La Paz de Westfalia y el acercamiento hispano-neerlandés (1648-1678)

¡Valora este artículo!
[Total: 40 Media: 3.8]

El estudio de las relaciones entre la Monarquía Hispánica y los Países Bajos en los siglos XVI y XVII ha conocido relevantes aportaciones en la producción historiográfica moderna dedicadas principalmente al análisis político, ideológico, militar y económico de la Revuelta y de la denominada Guerra de los Ochenta Años, que daría lugar a la escisión de las Diecisiete Provincias entre 1568 y 1648.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El término de la Paz de Westfalia se refiere a los dos tratados de paz de Osnabrück y Münster, firmados el 15 de mayo y 24 de octubre de 1648, respectivamente, este último en la Sala de la Paz del Ayuntamiento de Münster, en la región histórica de Westfalia, por los cuales finalizó la Guerra de los Treinta Años en Alemania y la Guerra de los Ochenta Años entre España y los Países Bajos.

En estos tratados participaron el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Fernando III (Habsburgo), los Reinos de España, Francia y Suecia, las Provincias Unidas y sus respectivos aliados entre los príncipes del Sacro Imperio Romano.

La Paz de Westfalia

El monarca Felipe IV reconoció en Münster la independencia de las Provincias Unidas de Holanda (independencia que éstas tenían de facto en tiempos de Felipe II). Holanda obtuvo una amplia franja de terreno, que incluía Bravante, Flandes y Limburgo, conocida como “País de la Generalidad”. Por su parte, los holandeses reconocieron la plena soberanía española  sobre las provincias católicas del sur de Flandes (la actual Bélgica). La Paz de Westfalia dio lugar al primer congreso diplomático moderno e inició un nuevo orden en el centro de Europa basado en el concepto de soberanía nacional. Hasta 1806, los reglamentos pasaron a formar parte de las leyes constitucionales del Sacro Imperio Romano. La base de este entendimiento vendrá marcada en gran medida por su mutua interdependencia económica.

Paz de Westfalia

Paz de Westfalia, firma del Tratado de Münster

De esta manera, la Corona española podía utilizar los embargos comerciales contra sus adversarios favoreciendo a las comunidades comerciales de otras potencias. No obstante, se reservó también el mantenimiento del monopolio comercial con las posesiones españolas en América, mostrándose reacia a conceder privilegios de explotación a comerciantes extranjeros.

La Compañía Holandesa de las Indias Occidentales contribuyó decisivamente a implantar en América un modelo de economía colonial distinta de la española, que se había basado en la extracción de metales preciosos y en el comercio desigual. Los holandeses iniciaron una economía de plantaciones, basada fundamentalmente en la producción de azúcar y tabaco. Para rentabilizar esta forma de producción necesitaron de una mano de obra abundante y barata, que hallaron en los esclavos negros africanos, cuyo tráfico había estado hasta entonces controlado por Portugal.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Los holandeses llevaron a cabo el diseño de un circuito triangular que potenciaba enormemente las posibilidades de obtener beneficios de su economía colonial. Los barcos que partían de Holanda se dirigían en primera instancia hacia la costa atlántica del África negra, donde obtenían esclavos a cambio de telas, armas, pólvora y licores. Cargados de negros y de manufacturas holandesas llegaban a sus posesiones americanas, donde se ubicaban las plantaciones de azúcar.

Compañía Holandesa de las Indias Occidentales

Compañía Holandesa de las Indias Occidentales

Los problemas religiosos, que habían ocasionado un enfrentamiento décadas atrás, fueron relegados a un plano muy secundario, como había sucedido tras la firma de la Paz de Londres de 1604, y esto facilitó un mayor protagonismo de las redes comerciales y financieras de la comunidad sefardita en la penetración de la presencia neerlandesa los mercados españoles y americanos. En este sentido, resulta apreciable la información que nos proporciona el libro de Herrero Sánchez a partir de la correspondencia de los embajadores y cónsules españoles en Génova, La Haya y Ámsterdam a partir de 1648. Sin embargo, hubiera sido conveniente combinar esta rica documentación con la prolífica serie de arbitrios, discursos y tratados comerciales y políticos que generó en aquellos años este nuevo entendimiento con su principal enemigo décadas atrás.

Los Países Bajos meridionales seguían constituyendo uno de los ejes claves de la política europea, y la estabilidad de la zona repercutía directamente sobre las Provincias Unidas. Los neerlandeses apoyaban a la Monarquía Hispánica en este aspecto por considerar que era una potencia lo bastante fuerte como para ofrecer una barrera permanente al expansionismo francés y lo bastante débil para no inquietar la seguridad de la propia república. El Tratado de La Haya de 1673 sentaría ciertamente las bases de las futuras coaliciones europeas contra las ambiciones territoriales francesas. Aun así, las provincias meridionales de los Países Bajos ocasionaron constantes problemas en las relaciones de la Monarquía con las Provincias Unidas porque las élites comerciales neerlandeses temían una reactivación económica de sus vecinos del sur. La Corona siempre favoreció los intereses de la república, incluso en detrimento de las iniciativas comerciales de sus propios súbditos flamencos.

1280px-Europe_map_1648-es

Mapa de Europa en 1648 Rokederivative work: Osado

Estos episodios muestran, sin embargo, las serias limitaciones que tenía en la práctica la aplicación de este pacto y la necesidad que tenia la Monarquía Hispánica de reducir semejante dependencia.

Esto nos permite comprender la importancia que tuvo la dependencia y la colaboración mutua de las Provincias Unidas en la conservación de la propia Monarquía Hispánica durante la crítica situación internacional que plantearían el expansionismo territorial francés desde el reinado de Luís XIV y la pujanza comercial y naval británica desde mediados del siglo XVII.

El tratamiento de estas relaciones se debería analizar no solo desde una óptica política, estratégica o diplomática. sino también, y particularmente, en los aspectos económicos, comerciales, financieros y sociales que sin duda nos acercan mas a la hora de comprender y poder visualizar los acontecimientos y relaciones de la época. Refiriéndome al hecho de comprender la historia y crear una conciencia critica, no quedarnos en la anécdota o en el simple estudio.

Autor: Francisco de Asís López Avellaneda para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Bibliografía: 

Herrero Sánchez, M.: El acercamiento hispano-neerlandés (1648-1678)

https://es.wikipedia.org/wiki/Paz_de_Westfalia

Mecenas

Agradecemos la generosa donación de nuestro lector Francisco Fernández Rivera, su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios