Catulo y Lesbia, de la pasión al despecho

¡Valora este artículo!
[Total: 355 Media: 2.7]
Tiempo de lectura: 5 minutos

Catulo y Lesbia, sus amores se hicieron famosos en la Roma del siglo I a.C., cuando el poeta Catulo escribió algunos de los poemas de amor y desamor más conocidos de la Roma republicana. En ellos, narra de forma profundamente vívida su experiencia personal con una mujer romana a quien da el nombre de Lesbia. Se trata de una historia de amor increíblemente pasional que se torció abruptamente, convirtiendo al poeta en un hombre despechado y vengativo.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Ejércitos y batallas de la Grecia Clásica (57 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Catulo y Lesbia: la historia de amor

Nacido hacia el año 87 a.C. en la Galia Transpadana y perteneciente a una familia preeminente, Gayo Valerio Catulo se estableció en Roma siendo un joven. Allí se convirtió en un reconocido poeta integrado en los círculos literarios que frecuentaba el propio Cicerón.

En Roma Catulo se enamoró de una mujer algo mayor que él, a quien le dedicó gran cantidad de poemas bajo el sobrenombre de Lesbia. Lesbia es descrita por el poeta como una mujer extremadamente bella -se la llega a denominar Boopis, ojos de vaca, para igualar su hermosura a la de la diosa Hera-, intensa en el amor e independiente, una mujer que rompe con los roles de género existentes en la Roma antigua.

Catulo y Lesbia
Catulo y Lesbia

De una relación que parece que fue muy intensa y que tuvo diversas rupturas con sus respectivas reconciliaciones, Catulo compuso poemas amorosos tan conocidos como los siguientes:

Vivamos, Lesbia mía, y amemos,

y a las maledicencias de los viejos severos

démosles menos valor que a una peseta .

Los astros pueden morir y volver;

pero nosotros, una vez que muera nuestra breve luz,

deberemos dormir una última noche perpetua.

Dame mil besos, luego cien mil;

luego otros mil, luego otros cien mil;

luego hasta otros mil, luego cien mil.

Después, hechos ya muchísimos miles,

revolvámoslos, para que no lo sepamos nosotros,

ni ningún malvado pueda mirarnos con malos ojo,

cuando sepa cuántos besos nos dimos.

Me preguntas, cuántos besos tuyos,

Lesbia, me serían más que suficientes,

Cuan gran el número de arena de Libia

yace en Cirene, de laserpicïo plena,

entre el oráculo del ardiente Júpiter

y el túmulo del anciano Bato;

o cuantos astros, al callar la noche,

ven los amores ocultos de los hombres;

sólo esos besos satisfarán

a Catulo el loco más que suficientemente,

que ni contarlos podrán los curiosos

ni con sus malas lenguas hechizarlos.

Catulo y Lesbia: La ruptura

Desafortunadamente para Catulo, la relación no duró eternamente. Lesbia, que era una mujer casada, quedó viuda en el año 59 a.C. Si el poeta albergaba alguna esperanza de que la relación se oficializase con este hecho, no fue así, ya que pronto Lesbia abandonó definitivamente a Catulo por un amante aún más joven que él, Celio Rufo, que además era amigo del poeta. Despechado, Catulo decidió abandonar Roma y trasladarse a Bitinia, donde se encontraba su hermano.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Ejércitos y batallas de la Grecia Clásica (57 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Pero el poeta no se quedó ahí, sino que decidió dedicar algunos versos bastante mordaces a su antigua amante, convirtiendo a la mujer independiente que antes amaba en una prostituta impúdica y sin sentimientos. Un despecho que expresó así:

Nuestra Lesbia, Celio, aquella Lesbia,

aquella Lesbia a quien Catulo amó,

más que a sí mismo amó, más que a todo lo suyo amó,

ahora en esquinas y en callejuelas

se la pela a los magnánimos nietos de Remo.

 

El trasfondo histórico: ¿quién era Lesbia?

Al margen de las sensaciones que pueda provocarnos esta historia de amor y desamor, no podemos dejar de lado la veracidad histórica de los hechos que nos narra Catulo. La historiografía dedicada al estudio de la mujer en la Antigua Roma se muestra de acuerdo en señalar la realidad de esta relación y de poner nombre propio a la figura de Lesbia: el de Clodia, una mujer mencionada en las fuentes clásicas por autores como Cicerón.

Catulo leyendo sus poemas en casa de Lesbia
Catulo leyendo sus poemas en casa de Lesbia

Nacida en el año 94 a.C. en el seno de una familia de la nobilitas, era hija de Apio Claudio Pulcher y Cecilia Metela, se segunda esposa. Fue la cuarta de seis hermanos, de los cuales se encontraba especialmente unida a su hermano mayor Claudio, quien posteriormente cambiaría su nombre por el de Clodio. Se casó con treinta años -mucho más tarde de lo habitual para la época- con Quinto Cecilio Metelo, cónsul en el año 60 a.C. y fallecido un año después.

Parece ser que la relación entre Catulo y Clodia comenzó cuando éste llegó a Roma, ya que allí fue acogido como huésped en casa del cónsul Metelo. Muerto éste, Clodia era libre para casarse con Catulo, pero como ya hemos señalado decidió abandonarlo y buscarse un nuevo amante.

Pero las informaciones que poseemos sobre Clodia no sólo provienen de Catulo, sino también de Cicerón, amigo del poeta y de Celio y enemigo político de su hermano Clodio. La verdadera Lesbia aparece caracterizada como una mujer inmoral en la defensa que Cicerón, en su papel de abogado, hace de Celio cuando éste es acusado de asesinato y participación en la conocida conjura de Catilina. La defensa del orador se basa en acusar a Clodia de los cargos por los que se juzgaba a su defendido, ya que ésta se sentiría despechada porque Celio la había abandonado. Además, Cicerón señaló que Clodia había asesinado a su esposo, se había acostado con esclavos y había llevado una vida licenciosa.

El gorrion de Lesbia, cuadro de DE Joncieres (1899)
El gorrion de Lesbia, cuadro de DE Joncieres (1899)

Por otro lado, parece ser que con el tiempo la opinión que Cicerón tenía de Clodia cambió, ya que tras la muerte de su hija Terencia el orador se puso en contacto con la amante de Catulo y Celio para pedirle que le vendiese unas tierras próximas al Tíber para poder construir un mausoleo donde descansasen los restos de Terencia.

En definitiva, la historia de Catulo y Lesbia no sólo nos muestra que las relaciones amorosas en la Antigua Roma no diferían mucho de las actuales, sino que también nos sirve para apreciar el revuelo que en el siglo I a.C. causó una mujer que decidió vivir su sexualidad de forma libre y sin importarle lo que la opinión pública pensase de ella.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres puedes leer gratis el Especial Ejércitos y batallas de la Grecia Clásica (57 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Vivamus, mea Lesbia. Catulo

Catulo 5. Vivamus mea Lesbia. Recitación en latín