El primer médico egipcio, ¿Sekhet`enanach o Imhotep?

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 5 minutos

La medicina egipcia fue una de las más avanzadas de su época. Los médicos o sanadores eran funcionarios que no cobraban la atención a sus pacientes sino que eran financiados por el Estado. Se les llamaba Sum-un, que significa “hombres de los que sufren”, incluyendo en esta categoría de padecientes (pacientes) a los demás animales, ya que la Veterinaria no estaba separada de la Medicina.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

No es raro entonces que fuera en esta civilización que vivieron los dos hombres que hoy compiten por el puesto de ser el primer médico de nombre conocido en la historia: Sekhet`enanach e Imhotep.

El primer médico egipcio de nombre conocido en la Historia

Las principales fuentes para estudiar la historia de la medicina egipcia son los papiros. Los llamados Libros Herméticos del dios Thoth es una colección de 32 tomos, 6 de los cuáles trataban sobre el arte o ciencia de curar[i]. Otros documentos importantes son el Papiro de Ebers (alrededor del 1500 AC) que presenta recetas y encantamientos; el Papiro Quirúrgico de Smith (alrededor del 1600 AC), en el que encontramos tratamientos y pronósticos de diversas heridas, parálisis y traumatismos cráneo-espinales; y el Papiro de Ramenseun (alrededor del 1900 AC) sobre la relajación de miembros rígidos[ii].

Volviendo al tema de este artículo, la discusión sobre a quién le corresponde el título de primer médico de nombre conocido comenzó a fines del siglo XIX. E.T. Withington, en un libro ya clásico titulado Medical History from the Earliest Times (1894), considera a Sekhet`enanach como un protomédico de uno de los faraones que vivió por el 3000 AC[iii]. En su tumba se lo representa envuelto en una piel de leopardo y con dos cetros en las manos; detrás de él, su esposa apoya una mano en su hombro. Lo único que se sabe de su vida es que “curó las narices del rey”. Como recompensa por este servicio, el monarca le concedió lo que deseara: el médico pidió que se labrara una estatua de piedra de su paciente contando la historia y que fuera colocada, en un primer momento, en un lugar visible del Palacio y luego, en la tumba del faraón. Así se hizo y gracias a este hecho es que se conoce la historia.

En la mitología egipcia existía una deidad llamada Sekhmmet, diosa de la guerra y a la que los curanderos pedían su intercesión cuando arreglaban las fracturas[iv]. El parecido de su nombre con la primera parte del nombre del médico me llevó a pensar que –quizá- éste se tratara de un título para los sanadores.

40% de descuento en Revista de Historia Digital ¡¡Date prisa!!
Mucho más conocido es Imhotep, cuyo nombre significa “aquel que vino en paz”. Para William Osler (1849-1919), considerado por muchos “el padre de la medicina contemporánea” y un estudioso de la historia de la disciplina, es a quién debemos considerar el primer médico conocido[v]. Sin embargo, Imhotep es más conocido como político, arquitecto, astrónomo y sacerdote del Templo de Heliópolis. Fue visir o Primer Ministro del faraón Zoser, de la III Dinastía (llamada menfita), quién inició –el siglo XXVII AC- una política expansionista aguas arriba del Nilo y hacia la Península del Sinaí.

Como ministro dirigió los trabajos de fortificaciones para la política expansionista del reino, diseñó la pirámide escalonada de Sakkarah o Saqqara –que marcó el paso de las tumbas frontales a la era de las Grandes Pirámides-, y ordenó el almacenamiento de granos tras prever una sequía -lo que podría haber servido de inspiración para la novela bíblica de José- [vi].

Pero así como conocemos la trayectoria política y arquitectónica de Imhotep, no sucede lo mismo con lo que respecta al “arte de la curación”. De su “rival” Sekhet´enanach por lo menos sabemos que curó las narices del faraón. Nada sabemos de las técnicas de Imhotep, los pacientes a los que trató o cuánto tiempo se dedicó a la profesión. Hay quienes le atribuyen la autoría del Papiro de Smith. Aunque este documento es muy posterior a su época (siglo XVII AC), el estilo antiguo de su escritura hace suponer que fue copiado de un manuscrito que data de los comienzos de la medicina egipcia[vii].

Más allá de esto, su trabajo galénico no debe haber sido despreciable, ya que a su muerte fue adorado primero como semidios y luego como Dios bajo el nombre de Imonthes. En Grecia fue identificado con Asclepio, hijo de Apolo y dios de la medicina, aunque –al igual que Imhotep- al principio fue considerado un semidios. Sus templos se situaban en las afueras de la ciudad y eran considerados “sanatorios”. En Roma tomó el nombre de Esculapio y su culto se estableció en la isla Tiberina, donde su templo también fue un sanatorio en el que el dios aparecía en sueños para recetar el remedio adecuado[viii].

En cuanto a Imhotep, se alzaron templos en Menfis, Tebas y Filé, en donde es muy probable que se aplicara la “incubación” o “sueño del templo” que encontramos en los cultos de Asclepio-Esculapio. El templo de Filé quedó inundado por la presa de Asuán (culminada en 1970). Imhotep fue enterrado en Menfis, pero su tumba no ha podido hallarse[ix].

En el Canto del Arpista (siglo XXI) encontramos la siguiente oración:

“He oído las sentencias de Imhotep y de Dyedefhor, que se citan como proverbios”[x].

Hoy en día parece banal la discusión acerca de si debemos considerar a  Sekhet´enanach o a Imhotep como el “primer médico de nombre conocido de la historia”. Este debate era más propio de una época en donde se creía que la historia había sido hecha por los “grandes hombres”. Ambos sanadores formaban parte de un contexto histórico y de una tradición médica que es necesario comprender y estudiar en su conjunto, más allá de las figuras individuales que la conformaron, sin negar los aportes que pudieron haber realizado.

Autor: Luciano Andrés Valencia para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

 

Bibliografía:

[i] Guthrie, Douglas; Historia de la Medicina, Barcelona-Buenos Aires, Salvat Editores, 1947, p. 29.

[ii] Aguada Díaz, Antonio Leon; Historia de las Deficiencias, Madrid, Escuela Libre Editorial, Fundación ONCE, 1995, pp. 41-42.

[iii] Citado por Guthrie, Douglas; Historia de la Medicina…, op. cit., p. 26.

[iv] Cardona, Francesc Ll.; Mitología y leyendas africanas, Barcelona, Olimpo-Educomunicaciones, 1998, pp. 53-54.

[v] Guthrie, Douglas; Historia de la Medicina…, op. cit., p. 26.

[vi] Asimov, Isaac; Los egipcios, Madrid, Alianza (Historia Universal Asimov, tomo III), 2000.

[vii] Wikipedia, www.wikipedia.es, artículo “Papiro de Smith”.

[viii] Di Nucci, Hernán; Diccionario de Mitología, Buenos Aires, Ediciones Pluma y Papel, 2008, pp. 33-34 y 88-89.

[ix] Guthrie, Douglas; Historia de la Medicina…, op. cit., p. 27.

[x] Wikipedia, www.wikipedia.es, artículo “Canto del Arpista”.

Parte de Foto de Portada:

CC BY-SA 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=505203

By Keith Schengili-Roberts – Own work: (photo), CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1352465

By https://wellcomeimages.org/indexplus/obf_images/be/0d/212a812963673e93a1aae46724d7.jpgGallery: https://wellcomeimages.org/indexplus/image/V0018149.htmlWellcome Collection gallery (2018-03-23): https://wellcomecollection.org/works/rqx46h6b CC-BY-4.0, CC BY 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=36515211

By Ashashyou – Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=63019518