Pedro de Valdivia y la Conquista de Chile

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 5 minutos

Si bien la inicial conquista de Chile comenzó desde Perú, atravesando los Andes, por hombres de la expedición de Diego de Almagro, el descubrimiento de esta tierra americana fue realizado por navegantes participantes en la expedición de Fernando de Magallanes en el año 1526. En aquella expedición el barco al mando del capitán Santiago de Guevara fue el primero en recorrer las costas chilenas al desviarse hacia el norte, hacia Nueva España, en vez de continuar hacia occidente. Igualmente se produjeron varios intentos de poblamiento al sur de Chile por Simón de Alcazaba y Francisco de la Ribera, que fracasaron en sus intentos por lo inhóspito del lugar y el rechazo de los nativos.

La conquista, propiamente dicha, de Chile tuvo dos fases; una primera en el año 1535 en la que Diego de Almagro, conquistador del Perú junto a Francisco Pizarro, organizó una expedición de conquista que logró recorrer grandes extensiones de tierra chilena pero finalmente lo abandonó y regresó al Perú. Y la segunda y definitiva organizada por Pedro de Valdivia en 1540 en la que tras mil problemas y vicisitudes logró conquistar y pacificar la región de Chile.

Valdivia en los Tercios

Nacido en Villanueva de la Serena (Badajoz) en 1497, Pedro de Valdivia inició su carrera militar a los 25 años en las tropas de Carlos I que luchaban contra los franceses en Flandes, donde combatió bajo las órdenes de Enrique de Nassau en la defensa de Valenciennes, pasando posteriormente a Italia integrándose en el Tercio de Infantería del marqués de Pescara que participó en el asedio y toma de Milán.

Como miembro de los Tercios también estuvo en la batalla de Pavía en 1525 cuando las tropas de Carlos V derrotaron e hicieron prisionero a Francisco I de Francia, para finalmente llegar a Nápoles para defender la ciudad contra el asedio de las fuerzas del Conde Lautrec y ya en 1527, una vez derrotados los franceses, regresó a España con el grado de capitán y contrajo matrimonio con Marina Ortiz de Gaete, permaneciendo algunos años en Extremadura.

Hacia las Indias. Francisco Pizarro

Pero la vida peninsular debía resultarle excesivamente monótona a Valdivia y en 1535 embarcó rumbo a Venezuela para participar en la exploración del Orinoco, pero las luchas entre líderes frustraron la expedición y Valdivia por azares del destino – y de la justicia – acabó en Santo Domingo.

Fue en la isla donde Valdivia tuvo noticia del requerimiento de tropas de Pizarro para sofocar la rebelión inca en el Perú uniéndose  a un contingente al mando de Diego de Fuenmayor que tras atravesar el istmo de  Panamá llegó a Lima a finales de 1536 poniéndose a las órdenes de Francisco Pizarro.

Para entonces los conflictos entre  Pizarro y Almagro se habían agudizado y el primero, sabiendo de la experiencia militar de Valdivia, lo nombró maestre de campo, participando el de Serena en el enfrentamiento entre ambos ejércitos en la batalla de las Salinas el 6 de abril de 1538 que terminó con la victoria de los pizarristas.

Posteriormente, Valdivia participó en la conquista de la provincia del Collao, en la actual Bolivia, recibiendo una encomienda en el valle de La Canela y la explotación  de una mina de plata en Porco, llegando a obtener unas rentas anuales de más de 20.000 pesos al año. Se había convertido en un hombre rico y poderoso a pesar de lo cual no lo dudó cuando Pizarro le propuso la conquista de Chile. La cercanía de la gloria era demasiado tentadora.

Chile. Diego de Almagro

Diego de Almagro había obtenido el 21 de mayo de 1534 una capitulación del rey Carlos I que le concedía los derechos de descubrimiento, conquista y poblamiento de las tierras situadas al sur de la gobernación de Francisco Pizarro en Nueva Castilla, el título de Adelantado de dichas tierras, a las cuales se llamó Nueva Toledo, y con una extensión máxima de 200 millas hacia el sur, pero Almagro debido a las numerosas dificultades que se encontró tanto con el terreno como con los indígenas abandonó la empresa y retorno a Perú, circunstancia que fue aprovechada por un hábil Pizarro para autorizar y ordenar a Valdivia  la conquista de Chile como teniente suyo, al amparo de una Real Cédula de 1537 que le había concedido las tierras abandonadas por Diego de Almagro.

