Los primeros homínidos: ¿poderosos cazadores o carroñeros oportunistas?

¡Valora este artículo!
[Total: 90 Media: 2.9]
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los primeros homínidos: ¿poderosos cazadores o carroñeros oportunistas? El debate sobre si nuestros más remotos antepasados fueron grandes cazadores que dominaban la naturaleza o si fueron más bien los últimos dentro de la cadena trófica en adquirir los alimentos ha estado siempre presente en el panorama historiográfico, siendo especialmente intenso en la década de los 80 del siglo XX.

Con los impulsos de la arqueología postprocesual, la zooarqueología y la arqueología del paisaje, nuevos elementos entraron en juego en un intento de arrojar más luz a este interrogante que todavía hoy se encuentra abierto, dado que ninguna de las corrientes parece imponerse en el debate entre la caza y el carroñeo. Estos nuevos elementos se basan en los análisis paleoecológicos y los estudios con carnívoros.

Los primeros homínidos, análisis paleontológicos

  Aplicados a la actividad cinegética, los análisis paleoecológicos señalan que las posibilidades de llevar a cabo una economía carroñera dependen de tres variables: las características de las carcasas óseas, el lugar de la muerte de las piezas y la mayor o menor existencia de predadores.

Para que pueda haber un carroñeo activo, tienen que existir una serie de carnívoros que abatan primeramente la presa, y tras su abandono, dejen una serie de partes aprovechables. Tras el abandono por parte del predador, otros carnívoros pueden acceder a la presa y terminar con ella, como ocurre con la hiena. Por lo tanto, las posibilidades de carroñeo dependen no tanto de la localización de las presas, como de la presión trófica y de que otros carnívoros no accedan antes a las carcasas dejadas por los predadores.

Los primeros homínidos: filogenia
Los primeros homínidos: filogenia

Por ello, la experimentación en diferentes zonas ecológicas como la sabana, un ambiente muy similar al cual habitaron los primeros homínidos, ha permitido observar dos posibilidades de acceder de manera primaria a las carcasas de los animales: muerte catastrófica del animal, lo que ocurre en momentos muy puntuales y solo afecta a una o dos presas, y carroñeo por confrontación con otros carroñeros, lo cual es arriesgado y peligroso.

De todo esto se desprende que, para que los primeros homínidos consumieran carne, debían emplear artefactos fabricados para tal fin, ya que su talla era mucho menor que la de los grandes depredadores del momento, como el tigre dientes de sable.

Para entender mejor las posibilidades que ofrecen tanto la caza como el carroñeo, es imprescindible conocer los agentes que compiten con los homínidos por la accesibilidad a la carne.

Los primeros homínidos, estudios con carnívoros

Los carnívoros son esos agentes que compiten con el ser humano en la captura y consumo de la carne. Como grandes predadores, consumen todo tipo de presas de cualquier tamaño y especie, produciendo una gran dispersión de los restos óseos de las víctimas. Entre los predadores más eficientes en esta tarea de dispersión encontramos a las hienas, capaces de dejar únicamente restos de mandíbulas y algunos huesos largos.

La destrucción y dispersión de los huesos será mayor cuanto mayor sea el tiempo de actuación de estos animales. También dependerá de si se trata de carnívoros gregarios o solitarios, pudiendo haber diferencias de actuación en relación a la especie. Todos estos comportamientos han sido observados por parte de los investigadores en las zonas de Tanzania y Etiopía, lugares de gran importancia para la Prehistoria y que cuentan con algunos de los yacimientos prehistóricos más antiguos como Olduvay o Kobbi Fora.

apes_timeline1

Otros de los datos de mayor importancia para estos análisis son los relacionados con el hábitat de estos predadores. Así, por ejemplo los grandes predadores prehistóricos debieron habitar en zonas boscosas y aluviales que permitirían al Homo habilis carroñar una gran cantidad de presas con un mayor refugio que el que ofrecen las zonas abiertas.

Todos los datos que aportan los carnívoros permiten diferencian entre patrones de fracturación de los huesos, marcas de dientes y dispersión de los restos tras la caza. Y permiten comparar los datos observados con las acumulaciones óseas de en los yacimientos.

Los primeros homínidos, el debate sobre la caza y el carroñeo

Tras décadas de estudios y experimentación en torno al tema, todo lo que poseemos es una gran cantidad de datos contrastados, que además en muchos casos resultan ambiguos y que en parte demuestran la gran inconsistencia de las teorías cerradas que abogan por una u otra opción. Por ello, en este artículo nos limitamos a realizar un balance sobre ambas para dejar que sea el lector quien se decante por una de ellas.

En lo referente a los restos taxonómicos encontrados en un yacimiento, cabe esperar que una representación poco especializada sea síntoma de un acceso secundario a las presas. Del mismo modo, si entre estos animales encontramos abundancia de individuos infantiles y adultos, esto sería una muestra de una estrategia oportunista (¿carroñera?), aunque también podría significar un comportamiento especializado en la caza en este tipo de edades.

HomoErectus

Los yacimientos con presencia abundante de cráneos podrían responder a una estrategia de carroñeo, frente a la existencia de partes esqueléticas ricas en carne. Aunque con estos mismos argumentos los defensores de la caza postulan que podría ser una parte seleccionada del animal intencionadamente.

La situación de las marcas de corte en los huesos también tiene argumentos a favor y en contra del carroñeo. Los argumentos a favor se centran en que dichas marcas se sitúan en partes del animal con escaso valor nutricional como falanges, sin embargo los defensores de la caza postulan que la abundancia de restos de este tipo indica un gran volumen de carne consumida y por lo tanto de una actividad cinegética activa.

evoluciongfhhj

Otra de las maneras de saber si la pieza ha sido cazada por los homínidos o por los carnívoros es observar las superposiciones que puedan existir en las marcas sobre los restos óseos, de esta manera si las marcas de útiles de carnicería se encuentran sobre huellas de dientes de carnívoros indicarían una práctica de carroñeo.

Con estos datos han surgido nuevas preguntas en relación a ambas técnicas cinegéticas; no obstante, seguimos lejos de alcanzar una única visión sobre las estrategias económicas de nuestros más remotos antepasados.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Los Primeros Homínidos

Comentarios