Napoleón y el Gran Incendio de Moscú

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Gran Incendio de Moscú fue uno de los puntos culminantes de la invasión napoleónica de Rusia. En Junio de 1812 la Grande Armeé de Napoleón, compuesta por casi 700.000 soldados se internó en Rusia con el punto de mira puesto en Moscú. El ejército ruso se batió en retirada, sabedor de la superioridad militar francesa practicando una política de tierra quemada para dificultar el abastecimiento del enorme ejército napoleónico. No fue hasta el 8 de septiembre que los rusos presentaron por fin batalla en Borodinó, de la que los franceses salieron victoriosos despejando por completo el camino hacia Moscú.

Napoleón y el Gran Incendio de Moscú

Tras la derrota de Borodinó, el popular general ruso Mijaíl Kutúzov ordenó la evacuación de Moscú. Así, cuando Napoleón entró en la ciudad con su ejército quedó completamente desconcertado. Sus 270.000 habitantes habían desaparecido, la ciudad estaba completamente vacía de habitantes y suministros. Napoleón prohibió los saqueos a sus disciplinados soldados y se instaló en el Kremlim, pero esa misma noche a las 4 de la mañana hubo de ser despertado, la ciudad entera ardía en llamas, el Gran Incendio de Moscú había comenzado. La claridad que proporcionaba el fuego era tal, que se podía leer un periódico con ella.

El gobernador de la ciudad, el conde Rostopchin había elaborado un plan en colaboración con el superintendente de la policía Moscovita Voronenko. Identificaron los mejores puntos para incendiar su ciudad, que estaba construida casi íntegramente de madera, y que tras un caluroso y seco verano, ardería fácilmente. Reclutaron a convictos, y a cambio de su libertad les proveyeron de detonadores inflamables y los colocaron en edificios cuidadosamente seleccionados.

el Gran Incendio de Moscú
El Gran Incendio de Moscú

Con la ciudad ardiendo por los cuatro costados, los soldados franceses perdieron su disciplina y comenzaron el saqueo con la excusa de que no era tal, pues todo se iba a quemar. Incluso oficiales y generales se apuntaron. 

Tres días después las dos terceras partes de Moscú estaban arrasadas, mas de 6000 viviendas, cientos de tiendas y almacenes, iglesias, universidades y bibliotecas fueron pasto de la destrucción, sólo el Kremlin se salvó por un casual cambio de viento.

La situación para Napoleón era terrible. En medio de Rusia, con su ejército sin suministros y sin posibilidad de abrigarse del cercano invierno ruso, el 19 de de octubre ordenó la retirada, con las funestas consecuencias que todos conocemos, sólo el 20% de su ejército sobrevivió.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico