Sancho Ramírez I de Aragón

¡Valora este artículo!
[Total: 23 Media: 3.7]

Sancho Ramírez I de Aragón (1063-1094) sucedió a su padre Ramiro I, muerto ante las murallas de Graus (Huesca), luchando contra castellanos y musulmanes. De momento, la expansión aragonesa hacia el Sur quedó paralizada.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Con el propósito de impedir los ataques de los castellanos, de los navarros y de los condes de Barcelona, Sancho Ramírez I se declaró vasallo de la Santa Sede, poniendo su Reino bajo la protección del Papa. Fruto de este vasallaje fue la cruzada que en 1064 convocó el Papa Alejandro II, 30 años antes de que se predicara la primera cruzada para liberar a Tierra Santa del poder islámico.

Sancho Ramírez I de Aragón

El Ejército internacional que llegó a España estaba compuesto por numerosos caballeros franceses e italianos, a los que se sumaron catalanes y aragoneses bajo el mando único de Guillermo de Aquitania. Los cruzados sitiaron Barbastro, que se rindió por falta de agua a los 40 días de asedio. Los cruzados, en Barbastro, se dedicaron al pillaje, asesinando en masa a sus habitantes, violando a sus mujeres y apropiándose de las riquezas que guardaba la ciudad.

Todo esto lo hicieron en flagrante contradicción de la promesa de respetar la vida de los musulmanes si se rendían. Sancho Ramírez I, en una hábil acción diplomática, consiguió que Roma reconociera sus derechos sobre la plaza. Aunque el Papa se la entregó, la administración efectiva recayó sobre Ermengol, conde de Urgell, cuyos intereses en defensa de la política de los condados catalanes interferían con frecuencia con los de Aragón, lo que contrariaba al Monarca aragonés. Los castellanos no pudieron intervenir en la defensa de Barbastro, pese al pacto que mantenían con al-Muqtadir de Zaragoza, por serles totalmente imposible enfrentarse a los cruzados.

Poco tiempo pudo retener Aragón la plaza conquistada. Al-Muqtadir, con la ayuda que le prestó la taifa sevillana, sitió a Barbastro. Ermengol de Urgell hizo una salida para romper el cerco, pero murió en el enfrentamiento. Unos días después, a últimos de abril de 1065, al-Muqtadir entró en Barbastro y pasó a cuchillo a toda la guarnición en represalia por la masacre que hicieron los cruzados. También intervino Sancho Ramírez I en la llamada “guerra de los tres Sanchos” al lado de su primo Sancho Garcés IV, el de Peñalén, de Navarra, enfrentado contra el Monarca castellano Sancho II, el Fuerte.

En 1076, moría asesinado Sancho Garcés IV, el de Peñalén, víctima de una intriga dirigida por sus hermanos Ramón y Ermesinda, lo que planteó un grave problema sucesorio. Los nobles navarros se negaron a aceptar como sucesor al hijo de corta edad que dejaba el asesinado y, descartaron al fratricida. Solo quedaban como candidatos Alfonso VI, el Bravo, de Castilla-León y Sancho Ramírez I, que resultó finalmente elegido. Alfonso VI, tan pronto tuvo noticias de la muerte de Sancho Garcés IV, se apresuró a invadir Navarra y recuperar los territorios perdidos por Castilla 30 años atrás. Entretanto, Sancho Ramírez I llegó a Pamplona donde fue coronado Rey de Navarra con el nombre de Sancho V. Aragón y Navarra permanecerían unidos durante 58 años, hasta la muerte de Alfonso I, Batallador. Sancho Ramírez I y Alfonso VI de Castilla firmaron un acuerdo por el que el castellano reconocía a Sancho V como Rey de Navarra, aunque sometía a éste al vasallaje de Castilla, y se fijaban nuevas fronteras. Castilla recuperó Álava, Vizcaya, parte de Guipúzcoa y La Rioja.

Estabilizadas sus relaciones con Castilla, Sancho Ramírez I pudo proseguir su labor conquistadora. Tomó Ayerbe (Huesca) y Graus. En 1084, al-Hachid, Rey de la taifa de Lérida, que se sentía amenazado por las tropas del Cid Campeador, solicitó su ayuda. Sancho Ramírez I, vencido cerca de Tortosa, tuvo que huir ante el acoso del Cid. Ese mismo año, sufrió la derrota de Piedra Pisada (Huesca) frente a los musulmanes. lo que, de momento, le impidió proseguir sus conquistas en la zona de Barbastro. En 1085, asoció al Trono a su hijo Pedro, al que confió el Gobierno de Sobrarbe y Ribagorza. La entrada de los almorávides en España en 1086 hizo que Sancho Ramírez I colaborara con Castilla para impedir que siguieran avanzado. Ese año, envió un contingente de tropas navarroaragonesas para apoyar a Alfonso VI de Castilla que se estaba preparando para hacerles frente, pero éste sufrió una terrible derrota, con graves pérdidas en Zalaca o Sagrajas (Badajoz).

Siguiendo con su objetivo de conquistar Huesca, tomó en 1089 el castillo de Monzón, y dos años después, el de Montearagón, a cinco kilómetros al este de la ciudad oscense. Con Huesca a la vista, construyó un castillo al norte de la ciudad, en un cerro que lo llamó Pueyo Sancho. El cerco de Huesca lo completó con la conquista de la ciudad de Almenara (Castellón) en 1091.

Siguió colaborando con Alfonso VI en su lucha contra los almorávides, enviando en 1090 tropas en la defensa de Toledo. Pese a las diferencias y luchas habidas con El Cid Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar, promovió el navarro un acercamiento que culminó con la entrevista que mantuvo con El Cid en Gurrea del Gállego (Huesca), de donde saldría una alianza que se fue fortaleciendo con el paso de los años. Igualmente participó en el intento de la toma de Valencia junto a castellanos, catalanes y genoveses.

En 1093, Sancho Ramírez I inició el asedio a Huesca, pero no pudo culminar su conquista al caer herido de muerte por una saeta musulmana el cuatro de junio de 1094. Le sucedió su hijo Pedro I de Aragón, que era su compañero de lucha desde hacía años. Casado con Felicia de Roucy, condesa de Urgell, tuvo tres hijos: Pedro que fue Rey de Aragón y Navarra; Alfonso, que también reinó en Aragón y Navarra y Ramiro, que reinó en Aragón.

Autor: José Alberto Cepas Palanca para revistadehistoria.es

Lee más sobre el autor en:  sites.google.com/site/joseacepas/

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mecenas

Agradecemos la generosa donación de nuestro lector Xabier Echárri Aramburu,  su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía

RÍOS MAZCARELLE, Manuel. Diccionario de los Reyes de España.

Comentarios