Felipe el Hermoso, los primeros años en Flandes

¡Valora este artículo!
[Total: 25 Media: 4.3]
Tiempo de lectura: 13 minutos

Felipe I de Habsburgo nace en Brujas (Flandes) el 22 de julio de 1478. Era hijo de Maximiliano I (hijo a su vez del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico III de Habsburgo) y de María de Borgoña, hija de Carlos el Temerario, duque de Borgoña. Tras la muerte de su madre, a la edad de cuatro años recibe todos los territorios de Borgoña con los títulos de duque de Borgoña, de Brabante, de Limburgo, de Henau, de Holanda, de Zelandia, de Tirol y de Artois, entre otros.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Pronto aparecen enfrentamientos entre los nobles de Borgoña y los del Sacro Imperio Romano Germánico de su padre, quien había intervenido en Borgoña como regente hasta la mayoría de edad de su hijo Felipe. Los consejeros de su madre no aceptan la invervención de Maximiliano en los asuntos de Borgoña y comienzan los conflictos a pesar del testamento que había dejado María. Holanda, Henau y Brabante aceptaron finalmente la regencia de Maximiliano, pero Flandes se negó.

Felipe el Hermoso, los primeros años en Flandes

Felipe desde la edad de 4 años experimenta este tipo de conflictos, en este caso con su propio padre. Aunque las relaciones familiares eran cordiales, por el hecho de tratarse de dos territorios distintos regidos por dirigentes que no pertenecían a la misma dinastía, las confrontaciones se convertían en guerra. La guerra continúa hasta 1488 con la encarcelación de Maximiliano en la plaza Mayor de Gante, después de varios conflictos bélicos entre las fuerzas de Maximiliano y las de Flandes.

En 1485 Brujas capitula ante el ataque de Maximiliano mientras que Gante resiste. Federico III, el emperador de Alemania, anuncia el envío de un ejército para liberar a su hijo y el 12 de mayo de 1488 se firma un tratado en Gante entre Brabante, Flandes, Henau y Zelandia. Maximiliano acepta que la gobernación de Flandes recaiga en la alta nobleza flamenca, que actuará en nombre de su hijo Felipe, y el resto de los territorios los regirá él mismo. En 1489 vuelve la guerra entre Maximiliano y la nobleza de Gante. Maximiliano abandona los Países Bajos y busca apoyo en Alemania, en el papa y en Francia. Se firma un acuerdo en Frankfurt, pero no finaliza la guerra hasta el 16 de junio de 1492 con la derrota de Gante y una paz humillante, aunque duradera (hasta 1539), la Paz de Cadzand. La muerte de su madre trajo tantos problemas a Felipe que al cumplir 14 años ya había experimentado diez años de guerra familiar entre el Imperio y Borgoña, al fin y al cabo territorios ambos que pertenecían a Felipe. En 1493 muere el emperador Federico III y Maximiliano asume gobernar el Imperio abandonando la regencia de los Países Bajos, por lo que comienza el reinado de Felipe III (Felipe el Hermoso).

Vista desde Castilla la figura de Felipe era la de un príncipe joven sin experiencia de la vida real. En realidad, en el momento de casarse con Juana a la edad de 18 años ya era un hombre experimentado en los grandes conflictos europeos en torno del Imperio, de Borgoña y de Francia. Ya sabía moverse solo en ese mundo de intrigas e intereses cruzados de los reinos europeos. En su cabeza tenía perfilado cómo tenía que quedar el mapa de Europa cuando él se convirtiera en emperador del Sacro Imperio Romano Germánico teniendo a su disposición, además, todo el territorio de Borgoña. Cuando los descendientes de los Reyes Católicos fueron desapareciendo de ese mapa y quedaba solo su mujer como heredera, vio muy claro que iba a conseguir algo incalculable: ser el emperador más grande jamás conocido en la historia. Prácticamente, toda Europa, a excepción de Francia e Inglaterra, el continente americano y el asiático estarían bajo su dominio. Desde 1494 a 1496, antes de casarse con Juana, se movió visitando los territorios de su padre, a quien encontró en Maastricht después de pasar por Malinas, en Henau (en 1494) y en Innsbruck (en 1496).

