La historia detrás de la peineta

Síguenos en Instagram: @revistadehistoria.es

Tiempo de lectura: 5 minutos

Hay que reconocer que disfrutamos “haciendo" la peineta. Pocos gestos nos permiten expresar tanto con tan poco esfuerzo (sin contar, además, con ese leve retrogusto de superioridad y frenesí que nos otorga cuando lo usamos). No es de extrañar, por lo tanto, que se haya convertido en uno de los gestos más comunes, internacionalmente, en lo que a comunicación no verbal se refiere. Y es que es complicado sustraerse al encanto de “enseñar el dedo”. Mandatarios de todo el mundo, cantantes, raperos y un sinfín de celebridades han copado . . .

¿Ya eres usuario registrado?

Para disfrutar de los artículos históricos gratuitos debes navegar registrado:

REGÍSTRATE GRATIS

Si tras loguearte no se cargan los contenidos recarga la página

Desde un ordenador: CTRL+F5

Desde un móvil o tablet: desplaza con el dedo la página hacia abajo