La expedición

En diciembre de 1539 comenzaron los preparativos de la expedición para partir en enero de 1540 desde el Cuzco con 150 hombres, aunque el reclutamiento fue dificultoso habida cuenta que el abandono de la expedición de Diego de Almagro en Chile provocó rumores de que allí no había nada interesante y disuadió a muchos aventureros que pensaban adentrarse en esas difíciles tierras.

Esta vez la expedición no se aventuró por las tierras interiores sin tener que atravesar los Andes como hizo Almagro tres años antes, sino que marcharon por la costa y atravesaron el desierto de Atacama que era complicado pero no tan mortal  ni tan difícil como la cordillera. En poco tiempo ya se encontraban en el valle de Copiapó en donde Valdivia tomó posesión de la tierra en nombre del Rey en vez de en nombre de Pizarro bautizándolo con el nombre de Nueva Extremadura o Nuevo Extremo.

Continuaron camino hacia el sur llegando a finales de 1540 a una rocosa colina a la que llamaron Santa Lucía junto al río Mapocho. Tras explorar los alrededores el 12 de febrero de 1541 Valdivia fundó la ciudad de Santiago del Nuevo Extremo (actual Santiago de Chile) ante los 150 conquistadores que habían llegado junto a él. Poco después, en el mes de junio, comenzaron las maniobras para formar una gobernación independiente de la del Perú con Valdivia como gobernador, cargo que obtuvo concedido por el cabildo de Santiago en nombre de Su Majestad.

Rebeliones

Pero el camino de Valdivia no fue, ni mucho menos, un paseo triunfal. Tras la fundación de la ciudad de Santiago, Valdivia convocó a los indígenas para hacerles saber su propósito de establecerse en el territorio. Posiblemente debido a que aún no habían recogido las cosechas, los naturales no manifestaron oposición, pero cuando  comenzó la recolección la hostilidad de los indígenas fue en aumento comenzando por negar alimentos a los españoles hasta tornarse en un constante hostigamiento que obligó a Valdivia a pedir refuerzos a Perú, aprovechando la circunstancia para desligarse progresivamente de la autoridad del virreinato.

A pesar de las dificultades con los indígenas, Valdivia continuaba con la idea de seguir hacia el Sur y así cuando procedente de Perú arribó la nave San Pedro al mando de Juan Bautista Pastene en la primavera de 1544, Valdivia pudo contar con los medios para la exploración del litoral hasta el estrecho de Magallanes. El propio Pastene, a la cabeza de una escuadrilla formada por la Santiaguillo y la San Pedro, recorrió la costa hasta la bahía de San Pedro a los 41°, tomando posesión de aquel territorio.

Muerte

Tras superar numerosos conflictos con los indígenas y no menos conspiraciones en Perú, Valdivia consiguió que el pacificador nombrado por la corona Pedro de la Gasca le confirmase el título de Gobernador, pero al regresar a Chile estalló la Guerra de Arauco contra el pueblo mapuche, en la cual murió en 1553 en la batalla de Tucapel.

A Pedro de Valdivia se le recuerda en Chile con la ciudad que lleva su nombre y la región de La Serena, nombre de su villa natal así como numerosos monumentos y calles e incluso un asteroide lleva su nombre.

Autor: Ignacio del Pozo Gutiérrez para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si nos lees desde un móvil o Tablet y te apetece leer el artículo más tarde puedes guárdatelo en PDF y leerlo cuando te plazca haciendo click Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía:

Cartas de Pedro de Valdivia al Emperador Carlos V . Primer libro de actas del Cabildo de Santiago (1541 a 1557),  Pedro de Valdivia,  Biblioteca Nacional.

Crónica de los reinos de Chile, Jerónimo Vivar, Dastin 2001

Pedro de Valdivia, fundador de Chile,  C. Pumar Martínez  Madrid, Anaya, 1988

Pedro de Valdivia, Jaime Delgado, Historia 16, 1987