En esta última localidad se produjo la ruptura entre padre e hijo por incompatibilidad política. Se dividió la Orden del Toisón de Oro en dos ramas, la austriaca para Maximiliano I, y la borgoñona para Felipe. En 1496 Felipe firma un acuerdo comercial con Inglaterra para restablecer la circulación mercantil entre ambas orillas del Canal de la Mancha. Existía algún que otro problema dentro del reinado de Enrique VII, de la dinastía Tudor, por subir al trono inglés después de terminar con el legítimo sucesor, Ricardo III, hermano de la abuela de Felipe, Margarita de York. Por eso para el rey de Inglaterra poder establecer una buena relación con el nuevo gobernante de Borgoña Felipe, que era nieto de la hermana del anterior rey de Inglaterra Ricardo III, significaba bastante, ya que existían aún partidarios del monarca depuesto en contra del reinado de Enrique VII. Aprovechando la estancia de Felipe, Enrique solicita la entrega del duque de Suffolk, elemento peligroso para Enrique, que se hallaba huido en el territorio de Felipe. Desde 1480 existían contactos serios entre el Sacro Imperio y los Reyes Católicos para concertar los matrimonios de sus respectivos hijos. Luis XI de Francia mostraba su oposición acogiéndose al Tratado de Barcelona, por el que Fernando el Católico se comprometía a solicitar el consentimiento de Francia para casar a sus hijos. A pesar de todo, se firmó el convenio para el doble matrimonio en 14941495 entre el embajador Francisco de Rojas y el rey de romanos en Amberes. El 21 de agosto de 1496 la flota de Juana se hizo a la mar con ciento veinte navíos y veinte mil hombres a bordo dirigidos por el almirante Fadrique Enríquez. El 20 de noviembre del mismo año por fin tuvo lugar la boda en la villa de Lierre. Para Felipe el matrimonio con Juana no suponía un gran cambio en su vida ya que Juana no era entonces la heredera del reino de España, sino simplemente la hija de los Reyes Católicos.

El 4 de octubre de 1497 fallece el príncipe heredero de los Reyes Católicos, Juan, quedando su hermana Isabel como heredera. El 24 de agosto de 1498 nace el príncipe Miguel y fallece su madre Isabel, la hermana mayor de Juana la Loca. El 8 de abril de 1498 muere Carlos VIII de Francia y el 15 de agosto del mismo año Felipe firma la paz en Bruselas con Luis XII, mostrando a las claras su francofilia. El 16 de septiembre de 1498 nace la primogénita Leonor. El 19 de mayo de 1499 tiene lugar en Londres el matrimonio de Catalina, hermana de Juana, y Arturo, el príncipe heredero de Inglaterra, matrimonio que no era del agrado de Felipe. El 25 de febrero de 1500 nace Carlos (futuro Carlos I de España y V de Alemania) en Gante y el 5 de marzo Margarita, hermana de Felipe el Hermoso y viuda de Juan de Castilla, regresa a Flandes.

El 20 de junio del mismo año muere el hijo de Isabel de Aragón y Castilla, Miguel, lo que dejaba vía libre para que Juana, la mujer de Felipe, fuera la heredera de España. Mientras tanto se firmaba el tratado entre los soberanos de España y Francia para el reparto de Nápoles, una estrategia diplomática de Fernando dentro del marco de su política europea. Los Reyes Católicos piden a Juana y a Felipe que viajen a España para jurarles como príncipes de Asturias y comienzan los preparativos para este primer viaje de Felipe a España. Los consejeros de Felipe aconsejan retrasar el viaje por los intereses de los flamencos ya que se estaba negociando el matrimonio de Carlos con la hija de Luis XII, Claudia, con la firma del tratado de Lyon. Mientras, el emperador Maximiliano suscribía el Tratado de Trento después de la guerra en Italia, motivada por la ocupación francesa del ducado de Milán, haciendo alianza con Venecia y con Alejandro VI. Maximiliano, que estaba casado con la sobrina del duque de Milán, se oponía a la ocupación francesa, pero los consejeros y su propio hijo Felipe mediaron entre su padre y Francia para que Maximiliano desistiera de la guerra. Al final se firmó el Tratado de Trento como tregua. Maximiliano accedía a investir a Luis XII como duque de Milán el 3 de octubre de 1501.

