La Paz de Augsburgo, el fin de Carlos V como emperador

¡Valora este artículo!
[Total: 135 Media: 3.1]

 La Paz de Augsburgo fue como se llamó al acuerdo firmado en el año 1555 por Fernando de Austria, hermano del emperador Carlos V,  con los príncipes alemanes, en la que se reconocía la libertad religiosa de la que podían disfrutar los príncipes alemanes en sus correspondientes estados.

La Paz de Augsburgo

El camino para la consecución de la llamada Paz de Augsburgo, fue largo debido a los problemas religiosos que se empezaron a manifestar, cuando una vez que Carlos V fue proclamado emperador en el año 1519, intentó instaurar en los territorios gobernados la fe católica. Pero en Alemania siempre encontró oposición a este intento, protagonizado por los príncipes alemanes, seguidores del protestantismo.

El trayecto que intento seguir Carlos V con la intención de frenar el protestantismo, fue la promulgación de varios edictos, tal como fue el Edicto de Worms, pero esto no hizo sino acrecentar el malestar de los príncipes alemanes, que hicieron que se formaran la Liga Católica de Dessau y la Liga Protestante de Torgau, cuyo objetivo era la imposición del protestantismo en su zona de poder. La solución a este conflicto pasaba por llegar a un acuerdo y el emperador busco la ayuda de su hermano Fernando de Austria.

Tras unos primeros acuerdos y en vista del peligro que suponía la llegada de los turcos, cada vez más próximos en Europa, se consiguió la firma de la paz de Nuremberg en el año 1532, aunque esta dio lugar a muchas controversias y en las sesiones celebradas durante el Concilio de Trento, en las que se buscaba dar por finalizado esta guerra de religiones, los protestantes se negaron a participar en ella.

La paz de Augsburgo
La paz de Augsburgo, Fernando I de Austria

Todo esto provoco el enfado de Carlos V, el cual reaccionó declarando la guerra a la Liga Esmalkada, en la que se desarrollo la famosa batalla de Muhlberg, en la que fueron derrotados.

La paz de Augsburgo
La paz de Augsburgo, Carlos V en la Batalla de Muhlberg. Tiziano

Carlos V, decidido a acabar con esta situación de continuos enfrentamientos que se empezaron a radicalizar cada vez más, certificó un nuevo acuerdo en la firma del Tratado de Passau del año 1552, en el que se intentaron dirimir las diferencias existentes y en donde se formalizo un acuerdo en el que finalmente darían por finalizado esta guerra y en el que en las sesiones celebradas no haría falta que el emperador estuviera presente.

La celebración de las Dietas fueron emplazadas en diversas ocasiones, debido a la inquietud provocada por las actividades de forajidos como el marqués Alberto de Branderburgo. Pero finalmente sería en Augsburgo en el año 1554, donde Fernando de Austria convoco a los príncipes alemanes para que acudieran a la Dieta de Augsburgo, en la que participaron un número reducido de participantes y en la que la desconfianza que provocaba el futuro emperador Fernando marcaron las pautas. En los debates llevados a cabo se tuvieron como base los acuerdos alcanzados en Espira en 1544 y en la Paz de Passau en los que quedaba reconocida la religión protestante como un movimiento religioso separado del catolicismo, aunque se indicaba que ambas religiones tenían puntos en común.

Los teólogos tuvieron una participación limitada, siendo juristas los encargados de conducir los debates y en la que los príncipes aceptaron la necesidad de mantener la unidad religiosa aunque afectara a los diferentes Estados, pero que nunca se hiciera extensible a todo el Imperio como era el deseo tanto del emperador como de su hermano.

Por lo que el acuerdo para alcanzar la paz contemplaba que cada príncipe podía imponer en sus Estados su religión.

Una de las consecuencias de la firma de la paz fue que dicho acuerdo dejaba en entredicho la autoridad del emperador, marcando a partir de entonces la vida política de Alemania, puesto que los príncipes se convirtieron en los dueños absolutos de los destinos de su Estado.

Con este tratado se establecía que el catolicismo y el luteranismo se quedaban equiparados, no dando más posibilidades a otras manifestaciones religiones que iban surgiendo en los años de las disputas religiosas.

La paz de Augsburgo
La paz de Augsburgo. Dieta en Ausgsburgo

Tras las largas conversaciones, la Dieta de Augsburgo concluyó el 25 de septiembre de 1555 alcanzándose la concordia religiosa entre los católicos y los protestantes y que hizo patente el triunfo de la autoridad de los príncipes frente al emperador, marcando el final del mandato de Carlos V como emperador, ya que a partir de entonces con la firma de la Paz de Augsburgo provocó que el Sacro Imperio Romano Germánico perdiera su universalidad, careciendo así de unidad política, ya que el acuerdo de paz trajo consigo mayores diferencias, provocando además que Roma se negara a aceptar que los emperadores fueran elegidos por príncipes protestantes, siendo Carlos el último emperador ungido por un Papa.

Autor: Javier Bañez Testera para revistadehistoria.es desde https://blogdelhistoriador.wordpress.com/
¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí. 

Mecenas

Agradecemos la donación de Sergio Martín Romero, su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador cobre por la confección de este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios