La Revolución Rusa y la toma del Palacio de Invierno

¡Valora este artículo!
[Total: 51 Media: 3.8]

La Revolución Rusa representa el acontecimiento histórico que más influencia y consecuencias ha producido en la Historia del Mundo Contemporáneo tras la Revolución Francesa. Se cumple además un siglo desde su triunfo en 1917 y cabe recordar que el Partido Comunista, triunfante en la Revolución de Octubre como Partido Bolchevique continúa en el poder en algunos estados.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La Revolución Rusa y la toma del Palacio de Invierno

Pero es sabido que la Revolución Rusa de Octubre   comenzó con la toma del palacio de invierno de Petrogrado (San Petersburgo), no en octubre sino en noviembre de 1917. En realidad el triunfo revolucionario dirigido por Vladimir Illich Uliánov, más conocido como Lenin supuso la culminación de un movimiento de toma del poder por el cual el marxismo va a conseguir establecer en el poder por primera vez en la historia un gobierno obrero.

Sin embargo, lejos de la visión idílica ofrecida los acontecimientos acaecidos antes, durante y después del asalto al palacio de invierno no fueron tan gloriosos como la propaganda soviética nos hizo suponer durante décadas.

Un poder paralelo al del gobierno, el Soviet de Petrogrado  reunía a las diferentes fuerzas socialistas, en principio bajo la  preponderancia de la fracción Menchevique ( minoritaria) del Partido Obrero Social Demócrata de Rusia.

El gobierno provisional surgido de la revolución se había empecinado en que el país mantuviera los compromisos acordados con sus aliados y, en contra de la inmensa mayoría del pueblo ruso, mandó a cientos de miles de soldados al frente. Esta actitud hizo que las clases trabajadoras comenzasen a retirar su apoyo a los nuevos gobernantes, perdiendo popularidad la facción menchevique que lo había apoyado.

Tras una rebelión de soldados y marinos instigados por los bolcheviques el gobierno cayó y Kerenski pasó a ser jefe del gobierno,  pero dentro de un ejecutivo cada vez más débil e incapaz de estabilizar la situación política.  Lenin había iniciado una sagaz campaña propagandística  en la que exigía la paz inmediata con Alemania.  Kerenski acusó de traidores a la nación a los revolucionarios.  Lenin hubo de huir a Finlandia y el gobierno conseguía desarmar a los obreros de Petrogrado. Todo parecía indicar que, finalmente, Rusia se encaminaba al establecimiento de un régimen democrático y parlamentario homologable a los de las naciones occidentales. Sin embargo un factor inesperado provocó un vuelco en la situación. El general zarista Kornilov pensó que era el momento de restablecer la disciplina en el ejército y la sociedad civil.   A finales de Agosto concentró cuatro divisiones en el Neva exigiendo la dimisión del gobierno. Kerensky, temeroso, pidió ayuda a todo el pueblo. Es entonces cuando los soviets retoman su protagonismo y preponderancia y dentro de ellos, los bolcheviques.

Estos lanzan furibundos ataques al gobierno desde sus medios de comunicación ya restablecidos.   La Guardia Roja, milicia obrera fiel a los soviets, se había consolidado enormemente .  Lenin regresa de incógnito a Petrogrado el 10 de octubre convencido ya de la posibilidad de tomar el poder. Propone en el Comité Central la insurrección inmediata.  Se aprueba el levantamiento para el 25 de Octubre, fecha en la que estaba convocada en la capital  el II Congreso de los soviets. Trotski  constituyó un Comité Militar Revolucionario Provisional (PVRK), confiando el mando a un joven revolucionario no bolchevique, el primer compañero de viaje de la Historia.

Este comité pedirá a los regimientos de la capital, a los guardias rojos y a los marinos de Kronstadt que se adhirieran al mismo.  Al mismo tiempo, un pequeño grupo de bolcheviques debían ocupar correos, las estaciones, puentes y demás lugares estratégicos de la ciudad para asegurar el éxito del levantamiento. La inquietud de los soldados, que acababan de recibir la orden de partir al frente precipitan los acontecimientos: Lenin sabe que un retraso de horas supondría el fracaso total.  Después de estar escondido en lugar seguro, se disfraza para pasar inadvertido y llegar a  Smolny desde donde remite un comunicado al Acorazado Aurora para que permanezca en el río Neva y prepare lanchas para desembarcar. Kerensky cursa la orden de abortar cualquier tipo de insurrección instaurando el estado de sitio el día 24 y sin embargo sus órdenes caen en saco roto.

Mientras los marinos del Aurora controlaban desde su posición los puentes y la estación de Finlandia, piquetes de obreros armados actuaban a partir de la madrugada del día 25, ocupando arsenales, Correos y central telefónica.  La ciudad se llenó de barricadas y con el alba dominarán también la fortaleza de Pedro y Pablo. Solamente el Palacio de Invierno resistía, defendido por unos 400 cadetes, algunos cosacos, un pelotón de inválidos de guerra, ciclistas y un batallón de mujeres.

Por la mañana del 25 el PVRK publicaba un boletín anunciando la victoria: se había derrocado el gobierno, el comité tomaba el poder. De la improvisación de la toma del Palacio de Inverno dan fe ciertas anécdotas como que Lenin había ordenado su bombardeo desde la fortaleza de Pedro y Pablo pero los cañones no funcionaban. Finalmente a las 21:40 del día 25 el acorazado Aurora disparaba una salva de artillería contra el Palacio de Invierno, dando la señal de inicio del asalto al emblemático edificio blanco y verde.

El ataque, bajo la dirección de los bolcheviques Podvoiski y Antonov-Ovseenko, en realidad no constituyó un verdadero asalto sino que tras la noticia de que Kerensky había huído de la ciudad sus defensores abdicaron de su tarea. Así, cuando el edificio quedó vacío, los atacantes entraron por ventanas y puertas abiertas del palacio.  No hubo resistencia porque los ministros que quedaban dentro del palacio dieron la orden de no disparar. Así concluyó aquella emblemática e histórica jornada en dónde quedó claro que el poder todavía no estaba completamente en manos de los bolcheviques.

Autor: Luis Pueyo para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestro lector José Herrador Jiménez su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado éste Artículo Histórico.

    Bibliografía:

  • AA. : Atlas Histórico Mundial II
  • Fernández, Antonio: La revolución rusa
  • Ferro, Marc: La revolución de 1917. Cuadernos de Historia 16.
  • Carr, E.H.: La revolución Rusa. De Lenin a Stalin (1917-1929)
  • Vidal, César: Enigmas de la Historia
  • Reyes, Luis: La toma del Palacio de Invierno.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios