Las 9 condecoraciones de las Legiones de Roma

¡Valora este artículo!
[Total: 184 Media: 3]
Tiempo de lectura: 3 minutos

Las 9 condecoraciones de las Legiones de Roma distinguían a los legionarios que destacaban en el campo de batalla y  además, venían acompañadas por una recompensa monetaria. Como es habitual en el gigantesco aparato burocrárico que hacía funcionar como un reloj al Imperio Romano, se mantenía un riguroso registro escrito de todas las distinciones, ascensos, traslados, así como de los castigos de cada uno de los legionarios.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

En la ceremonia de condecoración, el general de la Legión hacía dar un paso al frente al legionario para elogiarlo públicamente, le entregaba la condecoración ante el aplauso de sus compañeros y le solía conceder un premio en metálico único o incluso podía doblarle la paga de por vida. También podía darse el caso de que se concedieran condecoraciones colectivas (a toda una unidad) y que los legionarios exhibían con orgullo en los estandartes de sus unidades.

Las 9 condecoraciones de las Legiones de Roma

La Antigua Lanza Sin Adornos: de plata en origen, pasó a ser de oro, era concedida por herir enemigos en escaramuzas (no en batallas). En la Columna de Trajano se puede apreciar al Emperador entregando una a un soldado.

Copa de Plata: válida también sólo para escaramuzas en las que se matase y despojase a un enemigo de sus posesiones. Para los soldados de caballería se concedía una condecoración para el arnés de su caballo.

Estandarte de Plata: se empezó a conceder en el siglo I d.C por mostar valor en la batalla

Torques y Amulae: eran un collar de oro y unas pulseras concedidas a centuriones y caballeros por mostrar valor en batalla.

Corona de Oro: sólo se concedía por actos de valor extremo en batalla.

Corona Muralis: de oro y con forma de almena, se concedía al primer soldado que superaba la muralla de un ciudad enemiga

Corona Naval: de oro y con una proa de barco, se concedía por un acto de valor extremo en una batalla naval.

Corona al Valor: se otorgaba al primer soldado que atravesaba la empalizada de un campamento enemigo.

Corona Cívica: de hojas de roble y oro se concedía al soldado que salvaba la vida a un compañero salvándolo del peligro. La corona era ceñida por el soldado salvado a su salvador, y además debía honrarle como si fuera su padre para el resto de su vida.

Como máxima condecoración militar, cualquier portador de una Corona Cívica era honrado por el resto de ciudadanos y tenía reservado un puesto de honor en los desfiles.

(9+1 !! aportación de nuestro lector José Julio Benito García ) Corona Gramínea u obsidional: se hacía con flores, hierbas y cereales (de donde toma el nombre), incluyendo trigo, recogidos en el mismo campo de batalla y trenzadas. Concedida a los generales por salvar a un ejercito entero (p. ej. concedida L. Cornelio Sila en la batalla de Nola)

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Imagen portada: De No machine-readable author provided. MatthiasKabel assumed (based on copyright claims). – No machine-readable source provided. Own work assumed (based on copyright claims)., CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=192350

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico