La guerra en el desierto, Afrika Korps y el VIII Ejercito Británico

¡Valora este artículo!
[Total: 116 Media: 3.4]

Entre septiembre de 1940 y la primera mitad de 1941, el norte de África es el nuevo escenario de las operaciones terrestres. Superiores en número pero con mal equipamiento, las tropas italianas invaden Egipto. El objetivo italiano era la base inglesa de Alejandría, pero el avance solo llega hasta las dunas de Sidi el-Barrani.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

En el norte de África se imponen nuevas estrategias debido al medio físico del terreno, pero sobre todo por no alejar a las unidades de las fuentes de aprovisionamiento. Las fuerzas acorazadas se desplazan libremente para llevar a cabo ataques por sorpresa. En una guerra de movimiento que registrara continuos avances y retroceso, donde continuamente los vehículos quedan bloqueados por falta de carburante o averías mecánicas.

La guerra en el desierto. La defensa del imperio Ingles

Tras los primeros éxitos del ejército italiano, en África oriental van venciendo los ingleses. En Etiopía las fuerzas de ambos ejércitos están igualadas pero el ejército italiano está aislado de la metrópoli.

En enero de 1941 empieza la ofensiva de unidades procedentes de la India y Sudáfrica que penetran en el sur de Etiopia y Somalia a través de Kenia; en marzo, tras el gran derramamiento de sangre en la batalla de Harrar, los británicos conquistan Etiopia central y Eritrea. El 5 de abril car Addis Abeba, donde al mes siguiente regresa triunfalmente el emperador Haile Selassie, depuesto por los italianos en  1936. El mar Rojo vuelve a quedar abierto a los convoyes norteamericanos que suministran las bases inglesas de Suez. La campaña de Etiopia concluye con el ejército italiano casi diezmado, solo el último contingente italiano resiste en la ciudad de Gondar hasta noviembre de 1941.

La guerra en el desierto. El Afrika Korps entra en acción

El desembarco en Trípoli de dos divisiones alemanas del Afrika Korps, en febrero de 1941, supone un vuelco del equilibro en la zona entre las fuerzas del Eje y los ingleses. En tres semanas y con un avance de casi mil kilómetros, las unidades que están al mando del general Erwin Rommel reconquistan la región Cirenaica y cercan al enemigo en la plaza fuerte de Tubruq. La fulminante ofensiva ítalo-alemana llega a la frontera con Egipto.

En el norte de África se combate en una estrecha pero interminable franja de territorio que engrandece la capacidad estratégica del general Erwim Rommel y su maestría en el uso de los medios acorazados. La falta de suministros hace que Hitler deje escapar la ocasión de conquistar Egipto y de expulsar a los ingleses del Mediterráneo en un momento en el que Gran Bretaña es aun débil. Para librar a Tubruq del asedio, los británicos contraatacan pero no logran pasar las líneas ítalo-alemanas, y el ejército británico se detiene en la barrera de los cañones de 88mm antiaéreos utilizados por Rommel como anticarros y emplazados en trincheras, perfectamente camuflados. La superioridad numérica inglesa no puede contra la defensa alemana.

Churchill sustituye al general Archibald Wavel y lo sustituye por Claude Auchinleck, comandante jefe en la India. No es hasta noviembre de 1941 los ingleses no rompen el cerco de Tubruq y las fuerzas del Eje, provocando grandes bajas y una pérdida de más de 300 carros de combate.

La guerra en el desierto. El desquite del VIII Ejercito Británico

A principios del año 1942 en el norte de África los ingleses y las tropas del Eje se sitúan a lo largo de la Cirenaica en las mismas posiciones del año anterior. Rommel se adelanta a la ofensiva británica, obligando al adversario a una veloz retirada. Dos cuerpos del ejército italiano y el Afrika Korps logran en Tubruq una victoria aplastante.

La situación sigue preocupando a los ingleses. Churchill pone al mando a Montgomery del VIII ejército recuperando la moral y vuelve a ser equipado de medios y armamento. En agosto Rommel decide sorprender una vez más al adversario apostando por la rapidez y dirige el ataque hacia el flanco sur topándose con una impresionante tormenta de fuego que les obliga a replegarse, el Afrika Korps se ve obligado a volver al punto de partida, donde dispone de una línea defensiva mientras espera el siguiente ataque.

El 23 de octubre se produce la ofensiva británica. