Beatriz Galindo, la mujer más culta del siglo XV en la Península Ibérica

¡Valora este artículo!
[Total: 124 Media: 3.2]
Tiempo de lectura: 6 minutos

Beatriz Galindo nació en Salamanca hacia 1465, era hija de Juan López de Gricio, hidalgo de origen zamorano. Se la conoció con el sobrenombre de la Latina. No se conoce mucho de su vida hasta su entrada en la corte de la reina Isabel en 1486. Se supone que estudió en Salamanca.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Beatriz Galindo, la Latina

Pronto demostró su sorprendente capacidad intelectual en materia de gramática y latín. Sus padres no eran ricos, pero pudieron educar a sus hijos adecuadamente y pensaron enviar a Beatriz Galindo a un convento para que pudiera seguir sus estudios, ya que en aquella época las mujeres no tenían otro lugar donde poder estudiar que no fueran los conventos.

A sus 16 años ya dominaba el latín, lo que asombraba al claustro de la Universidad de Salamanca, y su fama ya era conocida en toda la ciudad. Hasta entonces no había sido concebible una mujer culta que no fuera religiosa a la vez. Beatriz será la primera mujer laica culta, aunque estuvo a punto de meterse monja para poder seguir sus estudios.

Su vida cambió radicalmente cuando recibió el llamamiento de la reina Isabel, que, interesada en conocerla y en recibir clases de latín, la nombró preceptora de sus hijos. Así comienza la vida de Beatriz Galindo a sus 21 años al lado de la reina Isabel. En principio su única misión era la enseñanza del latín a la reina y a sus hijos, pero después de una continua y estrecha relación con Isabel la Católica quedó demostrado el valor intelectual de Beatriz.

La reina supo apreciarlo y empezó a contar con ella para los proyectos de modernización de la gobernación del reino que los Reyes estaban pensando introducir. La idea era ir reduciendo el poder de la alta nobleza e incorporar la nueva generación de intelectuales profesionales, procedentes de la nobleza media. Se pensaba en universitarios con formación académica en diversas materias y que fueran capaces de asumir responsabilidades en la futura política de los Reyes Católicos. Beatriz Galindo formaba parte de la nueva generación de esa nobleza media que rodeaba a los Reyes, quienes deseaban modernizar la estructura del gobierno que hasta ese momento había estado en manos de la alta nobleza tradicional.

Los monarcas de la Edad Media no podían hacer casi nada sin contar con la alta nobleza, que dominaba todo el reino, y no podían perjudicar sus intereses. Isabel y Fernando se dieron cuenta de ello y aprovechando la coyuntura de la guerra civil, en la que la mayoría de la nobleza rebelde acabó rindiéndose ante los monarcas, les resultó relativamente fácil sustraerles esa parcela de poder y hacer un cambio radical en la administración del reino. Consiguieron aumentar el poder real basándose en este nuevo sector compuesto por nobles medianos.

Para crear un gobierno que supiera administrar los recursos del reino, poner orden en la sociedad civil y establecer la nueva jerarquía del Estado bajo el mando de los Reyes, necesitaban personas de alto nivel académico y total fidelidad a la monarquía. Las Cortes de Madrigal, celebradas por primera vez en 1476 después de la victoria de Toro contra los portugueses, originaron la base de la nueva estructura del reino, de la reforma profunda que pretendían acometer Isabel y Fernando en todos los campos de la sociedad medieval arcaica de Castilla.

Para alcanzar tal cometido necesitaban gente nueva sin vinculación con el pasado ni compromiso con la alta nobleza tradicional. La reina Isabel necesitaba a Beatriz Galindo para fomentar la cultura a través del conocimiento del latín, al que hasta entonces las mujeres no habían tenido acceso. Sobre todo en el campo de la religión la reina promocionó la intervención de las mujeres de la corte, ya que el poder político seguía siendo privativo de los hombres. No encontró ninguna otra mujer con el nivel cultural y la formación académica de Beatriz Galindo.

