The Beatles, una conjunción astral

¡Valora este artículo!
[Total: 44 Media: 4.8]
Tiempo de lectura: 5 minutos

Yo soy yo y mi circunstancia…”, afirmaba Ortega y Gasset. El desarrollo del ciclo vital de cualquier individuo – o grupo, en este caso – se compone de dos factores: el sujeto y su entorno o circunstancia. Valgan estas líneas para efectuar un breve repaso de las circunstancias personales y ambientales, que, al margen de su talento, contribuyeron  al desarrollo de su brillante carrera. De paso, rescataremos parte de su anecdotario, vivo reflejo de su carácter.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El interés de los Beatles como objeto de análisis historiográfico queda fuera de toda duda, dada su influencia en los movimientos socio-culturales de los años sesenta del pasado siglo, década de grandes trasformaciones sociales.

The Beatles, una conjunción astral

La popularidad de los Beatles estalló en un periodo en que la juventud dejaba de ser un estado transitorio hacia la edad adulta para convertirse en sujeto social activo y motor de cambios. El Mayo francés del 68, el movimiento hippie, el inicio de la liberación sexual, son movimientos juveniles de la época que cuentan con banda sonora de los Beatles, entre otros. Algunas de sus canciones se insertan plenamente en estas corrientes: “Revolution”, contra el activismo violento, “All You Need is Love”, himno antibelicista por excelencia, “Blackbird”, denuncia de la segregación racial…

Si te gusta la música prueba gratis:


El interés por ellos no decae: introducir “Beatles” en el buscador más popular  devuelve aproximadamente 182.000.000 de resultados. A título anecdótico decir que “Jesus Christ” devuelve más resultados, unos 523.000.000. Este dato invalida el polémico comentario de John Lennon comparando la popularidad de los Beatles con la de Jesucristo:

“los Beatles son más famosos que Jesucristo”.

A raíz de este comentario fueron condenados a la hoguera cientos de vinilos del grupo en la América profunda del Ku Klux Klan, obligando a Lennon a  pedir disculpas.

Obviando consideraciones artísticas, una serie de factores propiciaron la “explosión Beatle”, que cuenta con su propia definición: beatlemanía, término definido en el diccionario de la RAE como “afición acusada por la música y la estética de los Beatles”. Interrogado en cierta ocasión Lennon acerca del concepto de beatlemanía, manifestó su incapacidad para definirlo:

“dejaré que lo hagan los psicólogos. Y lo harán mal”.

Su irrupción se produjo en un periodo de crecimiento económico acelerado. Los jóvenes gozaban de un poder adquisitivo del que no pudieron disfrutar generaciones anteriores, propiciando un floreciente mercado juvenil donde los sectores del ocio y la cultura jugaban un papel destacado.

Por otra parte, el enorme desarrollo de los medios de comunicación de masas (especialmente los audiovisuales) sirvió para incrementar exponencialmente la industria musical orientada al mercado juvenil.

Liverpool, importante ciudad portuaria, era destino de muchos marinos que traían de la otra orilla del Atlántico discos de música afroamericana (rhythm & blues) y blanca sureña (country & western). No cabe duda de la enorme influencia de estas músicas en los jóvenes Beatles.

El Liverpool de principios de los 60 quedaba bastante alejado de los circuitos culturales británicos, centrados en Londres. En consecuencia, era imprescindible una eficaz labor de promoción para acceder a los estudios de grabación. Aquí entra en juego un personaje fundamental en el desarrollo de futuros acontecimientos, Brian Epstein. El periodista musical Diego A. Manrique afirmaba en 1986, con absoluto convencimiento:

“posiblemente los Beatles formarían hoy parte del ejército de parados de Liverpool de no ser por el entusiasmo que despertaron en Brian Epstein”.

