Torturas Medievales en la oscura Edad Media

¡Valora este artículo!
[Total: 105 Media: 2.9]
Tiempo de lectura: 4 minutos

Para conocer la oscuridad real del alma humana durante la Edad Media, hay que tener presente las herramientas con las que se practicaba el dolor y la muerte. Muchos de los condenados confesaban ser culpables por no vivir la agonía a la que estaban siendo sometidos. La mayoría de estas torturas las practicó la Santa Inquisición, creada en 1184. Tomás de Torquemada (1420-1498) fue un fraile Dominico, pero también fue el Gran Inquisidor de España, utilizando varios métodos del terror. Acabó con la vida de unas dos mil personas.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Torturas Medievales: Cocinados al fuego

Muchos de los métodos, en palabras del historiador Edward Peters, son continuaciones de otras torturas similares que vienen de antiguo. Uno de los ejemplos más aterradores de la antigüedad lo encontramos en el Toro de Falaris, cuyo nombre se atribuye a un tirano de Sicilia muerto en el 554 a.C. Este dispositivo de tortura consistió en introducir al condenado – o a la persona en cuestión – dentro de un toro de bronce y quemarle vivo mediante hogueras, de manera que funcionaba a modo de horno.

Una tortura parecida podría atribuirse a La Rueda, que fue una máquina que consistió también en cocer a la víctima. Se giraba avivada por fuego. La sangre no tardaba en hervir lentamente. La víctima, normalmente, perdía el conocimiento por el giro continuo.

Toruras Medievales: Toro de Falaris
Toruras Medievales: Toro de Falaris

Torturas Medievales: Métodos básicos

Más ordinario, pero no menos aterrador, fue el de arrancar la piel a tiras con todo tipo de herramientas como pinzas, garfios de hierro o úngulas. No era extraño en la época mostrar las partes desmembradas en público para que sirviese como método ejemplarizante.

Torturas Medievales: La Rueda
Torturas Medievales: La Rueda

El Aplastapulgares era una máquina de tortura destinada a hacer sufrir sobre todo a los reos y ladrones. El dispositivo consistía en aplastar mediante metal las manos de las víctimas. Dependiendo de la presión, el grado de dolor variaba. Primero eran las uñas, y después la carne e incluso el hueso de las falanges.

Torturas Medievales: Aplastapulgares
Torturas Medievales: Aplastapulgares

Torturas Medievales: Torturas sin sangre

Otro método para quebrar articulaciones y huesos aplicado a toda la anatomía, era el aparato conocido como El Potro. Su sistema era sencillo. Consistía en inmovilizar a la víctima sobre madera a modo de cama. Mediante una manivela se recogían las cuerdas, que podían estar atadas a piernas, brazos o incluso el cuello. De este modo se estiraban las articulaciones y podían tener lugar desligamientos y roturas considerables.

Torturas Medievales: El Potro
Torturas Medievales: El Potro

La Garrucha fue uno de los métodos más extendidos durante la Edad Media, debido a que cumplía los requisitos eclesiásticos para torturar: no había derramamiento de sangre ni mutilaciones. El acusado era elevado mediante cuerdas, atado de muñecas o tobillos, y quedaba colgado en el aire de manera que las articulaciones se veían resentidas y se ocasionaba el dislocamiento de los miembros.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El Romperodillas, La Araña (Rompe Pechos), AplastaCabezas eran otros métodos de tortura que como su propio nombre indica en cada uno, consistían, a fin de cuentas, en hacer daños atroces sin derramamiento de sangre. Los huesos se rompían y se fragmentaban, causando un dolor imposible de soportar.

Torturas Medievales:Las torturas más aterradoras

Un clásico de tortura medieval era la llamada Dama de Hierro, que consistía en una especie de sarcófago del que sobresalían pinchos metálicos. Era una estructura hueca para que cupiese la persona torturada para recibir un castigo agónico que buscaba puntos estratégicos para que se desangrase de una manera dolorosa y no le causase la muerte inmediata.

La Cuna de Judas era la máquina destinada para sacar confesiones. Un banco terminado en una punta de estaca, sobre la que se sentaba el condenado mediante cuerdas y poleas. Podía ocasionar fuertes lesiones según se variaba la altura subiendo o bajando a la víctima.

Torturas Medievales: Cuna de Judas
Torturas Medievales: Cuna de Judas

Finalmente, podría considerarse a La Sierra como uno de los peores sistemas de tortura. Se aplicaba sobre todo a asesinos, violadores y traidores. Para llevarla a cabo se colocaba a la víctima colgada boca abajo y, mediante la ayuda de una sierra, dos verdugos iban cortando de lado a lado a la víctima. Este tipo de tortura se hizo en público para que sirviese de ejemplo a la población.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

 

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico