Urinatores, los buceadores de combate del Imperio Romano

¡Valora este artículo!
[Total: 169 Media: 3.2]

Los Urinatores  fueron una unidad anfibia del Imperio Romano, especializada en misiones de infiltración, envío de comunicaciones y sabotaje en puertos. Se conocen acciones de ese tipo muy anteriores a los romanos, así griegos, fenicios y asirios emplearon buceadores de combate. Se sabe que los buceadores tírios incursionaron el espigón de asalto que estaba construyendo Alejandro Magno en el sitio de su ciudad o los griegos  Scyllis y Diana que cortaron las amarras de la flota de Jerjes y existen bajorrelieves del 860 a.C. encontrados en el palacio del rey Asurbanipal II que muestran submarinistas de combate con odres llenos de aire. Sin embargo, los romanos fueron los primeros encuadrados en una unidad de combate especializada y permanente.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Urinatores, los buceadores de combate del Imperio Romano

Los componentes de los urinatores (urinator en latín proviene de urinor, verbo que significa nadar bajo el agua y está relacionado con urina  ya que el cuerpo humano necesita orinar tras estar prolongadamente bajo el agua) eran seleccionados por sus aptitudes y reclutados por todas las regiones del Imperio Romano (pudiendo incluso ser esclavos)  y eran entrenados para realizar misiones de infiltración, inteligencia, exfiltración, transporte de armas, entrega de mensajes secretos escritos en brazaletes de plomo y sabotajes, y aunque ahora pueda sonarnos a operaciones especiales, no se les consideraba como tales.

Su equipo era muy simple, iban armados únicamente con cuchillos y disponían de una esponja empapada en aceite que llevaban en la boca y que al mascarla lo liberaba, modificando la refracción del agua para facilitar su visión.

Para respirar bajo el agua usaban tubos y a más profundidad buceaban en apnea, con piedras de lastre para bajar y a veces odres o campanas de aire.

Entre sus operaciones de combate, se conoce que durante la guerra civil entre Pompeyo y César, los urinatores cortaron las anclas de las naves de Pompeyo y se las llevaron hasta la playa.

Durante el asedio de Bizancio de 190 d.C., los urinatores repitieron la misma hazaña dejando sin naves al emperador Septimio Severo. Pero debieron ser muchas más, ya que la defensa contra urinatores se fue sofisticando, protegiéndose los puertos y flotas en épocas de guerra con redes acascabeladas y rejas, lo que indica que sus acciones fueron constantes.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios