Murices ferrei, las minas terrestres romanas

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 2 minutos

Como no podía ser de otra manera, los romanos también usaron minas terrestres, aunque lógicamente no eran explosivas.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Las murices ferrei recibían diferentes nombres, como tribulus (en referencia a la puntiaguda planta tribulus terrestris) o el ya nombrado murex ferreus (hierro puntiagudo), mientras que en el latín medieval se le denominó calcitrappa (en referencia a una flor con cabezas espinosas), mientras que nosotros las conocemos como abrojos, y que seguro os suenan de verlos en el suelo en los modernos controles policiales.

Murices ferrei, las minas terrestres romanas

Se trataba de un arma defensiva tremendamente sencilla, de las conocidas como de “negación de área”. Estaba formada por cuatro púas metálicas, muy afiladas y dispuestas en forma de tetraedro, de tal forma, que al desperdigarlas (en grandes cantidades) por el campo de batalla, una de las púas siempre quedaba apuntando hacia arriba.

El historiador romano Quinto Curcio Rufo, en su obra Historiae Alexandri Magni Macedonis, afirma que Alejandro Magno ya las usó con profusión en la batalla de Gaugamela, con lo que una vez más los pragmáticos romanos, copiaron y adaptaron a sus tácticas un arma extranjera.

Vegecio, también nombra a las murices ferrei en su obra “De re militari”, concretamente durante la guerra contra Mitríades, en la que los romanos las usaron con éxito para neutralizar los carros de guerra enemigos.

50% de descuento en Revista de Historia Digital ¡¡Date prisa!!
César las usó en la batalla de Alesia, donde este artefacto se mostró muy útil para complementar la doble fortificación de César, ayudando a inmovilizar a la poderosa caballería gala.

Su compañero Craso también las usó, con menos suerte, en la batalla de Carrás. Con desigual fortuna también se usaron en la batalla de Nísibis, ya en pleno siglo tercero, donde el recién nombrado emperador Opelio Macrino, confió en este arma para intentar frenar a los catafractos partos, que tantos problemas habían dado, daban y darían, a las legiones romanas.

Esta arma tan sencilla se ha seguido usando a lo largo de las épocas; durante la Edad Media, por parte de los árabes en la batalla de Las Navas de Tolosa, o por los escoceses contra la caballería inglesa en la batalla de Bannockburn en 1314, o en las contiendas en las colonias americanas durante la Edad Moderna, o en el siglo XIX  por los rusos en la Batalla de Balaclava y ya en el siglo XX, en la muy contemporánea Guerra de Vietnam.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

 

Bibliografía:

https://la.wikipedia.org/wiki/Murex_ferreus

https://en.wikipedia.org/wiki/Caltrop

https://es.wikipedia.org/wiki/Abrojo_(arma)

Parte foto de Portada:

De Photographed by User:Bullenwächter – Photographed at Westfälisches Museum für Archäologie, Herne, Alemania, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=24486150