En 1495 Isabel decide casar a Beatriz con un héroe de la guerra de Granada, el artillero Francisco Ramírez de Madrid, para mantenerla dentro del círculo de las personas de confianza que rodeaban a la reina. Francisco era uno de los más fieles servidores de los Reyes, que había apoyado a Isabel en la guerra de Sucesión en contra de los partidarios de la causa de Juana la Beltraneja, y que fue nombrado consejero de los Reyes y secretario de Fernando tras su gran contribución en las batallas de Zamora y de Toro.

Fue un hombre de total confianza de Isabel y Fernando antes de que subieran al trono de Castilla. Beatriz Galindo y Francisco, después de pasar unos años de matrimonio en la corte de los Reyes, decidieron fundar un hospital en Madrid, del que Francisco fue regidor, pero en 1501 este fallece y Beatriz tuvo que abandonar el proyecto para más adelante, dedicándose a atender a su familia, ya que sus hijos eran pequeños aún.

Aunque Beatriz Galindo no nació en Madrid, al morir su marido, que tenía un vínculo importante con la villa, se asentó definitivamente allí. Gracias a las relaciones de la familia de su marido y al apoyo de la corona pudo contribuir a mejorar el entramado urbano y religioso de la villa. Su importante patrimonio, ganado por su contribución a las tareas de gobierno, fue destinado a las fundaciones religiosas que ella administraba.

Luchó para que se reconociera a su hijo Fernando regidor del Consejo Madrileño, heredando el cargo de su padre. No cambió su vida privada y continuó siendo viuda para no perder la tutela de sus hijos y el bienestar de la familia, a pesar de que Beatriz Galindo solo tenía 36 años cuando enviudó y pudo haber contraído nuevo matrimonio con algún personaje de la corte.

En la vida privada y familiar tuvo algunos problemas con sus nueras después de que murieran sus dos hijos. Las nueras reclamaban la herencia de la parte proporcional de los bienes de Beatriz para sus nietos. Las fundaciones religiosas recibían la mayor parte del capital de Beatriz, lo que sus nueras consideraban injusto, alegando que debían corresponder a la familia de sus hijos. Tras la muerte de la reina en 1504, Beatriz Galindo se retiró de la vida pública y se dedicó a promover fundaciones religiosas y conventos en Madrid. Funda el hospital que había planeado con su marido hacía tiempo y reside en la fundación del hospital para ayudar a la gente necesitada y proteger a las mujeres desvalidas. Sin ser religiosa, las actividades de Beatriz fueron el fruto de la política religiosa que la reina Isabel le encomendó y en ellas colaboraron juntas.

Después de la muerte de la reina, Beatriz continuará la misma política en Madrid. Fue la mujer más culta del siglo XV y principios del XVI. Gracias a su enseñanza, personalidades a nivel europeo como la reina Juana (casada con el archiduque Felipe el Hermoso), Catalina de Aragón (esposa de Enrique VIII de Inglaterra) y María (mujer de Manuel de Portugal) hablaban latín, lo que hoy equivaldría al inglés, además de la propia reina Isabel, que no conocía dicha lengua antes de la llegada de Beatriz a la corte. Y esto porque Isabel, al no ser la heredera de la corona cuando nació, no fue educada en su infancia para ser reina, mientras que Fernando sí que hablaba el latín porque fue educado para un día ser rey.

Uno de los preceptores de Fernando fue el filósofo catalán Vidal de Noya, que dominaba el latín. Tras la muerte de la reina Isabel, tanto el regente cardenal Cisneros como Fernando y más tarde Carlos V tuvieron un gran respeto a Beatriz Galindo y solicitaron su consejo, consultando documentos relacionados con la reina Isabel e incluso llegándola a visitar en el hospital donde residía.

Fue una gran humanista y seguidora de la política religiosa de la reina Isabel, cumpliendo el deseo de esta de crear conventos y fundaciones hospitalarias con el fin de ayudar sobre todo a las mujeres desprotegidas de la época. El 23 de noviembre de 1535 muere en Madrid a los 70 años.

El sobrenombre de la Latina se conserva en Madrid porque da nombre, entre otros, a un distrito, a una famosa plaza céntrica, a una estación de metro y a un teatro.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía

El artículo pertenece al libro Personajes del siglo xv, Origenes del Imperio español de autor Yutaka Suzuki 2015.

Comentarios