Se establecían de esta forma lazos de parentesco entre los Valois y los Habsburgo. Todo estos acontecimientos constituyeron el motivo del retraso del viaje de Felipe y de Juana a España, además de las discrepancias entre Felipe y Juana respecto del matrimonio de Carlos con Claudia. La salida estaba prevista desde el puerto de Brujas el 20 de septiembre, pero el rey de Francia ofrece el tránsito a través de su reino, el 17 de septiembre se acepta el ofrecimiento y el 4 de noviembre por fin salen de Bruselas para España. El viaje por territorio francés, incluidos los agasajos ofrecidos por Luis XII, duró casi tres meses, razón por la cual llegaron hacia el 26 de enero de 1502 a la frontera, donde les esperaba Gutierre de Cárdenas. Pasan por Fuenterrabía, Hernani, Tolosa, Vitoria, Miranda y Briviesca, y llegan a Burgos, donde visitan el monasterio de Santa María de las Huelgas y la Cartuja de Miraflores. El 15 de marzo llegan a Medina del Campo pasando por Valladolid y Tordesillas.

El 25 de marzo llegan a Madrid después de pasar por Olmedo, Segovia, Santa María la Real de Nieva, Guadarrama y El Espinar. Tras la estancia en Madrid y tras sus partidas de caza en el monte de El Pardo, Felipe cae en enfermo de sarampión en Olías, donde se encuentra con Fernando, que viene a visitarle de forma privada al recibir noticia de la enfermedad de su yerno. Por fin el 7 de mayo de 1502, transcurridos casi seis meses desde su salida de Bruselas, llegan a Toledo y son jurados herederos de la corona con la asistencia de cinco a seis mil caballeros con el cardenal Mendoza a la cabeza. Durante la estancia en Toledo Felipe y Fernando fueron varias veces a cazar juntos. Hubo varias disputas entre los caballeros que acompañaban a Felipe y algunos fallecieron por enfermedad. A continuación parten para Zaragoza pasando por Alcalá y Guadalajara, donde se alojan en el palacio del duque del Infantado. Visitan Jadraque, Sigüenza y Medinaceli, y llegan el 26 de octubre a Zaragoza, donde fueron jurados en las Cortes de Aragón.

El 29 de octubre Felipe reunió las Cortes de Aragón en representación de Fernando, que se marchaba a Toledo por enfermedad de Isabel. En aquel tiempo el príncipe Arturo de Gales moría recién casado con Catalina, la hermana de Juana. Felipe se entrevistó con la reina Isabel, quien intentó convencerle de que se quedase más tiempo en España, por lo menos hasta que diera a luz Juana. No obstante, el 19 de diciembre de 1502 Felipe se despedía de los Reyes y de su mujer y el 22 del mismo mes se marchaba. El 18 de enero de 1503 entra en Barcelona, el 24 en Gerona y el 7 de febrero ya estaba en Perpiñán. El 10 de marzo, en Montelina, recibe la noticia del nacimiento de su hijo Fernando en Alcalá de Henares.

El 22 de marzo llega a Lyon donde se entrevista con Luis XII de Francia. El 5 de abril firma el Tratado de Lyon con tres capítulos:

  1. La paz entre Francia y España.
  2. La renuncia de Luis XII y de Fernando a sus derechos sobre Nápoles en favor de Carlos y de Claudia.
  3. Entrega en tercería a Felipe de la provincia de Capitania.

El rey de Francia publica el Tratado y lo notifica al papa y a Nápoles antes de comunicárselo a Fernando. El 10 de abril Felipe llega a Saboya para visitar a su hermana, casada con el duque Filiberto. El 29 de agosto recibe la noticia de la muerte de Alejandro VI. Felipe esta vez viaja como príncipe heredero de España, además de duque de Borgoña, por lo que las entrevistas con los nobles, tanto de Borgoña como del Sacro Imperio, tienen más peso que en el pasado. En septiembre de 1503 viaja por la zona de Innsbruk para ver a su padre y a su madrastra, Blanca Sforza (sobrina de Ludovico el Moro). El 24 de septiembre se dirige a La Haya, acompañado de la gran nobleza alemana. El 5 de octubre se despide de su padre, prosigue viaje hacia Heidelburg y se aloja en el castillo del conde de Nassau. Esta visita fue importante para él ya que entabló relaciones con miembros destacados de la nobleza alemana, tales como el marqués de Baden, el de Brandeburgo y el duque de Wirtternburg, sin la compañía de su padre.

