Hircano contra Aristóbulo: las luchas en tierras judías y la intervención de Pompeyo

¡Valora este artículo!
[Total: 29 Media: 3.5]
Tiempo de lectura: 5 minutos

 A mediados del primer siglo antes de nuestra era, y como parte de su expansión por Asia, Roma se interesó por el territorio gobernado por los judíos. La intervención de Roma en Palestina se produjo a consecuencia de dos factores fundamentales: la lucha por el poder entre los hermanos Hircano contra Aristóbulo, y la presencia de Pompeyo en la zona, derivada de su campaña de conquista del Ponto.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mapa de la zona
Mapa de la zona

Pompeyo se propuso entonces hacerse cargo de Asia Menor y envió para ello a Siria a su legado Marco Emilio Escauro, quien al llegar al lugar fue informado del conflicto existente en Judea. A partir de ese momento, el pueblo judío no volvería a verse libre del dominio romano.

Hircano contra Aristóbulo: origen del conflicto

La situación con la que se encontró Escauro a su llegada a tierras judías fue la que sigue. En el año 79 a.C. había fallecido el rey y Sumo Sacerdote Alejandro Janneo. Su esposa Alejandra lo había sustituido en el gobierno, mientras que designaba al hijo mayor de ambos, Hircano, Sumo Sacerdote.

Pero Alejandra moría en el año 67 a.C., momento aprovechado por Hircano para proclamarse rey con el apoyo de los fariseos, al tiempo que su hermano Aristóbulo, respaldado por los saduceos, decidía arrebatarle el poder por la fuerza.

Aristobulus II
Aristobulus II

Cuando Escauro llegó a Judea, ambos hermanos intentaron ganarse el favor de Roma. A pesar de que Flavio Josefo nos diga que Aristóbulo mandó un regalo que consistía en una parra de oro por valor de quinientos talentos, la cual Estrabón vio en el templo de Júpiter Capitolino en Roma, Pompeyo decidió favorecer a Hircano.

Intervención de Pompeyo y saqueo del templo

Unidos Roma e Hircano, marcharon contra su hermano, en una contienda que terminó en el año 63 a.C. con la toma de Jerusalén y un asedio al Templo que duró tres meses y que provocó un baño de sangre, con los sacerdotes -que decidieron no interrumpir el culto- degollados al pie de altar y el propio Pompeyo entrando en el recinto sagrado, ganándose así la repulsión de los judíos. No obstante, el general ordenó a sus soldados que no tocaran ninguno de los objetos del Templo, según Flavio Josefo debido a su religiosidad y su virtud.

Masacre en el Templo
Hircano contra Aristóbulo: Masacre en el Templo

Las disposiciones tomadas por el Magno fueron severas: mandó decapitar a los responsables del conflicto, sometió a tributo el territorio, redujo la extensión de Judea de forma considerable –arrebatándole algunas zonas como las ciudades costeras y todas las ciudades no judías situadas al este del río Jordán y adjudicándoselas al gobernador de Siria, Emilio Escauro-, y nombró a Hircano Sumo Sacerdote de los territorios restantes, mientras que Aristóbulo era llevado a Roma como prisionero de guerra. Allí desfiló en el año 61 a.C. con motivo de la celebración del triunfo de Pompeyo.

Con estas disposiciones, la libertad del pueblo judío fue eliminada, con un Sumo Sacerdote al frente que solamente era un títere de Roma sometido de forma indirecta a los designios del gobernador de Siria.

La paz se resiste

La designación de Hircano II como Sumo Sacerdote no significó la llegada de la estabilidad al territorio judío, ya que se produjeron una serie de problemas que tuvieron como protagonistas a Aristóbulo y sus hijos Antígono y Alejandro, así como, más adelante, a Antípatro con sus hijos Fasael y Herodes.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Por un lado, tanto Aristóbulo como sus hijos trataron de recuperar el estatus perdido a la llegada de Pompeyo. Alejandro intentó deshacerse de su tío Hircano por la fuerza, pero fue detenido en el año 57 a.C. por el nuevo gobernador de Siria, Gabinio, tras lo que se decidió la división del territorio judío en cinco distritos con capitales en Jerusalén, Amato, Séforis, Jericó y Adora de Idumea. Más o menos al mismo tiempo Aristóbulo y su otro hijo huían de su prisión en la Urbs y se alzaban contra Hircano, siendo detenidos por Gabinio en la fortaleza de Maqueronte y conducidos de nuevo a Roma.

Fortaleza de Maqueronte
Fortaleza de Maqueronte

Ante una nueva rebelión de Alejandro, Gabinio decidió reforzar el poder de Hircano y unir de nuevo el territorio. En el año 54 a.C. pasó a gobernar toda la zona bajo el control directo del gobernador de Siria, Marco Licinio Craso, quien esquilmó el territorio y se hizo con sus obras de arte. Afortunadamente la situación duró muy poco tiempo, pues al año siguiente Craso moría asesinado y le sucedía su cuestor, Casio Longino, quien tuvo que sofocar una revuelta en Jerusalén en contra de Hircano.

Cambios en el gobierno

El 9 de agosto del año 48 a.C. se produjo la batalla de Farsalia, en la cual Cayo Julio César derrotó definitivamente a Pompeyo, quien moriría en Egipto poco después. En los últimos momentos de la guerra civil, tanto Hircano como Antípatro se habían decantado del lado de César, por lo que éste decidió recompensarlos.

La Batalla de Farsalia
La Batalla de Farsalia

Confirmó a Hircano en su puesto y lo nombró etnarca. El territorio quedó exento de pagar tributo y de toda contribución de tipo militar, y se les prometió a los judíos de la diáspora el libre ejercicio de su religión. Además, Antípatro fue hecho ciudadano romano y nombrado procurador de Judea. Esta última disposición es la que más afectó al futuro del pueblo judío, ya que Antípatro colocó en puestos de gobierno a sus hijos Fasael, a quien entregó Judea y Perea, y Herodes, a quien le correspondió Galilea.

La rebelión Judía contra Roma
La rebelión Judía contra Roma

A partir de este momento, la historia del territorio judío siguió estando íntimamente ligada a las vicisitudes de Roma. La zona pasó de apoyar a César a ser partidario de Marco Antonio, y después de Augusto. Finalmente, perdió su condición de territorio libre a mediados del siglo I d.C., bajo el gobierno de Agripa II, lo que provocó la violenta rebelión del año 66 d.C., la cual evolucionó en una guerra contra Roma que duraría hasta el año 74 d.C..

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico