María Antonieta

La vida de María Antonieta no fue una vida fácil. Desde su nacimiento siempre creyó que su vida estaría marcada por las desgracias al haber nacido el Día de los Difuntos.

Y no se equivocaba. Con 40 años esta soberana fue declarada –con falsas acusaciones- culpable de alta traición y ejecutada en la guillotina en plena Revolución Francesa.

María Antonieta nació en Viena en 1755. Era la decimoquinta y penúltima hija del emperador Francisco I del Sacro Imperio Romano Germánico y de la emperatriz María Teresa I de Austria.  La futura reina de Francia nació dotada de una gran belleza física que le granjeó bastantes facilidades. Sin embargo no poseía la educación propia que le exigían a las soberanas de su tiempo por lo que su madre -que ya había planeado su futuro- se empeñó en convertir a su hija de corta edad en una gran soberana.

La muerte del emperador Francisco en 1765 dejó a María Antonieta sumida en una profunda tristeza. Su madre, desconsolada por la pérdida se vuelve una mujer todavía más severa, amargada e infeliz y dispuesta a casar a sus hijas con los herederos de las casas reales europeas más influyentes. 

María Antonieta, una bendición para Francia

La emperatriz tardó seis años en concertar el matrimonio de María Antonieta, que solo contaba 13 años, con el delfín de Francia. Con ello logró unir las casas reales de Francia y Austria. El 21 de abril de 1770 María Antonieta dejaba la corte austríaca y su lugar de nacimiento para trasladarse a la que ahora sería su nuevo hogar: Versalles.

María Antonieta
María Antonieta

El viaje, que duró dos semanas y media, dejó a María Antonieta exhausta. Tras llegar a suelo francés, ya se la consideraba un regalo del cielo. Para Luis Augusto, el delfín, María Antonieta no fue de su agrado. Por su parte ella le consideraba un poco tímido y torpe, sin embargo María Antonieta estaba encantada de vivir en el mejor palacio jamás construido. El delfín y la futura delfina de Francia se casaron el 16 de mayo de 1770. Aunque su vida de casada le divertía tanto como su vida en palacio, notó como ésta se convertía en monótona además de solitaria.

Luis XVI
Luis XVI, a los 20 años

Tras tres años casada con del delfín francés, -matrimonio que no se había consumado- en mayo de 1774 moría el rey Luis XV y el pueblo de Francia tenía las miradas puestas en los nuevos soberanos que todavía eran muy jóvenes e inexpertos. En ese mismo mes Luis Augusto –de 20 años- subió al trono con el nombre de Luis XVI. 

María Antonieta, fiestas, gastos y declive de la monarquía

La vida como reina sería muy distinta a como había sido hasta el dia de hoy. A partir de ahora  y por orden de su esposo la tarea principal de Maria Antonieta será “divertir a la corte” por lo que se centrará en dar numerosas fiestas y decorar El Pequeño Trianón, -una suntuosa residencia, regalo de su esposo- donde María Antonieta pasará incontables veladas y se refugiará de las intrigas de la corte.

Para paliar su frustración de no poder darle a Francia el deseado heredero, María Antonieta comienza a gastar sumas incalculables de dinero en vestidos, joyas y peinados; cantidades que al rey no le importa sufragarle, ya que está encantado con su joven esposa. Sin embargo, en las calles el pueblo francés pasa hambre, y en 1776 comienzan a circular panfletos calumniando a la soberana –a la que despectivamente apodaban “La Austríaca”- que ha comenzado a apostar dinero de la corona en partidas de cartas. Las deudas, cada vez mayores no hacen ver la realidad de la situación a los soberanos.

María Antonieta
María Antonieta, sus excesos comienzan a pasarle factura ante el hambre del pueblo

Su madre, preocupada por el despilfarro de la reina interviene enviando a su hijo el emperador. La visita cambia por completo a la reina de Francia que deja el juego y las apuestas y decide dar a Francia el esperado heredero, sin embargo en 1778 nace una niña –María Teresa- lo que enfurece al pueblo francés.  Tres años más tarde nace el delfín Luis José, pero las calumnias vuelven a llamar a la puerta de Versalles: afirman que el delfín no es hijo del rey, lo que entristece de nuevo a María Antonieta que ve la recuperación de su popularidad bastante difícil.

Pero lo que de verdad ocasiona el declive de la monarquía y el inicio de la Revolución Francesa es el llamado “asunto del collar”.  En 1785 el joyero Bohmer reclama a la reina una suma ingente de dinero por un collar, encargado en nombre de la soberana, por el cardenal de Rohan. La reina indignada por este hecho solicita audiencia en el Parlamento donde demuestra su inocencia, pero este acontecimiento fatídico acabará por enterrar a la soberana.

María Antonieta
María Antonieta, reproducción del collar de diamantes

En 1789 la situación de la reina era insostenible. El 4 de mayo se convocan los Estados Generales en medio de la preocupación por la salud del delfín cada vez más deteriorada. Un mes más tarde, moría el heredero lo que sumió a la reina en una profunda tristeza. Meses más tarde los reyes son obligados a abandonar Versalles y confinados en las Tullerías. Allí la reina da muestras de una madurez impropia en una soberana tan joven.

María Antonieta, huida de las Tullerías y ejecución

En 1791 una serie de acontecimientos convencieron a los reyes de que había que huir para salvar la corona. María Antonieta prepara la huida con suma delicadeza cuyo plan inicial era alcanzar la frontera belga. Cuando se descubre su desaparición la noticia se extiende por toda la ciudad y al llegar a Vareness son descubiertos y detenidos.

María Antonieta
María Antonieta, ejecución

El 14 de agosto de 1793 comienza el proceso contra la reina. Se manipulan las acusaciones y a las defensas. Tras varias horas de deliberación y en base a las citadas falsas acusaciones, María Antonieta es acusada de alta traición y al mediodía del día siguiente muere en la guillotina. Finalizaba así el Antiguo Régimen.

Autor: Lucía Luengo para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestra lectora Yolanda Pérez Esteve, su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador cobre por la confección de este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

La muerte de María Antonieta