El 25 de octubre se encuentra con el arzobispo de Colonia y fue recibido por el conde de Nassau. Así recorre toda Alemania y llega a Frankfurt para hablar con los electores sobre el cese del arzobispo de Maguncia. En noviembre sale de Colonia y se aloja en Duren y Aquisgrán. El duque de Suffolk le visita y le expresa su deseo de proclamarse rey de Inglaterra. El viaje sigue con la visita a Lovaina y luego a Malinas, donde se encuentra con sus hijos, que estaban con su abuela Margarita de York, quien moría poco después en Bruselas. Entrando 1504 recibe la solicitud española, a través del embajador Fuensalida, de la venida de Carlos a España. El 1 de marzo Juana sale para Flandes después de largas discusiones con su madre. Como acontecimiento digno de mención en aquel año, el triunfo de España sobre Nápoles, aunque Francia gana la batalla diplomática con la alianza de Maximiliano y Felipe contra Venecia. A partir de ahora aparece la figura de Juan Manuel, señor de Belmonte, en la escena diplomática en calidad de embajador de los Reyes Católicos ante Maximiliano. Juan Manuel encabeza la diplomacia por delante de Fuensalida. Juana llega por fin a Blakenberg a finales de mayo. Se producen graves incidentes entre ella y una amiga de su marido Felipe.

Al fallecer la reina Isabel el 26 de noviembre de 1504 las cosas van a cambiar notablemente para Felipe. Las Cortes de Toro, que reconocían a Fernando como gobernador de Castilla de acuerdo al testamento de la reina Isabel, no convencen a la nobleza y comienza el movimiento de los nobles castellanos que se acercan al partido de Felipe el Hermoso. Juan Manuel, el embajador de los Reyes Católicos, se convierte en el hombre más influyente en el círculo de Felipe. Fuensalida informa a Fernando y advierte de ese movimiento. En general, los nobles que se sentían agraviados por la política autoritaria de Fernando y que añoraban los viejos tiempos fueron los que cambiaron de bando para apoyar al partido de Felipe. Son los Manriques, el duque de Béjar, el de Medinasidonia, el marqués de Villena y el conde de Benavente quienes, nostálgicos, miran a Flandes para volver a ese pasado en el que existía la posibilidad de acumular grandes patrimonios fuera del alcance de la casa real. El duque de Nájera y el marqués de Villena eran dos grandes, descontentos en la época anterior de gobierno de Fernando. Felipe recibía las peticiones de todos esos nobles y les contestaba prometiendo satisfacerles, motivo por el que todos se hicieron partidarios de Felipe.

Comienza el enfrentamiento directo entre Felipe y Fernando en busca del poder en Castilla. Ante el movimiento desfavorable de los nobles, Fernando envía a su hombre de confianza, Lope de Conchillos, como secretario de la princesa Juana para conseguir un documento de conformidad firmado por Juana en el que se le nombrara gobernador de Castilla. La misión fracasa porque el secretario fue detenido con la carta firmada en su poder y fue encarcelado. Felipe toma la medida drástica de cortar la comunicación de Juana con los españoles expulsando a todo el personal del entorno de Juana y prohibiendo la visita de los embajadores. Fuensalida ya no puede acceder al círculo de Felipe porque es puesto bajo estricta vigilancia. Fernando pide la vuelta de Juan Manuel a España pero Felipe lo rechaza. Debido a que la carta de Juana que Conchillos iba a llevar a Fernando decía que este último se ocupara de la gobernación de Castilla, desde ese momento Juana quedará confinada bajo el férreo control de guardias que prohibirán el acceso de cualquier español. Mientras sucedía este conflicto, se produce la guerra de Guelders. Carlos de Egmont se animó con la noticia del matrimonio de Fernando y de la sobrina del rey de Francia y se sublevó. Pero el 3 de julio de 1503 Felipe, con la ayuda de su padre, gana la guerra.

