Blanca I, Reina de Navarra

¡Valora este artículo!
[Total: 33 Media: 4.2]

Blanca I era la segunda hija de Carlos III de Navarra y Leonor de Trastámara (hija del fundador de la dinastía Trastámara, Enrique II de Castilla), y nace en Pamplona.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Fue reina consorte de Sicilia por su matrimonio con Martín el Joven, rey de Sicilia y heredero de la Corona de Aragón. El 21 de enero de 1402 su padre, Carlos III el Noble, concertó su matrimonio con el hijo heredero de Martín I de Aragón, dentro de su política de amistad y concordia con los reinos vecinos.

Blanca I, reina de Navarra

En 1405 Martín el Joven abandona Sicilia y retorna a Aragón para resolver algunos asuntos, dejando a Blanca como regente de Sicilia durante su ausencia. El 17 de diciembre de 1406 da a luz a su primer hijo, Martín, que fallece ocho meses después. El 13 de agosto de 1408 su marido vuelve a dejar Sicilia, esta vez por una expedición militar al reino de Cerdeña, nombrando a Blanca de nuevo como regente, pero ya no regresa porque muere en Cagliari el 25 de julio de 1409.

El 7 de agosto del mismo año, su suegro Martín I de Aragón queda como sucesor del reino de Sicilia, pero respeta el testamento de su hijo de que su mujer se mantuviera en calidad de regente, confirmando a Blanca en el cargo. El 31 de mayo de 1410 Martín I de Aragón fallece sin heredero, lo que provoca la lucha por la sucesión, pero Blanca continúa como regente por su buen gobierno, afianzada por los sicilianos. Se suceden varias propuestas de matrimonio: la del hermano de la reina consorte de Francia, el hijo del heredero del duque Roberto I de Bar, que fallecerá en la batalla de Azincourt en 1415; la de un descendiente del rey de Sicilia Federico III, y la del hijo de Juan I de Portugal.

Finalmente, todas las proposiciones fracasan o se cancelan. Durante ese periodo de incertidumbre se produjo el intento de rapto por parte de Bernardo Cabrera, conde de Modica. Blanca no solicitó la ayuda de su padre, el rey de Navarra, para evitar posibles conflictos por la injerencia de tropas extranjeras en Sicilia, aunque sí que hubo presencia de enviados militares de su padre para proteger la regencia de su hija. Se eligió a Fernando de Antequera, su primo, ya que la madre de Blanca (Leonor) y el padre de Fernando de Antequera (Juan I de Castilla) eran hermanos.

En junio de 1412 Fernando había sido proclamado rey de Aragón por el Compromiso de Caspe. La muerte de Juana (hermana de Blanca), heredera del reino de Navarra, en julio de 1413, obliga a Blanca a dejar la regencia de Sicilia y regresar a Navarra a petición de su padre. Dos años después, en 1415, Blanca abandona Sicilia, donde había vivido y gobernado durante trece años, para siempre. Blanca tenía entonces 30 años. Un año después fue jurada como heredera del reino de Navarra en las Cortes de Olite ante las personalidades destacadas del reino y los invitados extranjeros.

El 5 de noviembre de 1419 se acuerda el enlace de Blanca, de 35 años, con el infante de Aragón Juan (futuro Juan II de Aragón), de 22 años, hermano de Alfonso V de Aragón. Ambos se habían conocido en Sicilia, cuando Juan estuvo allí como lugarteniente de su padre Fernando y se enamoró de la reina viuda. Aunque Blanca era trece años mayor que Juan, era hermosa y atractiva. El 5 de diciembre de 1419 se celebra la boda por poderes en Olite y el 18 de junio de 1420 el matrimonio se realiza en la catedral de la Virgen María de Pamplona. El 29 de mayo de 1421 nace el primer hijo, Carlos, en Peñafiel, donde residía el matrimonio. En 1422 su padre, Carlos III el Noble, pide a Blanca que retorne con su hijo Carlos a Navarra para instruirle como príncipe de Viana y como heredero de la corona mediante documento fechado el 20 de enero de 1423 en Tudela.

En 1423 nace su hija Juana, en 1424 nace Blanca y al año siguiente Leonor, que va a ser la sucesora de Blanca y se casará con Gastón IV de Foix. O sea, que en cuatro años de matrimonio nacieron cuatro hijos, lo que demuestra la intensa relación conyugal de Blanca y Juan en este tiempo. El 8 de septiembre de 1425, año del nacimiento de su última hija, muere Carlos III el Noble en Olite y Blanca se convierte en la reina de Navarra. La ceremonia oficial de la coronación no pudo tener lugar hasta 1429, cuatro años después, debido a que su marido Juan estaba ocupado en Castilla con sus injerencias en el gobierno de Álvaro de Luna, privado de Juan II de Castilla.

El 15 de mayo de 1429 por fin se pudo celebrar la investidura en la catedral de Pamplona. Es de imaginar que la reina Blanca estaba bastante entregada a su marido Juan, incluso para los asuntos de Navarra, y que no se interesó demasiado, dejando al antojo de su marido el gobierno. Según parece, ella desempeñó el papel de una mujer ama de casa totalmente obediente a su marido que no se entremetía en temas de trabajo. Así, por la abulia de Blanca, Juan se apoderó de la corona que correspondía a su hijo Carlos. En el testamento dejado por Blanca recomienda a su hijo que antes de tomar el título de rey pida el consentimiento de su padre.

Como consecuencia, después de la muerte de Blanca estalla la guerra civil (1451-1460) entre los que apoyan al príncipe Carlos (beaumonteses) y los seguidores de su padre (agramonteses). En todo momento, Blanca intentó evitar la guerra con Castilla suavizando la tensión creada por su marido con Álvaro de Luna, privado de Juan II de Castilla. Por este motivo ofrece el matrimonio de su hija Blanca con el príncipe Enrique (futuro Enrique IV de Castilla), hijo de Juan II de Castilla, firmando el acuerdo en Toledo en 1436.

Blanca viaja a Valladolid en 1440, un año antes de su muerte, para asistir a la boda de su hija con el príncipe Enrique, quien acababa de cumplir 15 años. A su regreso visita Guadalupe en peregrinación y después se entrevista con personalidades importantes de la nobleza castellana para mantener con ellos buenas relaciones. En el camino de vuelta, fallece en una localidad entre Arévalo y Segovia: Santa María la Real de Nieva.

En este pueblo de Segovia la enterraron en contra de su última voluntad, ya que en su testamento pide que la entierren en la iglesia de Ujué, cerca de Olite, templo que por haber sido frecuentado desde tiempo inmemorial por su padre, su abuelo y sus antepasados era un santuario familiar. La guerra civil fue la causa del olvido lamentable de su traslado.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Yutaka Suzuki. Personajes del siglo xv, Orígenes del Imperio español. ISBN 9788460690399. 2015

Comentarios