Brian Epstein, miembro de una acomodada familia de Liverpool, era propietario de una tienda de discos. A su establecimiento llegaron rumores de un grupo local que actuaba en el club The Cavern. Movido por la curiosidad, asistió a una de sus actuaciones, pese a que su elegante presencia desentonaba con el ambiente proletario del local. Epstein quedó agradablemente sorprendido por la música y el carácter de los Beatles, percibiendo de inmediato su enorme potencial. Aceptado por estos como representante, comenzó su faena suavizando la dura imagen y modales de sus pupilos: las cazadoras de cuero fueron sustituidas por trajes a medida, con chaquetas de cuello redondo ¡la fama exige sacrificios!

Epstein consiguió una audición en el sello discográfico Decca, pero a  su responsable – en mala hora – no le convencieron, por lo que fueron rechazados con una genial excusa: “los grupos de guitarras están pasados de moda, Sr. Epstein”. Gran visionario este ejecutivo.

El perseverante Epstein siguió insistiendo hasta que logró persuadir a George Martin, gerente y productor de Parlophone, sello menor subsidiario de EMI. Ya en el estudio de  grabación y tras la charla preliminar, George Martin les preguntó si había algo que no les gustaba. «Bien, para empezar, no me gusta nada tu corbata», respondió con guasa George Harrison, arrancado una sonrisa del serio Martin, que aceptó la broma de buen grado. Comenzaba una productiva colaboración.

George Martin, de formación clásica, enriqueció las grabaciones de los Beatles con sus arreglos y su habilidad técnica en época de escasos medios. La crítica musical especializada se muestra unánime: sin George Martin, el sonido de los Beatles no hubiera sido el mismo. Ganador de varios premios Grammy, entró en el Rock & Roll Hall of Fame en el año 1999.

En función de las “circunstancias” descritas, es indudable que los vientos de la diosa fortuna soplaron a favor de los Beatles. El talento y el esfuerzo, siendo factores necesarios para alcanzar el nirvana, no son suficientes. Es discutible sí, sin el concurso de Brian Epstein y George Martin, los Beatles hubieran efectivamente acabado en la cola del paro, aunque esto ya queda como ejercicio de historia contrafactual.

Los Beatles también tienen su rincón en la prehistoria más lejana: Lucy, la  Australopithecus afarensis, fue bautizada así porque los investigadores, en el momento de su descubrimiento, escuchaban la canción “Lucy in the Sky with Diamonds”.

Sirva como colofón dos hitos espaciales en su carrera, relacionados con sendas canciones: “All You Need is Love” fue la primera canción retransmitida por televisión en directo, vía satélite, a escala mundial y “Across The Universe”, fue enviada por la NASA desde Madrid hacia la estrella Polaris. Tardará 431 años en alcanzar su destino.

Autor: Enrique Aparicio Hernández para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

 

Bibliografía:

EMERICICK, GEOFF; MASSEY, HOWARD: El sonido de los Beatles. Indicios. Barcelona, 2011.

MANRIQUE MARTINEZ, DIEGO ALFREDO (Coord.): Historia del rock. Promotora de Informaciones, S.A. Madrid, 1986.

THE BEATLES: Antología. Ediciones B, S.A. Barcelona, 2000.

CRIPPS, COLIN: La música popular en el siglo XX. Ediciones Akal. Madrid, 2001.

FUENTES ELECTRÓNICAS:

Encuentran el cráneo de un Australopithecus Anamensis, coetáneo de ‘Lucy’. Recuperado el 10 de abril de 2020 de:

https://www.rtve.es/noticias/20190828/encuentran-craneo-australopithecus-anamensis-coetaneo-lucy/1977889.shtml

La historia de la primera canción que llegó al espacio profundo. Recuperado el 10 de abril de 2020 de:

https://www.lavozdigital.es/ciencia/abci-historia-primera-cancion-llego-espacio-profundo-201901210212_noticia.html

Parte de Foto de portada:

De 6strings – https://www.flickr.com/photo_zoom.gne?id=23280137&context=set-58951&size=o, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=452243

By [Olya Usovaツ], CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=53622928