El 7 de julio la ciudad se rinde después de la llegada del embajador francés como mediador. Felipe sale ganando autoridad en todo el territorio e incluso llega a tener preso al duque de Suffolk. El duque de Egmont también entra al servicio de Felipe el Hermoso y le acompaña a España. Felipe va ganando posiciones en el gobierno de Castilla antes de llegar ya que casi la totalidad de la nobleza castellana decidió apoyarle. Fernando, desesperado, envía a Gumiel a Bruselas para negociar con Felipe sin mediación de los embajadores españoles. Felipe cambia de postura y se deja guiar por los consejeros flamencos que estaban en contra del emperador Maximiliano.

El 7 de noviembre de 1505 recibe la noticia de la confirmación del matrimonio de Fernando con la sobrina del rey francés. Felipe intentó impedirlo enviando embajadores a Francia que ofrecieron todo lo que quisiera Luis XII. Asimismo envía un embajador a Inglaterra para ofrecer el matrimonio de su hermana Margarita con el monarca inglés. La maniobra de Fernando de alianza con Francia mediante su matrimonio con la sobrina del rey puso nervioso a Felipe, pero la habilidad de Fernando ganaba terreno y el 27 de septiembre de 1505, en una entrevista con el embajador francés, recibe la notificación oficial de la paz firmada entre Fernando y Luis XII, excusándose este por no poder culminar el matrimonio de Carlos y Claudia. El 12 de octubre del mismo año Fernando firmaba el tratado con Luis XII y siete días más tarde se celebraba por poderes la boda con Germana de Foix, la prima del futuro rey Francisco I.

Mientras tanto, Veyre se convierte en primera autoridad delegada de Felipe en Castilla, el duque de Medinasidonia en capitán general de Andalucía, y Fadrique Enríquez en almirante de Castilla y Granada. El 15 de septiembre nace la quinta hija de Felipe el Hermoso y de Juana, María. El 24 de noviembre de 1505 se firma la Concordia de Salamanca entre Fernando y los representantes de Felipe, en la que se acuerda la formación de un gobierno compartido entre Juana, Felipe y Fernando, los dos primeros como reyes propietarios y Fernando como gobernador perpetuo, que recibiría por ello la mitad de las rentas públicas. Felipe pedía diez fortalezas de Castilla, pero esta exigencia fue rechazada por Fernando. Antes de su viaje a tierras españolas, Felipe convoca una asamblea de la Orden del Toisón de Oro y concede honores a varios consejeros importantes, entre ellos a Juan Manuel.

El 6 de diciembre de 1505 por fin está todo preparado para que Felipe salga para España con doscientos caballeros y dos mil infantes alemanes como escolta. El 10 de diciembre es liberado Lope de Conchillos. Debido al mal tiempo no pudieron zarpar hasta el 27 de diciembre, día en que recibió la noticia de la salida de Germana de Foix para España. El 8 de enero de 1506 por fin parte para España con cincuenta navíos aunque tuvo que hacer escala en Inglaterra por el mal tiempo que impedía seguir navegando. Enrique VII invita a Felipe en Windsor, aunque Juana no quiso estar con Felipe y visitó solamente a su hermana Catalina. Felipe va a permanecer en Windsor hasta finales de abril, gobernando Castilla desde allí a través de correos. El rey de Inglaterra trata el asunto del duque de Suffolk, que estaba en poder de Felipe desde la rendición de Carlos de Egmont.

Se firma un acuerdo el 20 de marzo con Enrique VII de Inglaterra en relación al matrimonio de Margarita, hermana de Felipe, con el monarca inglés, y al de María, hija de Enrique VII, con Carlos. Ambos matrimonios no llegaron a realizarse. Se produce la entrega del duque de Suffolk, que fue encarcelado en la Torre de Londres. El 14 de marzo Fernando viaja a Valladolid para recibir a Germana de Foix, con quien ya se había casado por poderes. El 22 de abril Felipe sale de Inglaterra y el 26 llega a las costas de Galicia, donde la mayoría de los nobles eran del partido felipista.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Yutaka Suzuki  Personajes del siglo xv, Origenes del Imperio español. ISBN: 9788460690399

Comentarios