presionado por las ofertas del emperador y de Felipe para que colaborase con ellos y dejara de ser el fiel servidor de Fernando. Este envía una carta a Gonzalo ofreciéndole el maestrazgo de Santiago a cambio de su vuelta inmediata a España.

El 27 de junio de 1506 la Concordia de Villafáfila fue jurada por Fernando ante Cisneros, Juan Manuel y Ville. Felipe el Hermoso lo hará al día siguiente en Benavente. Era el reconocimiento de la derrota de Fernando, aunque se reservaba la mitad de La Española y la administración de los maestrazgos de Santiago, de Calatrava y de Alcántara. No fue aceptada su reinvidicación sobre Granada. Fernando ocultaba una escritura firmada el mismo 27 de junio en Villafáfila donde expresaba su desacuerdo con la Concordia, que reconocía haber firmado solamente por la presión de Felipe. El segundo y último encuentro de Felipe y Fernando tiene lugar en Renedo, cerca de Tudela de Duero. En esta reunión estuvieron solos durante cuatro horas. A pesar de que Juan Manuel quiso acompañar a Felipe, Cisneros no lo permitió. El contenido de esa entrevista consistió sobre todo en consejos de Fernando a Felipe el Hermoso para gobernar Castilla y en relación al matrimonio con su hija Juana. Como es de suponer, Felipe no tomó en serio las recomendaciones de su suegro y simplemente le escuchó. Fernando pide a su yerno que le entregue a César Borgia (preso en el castillo de La Mota), que estaba casado con una hija de Juan de Albret, rey de Navarra, adepto de Luis XII de Francia, pero la solicitud fue rechazada por Felipe.  Una vez terminada la reunión, Fernando se marcha para su reino en compañía del duque de Alba, que le seguirá hasta Almanza (León).

El 13 de julio llega a Monteagudo, sigue por Ariza y Zaragoza y llega a Barcelona. Felipe intenta encerrar a Juana. Aunque las ciudades y la corte no aceptaron, finalmente los grandes impulsaron el paso definitivo para su encierro. El almirante de Castilla no apoya el encierro de Juana y consigue entrevistarse con la reina, junto con el condestable. El almirante y el condestable convencen a Felipe para que Juana estuviese presente en el juramento de los procuradores. Juana habló de forma decidida y los presentes respondieron invitándola a ir a Toledo para ser jurada como reina. Felipe el Hermoso y Juana fueron proclamados reyes de Castilla en las Cortes de Valladolid. Felipe empieza a reinar sin Fernando en Castilla con el descontento de la gente que apoyaba a Fernando, a los que retiró oficios y honores, el primer paso que no respetaba los términos de la Concordia, a la vez que favorecía a su allegados dándoles tenencias y fortalezas. Juan Manuel recibe el alcázar de Segovia como valido real.

Los dueños del alcázar, los marqueses de Moya, se oponen a la entrega y se unen a los duques del Infantado y de Alburquerque. Las recompensas de Felipe consistían en incentivos para sus partidarios, quienes serían premiados si llegaba a ser rey de Castilla gracias a su ayuda. Entre los pocos que realmente fueron compensados se encontraban personas que habían sido cercanas a Fernando: el embajador Fuensalida y el obispo de Palencia. Los demás fueron perjudicados, como el duque de Alba y el almirante de Castilla, además de otros que colaboraron con Fernando, entre ellos el marqués de Moya, Juan de Ribera (capitán general de Navarra), Juan de Silva (conde de Cifuentes), que fue embajador de Fernando ante Luis XII para la negociación del matrimonio con Germana, y Antonio de Fonseca. Las recompensas de oficios a los flamencos causaron una pésima impresión entre los grandes de Castilla y fueron motivo de un profundo malestar. Los títulos de camarero y de mayordomo mayor para Ville y Veyre fueron las recompensas más destacadas. Juan Manuel fue el más beneficiado: entre otras posesiones recibió el alcázar de Burgos, que pertenecía a Zúñiga.

Algunos grandes, a pesar de estar en contra de Fernando, al no recibir ninguna recompensa de Felipe empiezan a apoyar la liberación de Juana y crean un nuevo escenario político en contra de Felipe. Mientras tanto, Felipe se traslada de Tudela de Duero a Burgos y ocupa la casa del Cordón, desplazando al condestable y a su mujer Juana de Aragón. Instalado en Burgos empieza a interesarse por las Indias y pide entrevistarse con Américo Vespucio. Fernando el Católico, después de la muerte de Isabel, había tomado las riendas de la política de las Indias y había nombrado a Américo Vespucio como nuevo responsable para sustituir a Colón, con quien no tenía buena relación. Américo se nacionalizó castellano y Fernando le colocó en la Casa de Contratación de Sevilla como persona responsable de los asuntos de Indias. Cuando Américo llega a Burgos, Felipe ya había fallecido.

El 16 de septiembre Felipe sale a pasear a caballo y sube al castillo de Burgos con Juan Manuel. Juega a la pelota con un capitán vizcaíno y bebe agua fría. A pesar de encontrarse mal, sigue su festejo al día siguiente con una partida de caza. El 22 de septiembre empeora su estado y es atendido por su médico Ludovico Marlieno. Al día siguiente interviene el médico español Gonzalo de la Parra.

El 25 de septiembre fallece en compañía de Juana, que estuvo en todo momento a su lado. En un primer momento se pensó que la causa de la muerte había sido envenenamiento, pero después se comprobó que no. El destino de España se modificaba radicalmente con su muerte, ya que si Felipe el Hermoso el Hermoso hubiera continuado como rey de Castilla y más tarde con el título de emperador del Sacro Imperio, se habría convertido en el hombre más poderoso de Europa antes que su hijo Carlos V, y no se sabe cuál habría sido el destino de España en sus manos.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Yutaka Suzuki  Personajes del siglo xv, Origenes del Imperio español. ISBN: 9788460690399

Comentarios