El Tostado, la antítesis de Torquemada

¡Valora este artículo!
[Total: 28 Media: 4]

Nacido en Madrigal de las Altas Torres (Ávila) hacia 1410, fue hijo de Alonso Fernández Tostado y Catalina Alonso de Ribera. Fue conocido como Alfonso (Alonso) el Tostado.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La vida de Alfonso discurre bajo el reinado de Juan II, durante la primera mitad del siglo xv. Madrigal, Salamanca y Ávila fueron los enclaves de su breve vida.

Alfonso de Madrigal, el Tostado

Estudió en el convento franciscano de Arévalo sus primeras letras, gramática y lengua latina. En 1431 comienza en Salamanca su primer curso de arte, llegando a ser maestro. En 1433 fue admitido en el Colegio Mayor de San Bartolomé de Salamanca y en 1437 fue elegido rector del Colegio. Obtiene la cátedra de filosofía moral, estudia teología y más tarde será maestro en Teología.

De 1446 a 1454 fue maestrescuela de la Universidad. Ocupó varias cátedras, entre ellas las de Poesía, Filosofía, Moral y Biblia. Hoy se puede contemplar el escudo del Tostado en la fachada de la Universidad de Salamanca. Fue un escritor infatigable y dominó el latín, el griego y el hebreo, además de tener formación en artes, teología, filosofía natural y moral, astrología, astronomía, geografía e historia.

Citó en sus escritos diversos textos de autores clásicos: Homero, Lactancio, Séneca, Pitágoras, Ovidio, Virgilio, Cicerón, Platón, San Agustín y Aristóteles. Demostró una enorme capacidad de memoria para retener sus lecturas. Escribió una amplia e ingente obra de vastas dimensiones, alcanzando fama de escritor infatigable, por lo que en su tiempo se hizo popular la frase

«Escribes más que el Tostado».

Como queda dicho, Alfonso vivió en la primera mitad del siglo xv, coincidiendo con el reinado de Juan II. El rey le tuvo como asesor y amigo, ya que Juan II residió en el palacio de Madrigal, de donde Alfonso era natural.  En 1442 Juan II pide a Alfonso que viaje a Roma para resolver un litigio con Alfonso V de Aragón ante el pontífice. El Tostado aprovecha el viaje a Italia para formular en Roma su doctrina teológica.

Escribe su obra Defensorium trium conclusionum. Su exposición fue malinterpretada y solicita al papa Eugenio IV aclarar sus tesis. Tres cardenales (uno de ellos, Juan de Torquemada) designados por el pontífice examinaron las proposiciones del Tostado y señalaron como no ajustadas cinco de ellas. Los argumentos del Tostado fueron tergiversados.

Se trataba de un enfrentamiento entre talantes muy diversos: el duro y estricto de Torquemada y el democrático y conciliador del Tostado. La dura experiencia de su estancia en Roma y Siena hizo que en el viaje de regreso a España decidiera retirarse al monasterio de Scala Dei (Tarragona), retiro que inició el 6 de enero de 1444 y que durará un tiempo.

El 15 de abril de 1444 el rey Juan II llama a Alfonso para nombrarle consejero y canciller del monarca, lo que motivó que dejara el monasterio antes de lo previsto. Como Juan II era aficionado a la música y le gustaban las cosas de Italia, quería estar rodeado de gente como Alfonso. El Tostado fue un hombre medieval abierto a un nuevo estilo de vida. Fue un humanista reacio a dejarse influenciar por los modelos de la Antigüedad y que intentó compaginar el humanismo con la teología. Aristóteles fue su gran modelo.

En su época no existía aún la imprenta y por tanto Alfonso no pudo ver impreso ninguno de sus trabajos, a pesar de escribir tantas obras. La invención de la imprenta tuvo lugar veinte años después de su muerte. Sus obras manuscritas fueron divulgadas más tarde por la imprenta: su primera obra impresa, el Evangelio de San Mateo, tardará unos veinticuatro años en ver la luz. La reina Isabel quiso promover la divulgación de las obras del Tostado, pero hasta el reinado de su nieto Carlos V no pudo ser satisfecho aquel deseo.

En 1531 fue publicada la primera edición de gran parte de su obra, aunque muchos escritos quedaron inéditos. No será hasta principios del siglo xviii, casi trescientos años después, cuando se edite su obra completa en veintisiete volúmenes. Desde febrero de 1454 ocupó la silla obispal de Ávila, pero solo estará en el puesto algo más de un año, ya que murió el 13 de septiembre de 1455, en una casa que el obispado tenía en Bonilla de la Sierra. Está enterrado en la catedral de Ávila.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Yutaka Suzuki 2015 Personajes del siglo xv, Origenes del Imperio español.

ISBN: 9788460690399.

Comentarios