Técnicas y Tácticas de los Tercios Españoles (Parte I)

Los famosos tercios españoles fueron, sin duda, la mejor fuerza de élite entrenada para el campo de batalla durante la era moderna. Con toda probabilidad se trató de la formación más temida por los ejércitos franceses y holandeses durante los siglos XVI y XVII. En palabras de Fernando Martínez Láinez fueron:
“la herramienta decisiva que forjaba la victoria y conjuraba las amenazas”
Los hombres que daban forma al tercio eran voluntarios que no excedían la edad de 20 años. Los soldados recibían el llamado pan de munición, que era una masa de levadura de baja calidad de trigo y centeno. Fue muy característico llamar a los tercios por el nombre de su maestre de campo o por seudónimos.
Si quieres puedes descargar el “Especial Tercios españoles” en PDF y leerlo cuando te plazcaDescárgalo Aquí
El Tercio de los Monsiures, conocidos por su afición a la pólvora o el Tercio de la Zarabanda, que se llamó así por representar a soldados a los que les gustaba el baile, son solo algunos de los muchos ejemplos que podemos encontrar en la distinta documentación relativa a la denominación de los tercios. En cuanto a la infantería que componía a los tercios españoles, el grueso central consistía en soldados conocidos como piqueros y que eran respaldados en los flancos con arcabuceros y mosqueteros. No se puede menospreciar el rol del rodelero ni el de los músicos, portaestandartes o capellanes. Como así tampoco el de la artillería, sobre todo ya entrando en el siglo XVII. Todos tenían un papel fundamental que fue lo que dio el éxito rotundo a los tercios españoles.

Técnicas y Tácticas de los Tercios Españoles, Formaciones Anti-Caballería: El Piquero

La figura del piquero nació de la imperiosa necesidad de frenar a la caballería pesada que tuvo un auge considerable durante la edad Media y que se perpetuó en la nueva era en los conocidos escuadrones de caballería franceses (los coraceros o cuirassiers) o los húsares alados polacos que tan excelentes resultados habían tenido en diversos frentes que tuvieron lugar a partir del siglo XVI.
El piquero, por tanto, fue una figura esencial a la hora de defender la posición ante un ataque de caballería pesada. Fue así como, durante el siglo XVI, se organizaron soldados armados con picas dispuestos en bloques cerrados con la punta del asta al frente para combatir las cargas de caballería enemigas. La figura del piquero dentro de los tercios se convierte así en la máxima presunción defensiva de la infantería. Los coseletes fueron el cuerpo de mayor grado dentro de los piqueros.
Eran los que mejor armadura y armas tenían, los que se ocupaban de defender las primeras líneas defensivas. Eran los llamados piqueros de vanguardia, que a su vez estaban respaldados por las picas secas de la retaguardia. Los escuadrones se disponían de manera rectangular y en hileras, ofreciendo así todo un espectáculo de formación táctica que suponía un gran obstáculo a considerar.
Era todo un honor formar parte de los coseletes, y los que más dinero tenían eran los que podían permitirse las mejores armas y armaduras.
Si quieres puedes descargar el “Especial Tercios españoles” en PDF y leerlo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Técnicas y Tácticas de los Tercios Españoles, Formaciones en los flancos: Arcabuceros y Mosqueteros

Lejos de ser una formación defensiva, que poco o nada tenía que hacer ante el avance de la caballería enemiga, la infantería encargada de llevar una ofensiva de este tipo tenía un papel esencial a la hora de secundar a los escuadrones de piqueros, que a su vez se nutrían de la protección de estos.
Se colocaban en los costados para llevar a cabo su fuego a distancia, dispuestos en hileras de guarniciones que permitían el avance y retroceso según se iniciaba un disparo, para así permitir respaldar una recarga o el propio cansancio que atañía a las tropas.
Los arcabuceros también se colocaban en una formación conocida como “mangas”, que se disponían en las cuatro esquinas del escuadrón de piqueros y la cual resultaba ser la ofensiva esencial de los tercios.

Técnicas y Tácticas de los Tercios Españoles, Formaciones de segunda línea: Los Rodeleros

Los rodeleros deben a su nombre a que poseían escudos de forma redonda (las rodelas). Además del escudo portaban una espada, y se trataba de la infantería mejor adaptada para adentrarse en las filas enemigas con el fin de causar el pánico.
Su ligereza les permitía colarse de una manera muy ágil entre las picas enemigas para diezmarlas desde dentro. Muy conocidos fueron los rodeleros de Hernán Cortés en sus refriegas y batallas en el Nuevo Mundo.

Técnicas y Tácticas de los Tercios Españoles, Formaciones de motivación y apoyo: Músicos, portaestandartes y capellanes

El papel fundamental de los músicos y los portaestandartes a la hora de animar a los ejércitos de los tercios era tarea esencial para mantener la unidad de grupo y el arrojo y el valor que se necesitaban a la hora de ganar una batalla.
Así, en la zona central del escuadrón, respaldados por la retaguardia y custodiados por piqueros en vanguardia, los tamborileros, los pífanos y los abanderados quedaban protegidos por todos sus flancos para que su música empujase al frente e intensase desestabilizar al enemigo.
El cuerpo espiritual era el encargado de predicar la fe en los soldados, además de dar la extremaunción a los caídos en medio de una batalla, a riesgo de caer también durante el transcurso de esta.

Técnicas y Tácticas de los Tercios Españoles, Formaciones de artillería: cañones, culebrinas y falconetes

A pesar de su potencial grado de decisión, los espantabellacos, denominación dada por los tercios españoles a los cañones, no era el fuerte de su ejército. Pero poco a poco la artillería fue cobrando un papel decisivo con la llegada del siglo XVII, en especial porque se mejoró la técnica, uso y manejo de la pólvora y por su efectividad a la hora de romper las filas enemigas, que eran armas muy violentas, en especial hacia piqueros enemigos.
Nos hacemos eco en la obra del militar e historiador Bernardino de Mendoza, concretamente en su libro Teoría y Práctica de Guerra:
[…] rompe y abre los escuadrones y batallones deshaciéndolos y así la mayor parte de victorias que se ganan en estos tiempos es habiéndose conseguido con la artillería […]  desordenando los escuadrones del enemigo de suerte que los ponen en rota y deshechos […] 

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres puedes descargar el “Especial Tercios españoles” en PDF y leerlo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

 

El Camino Español y los Tercios de Flandes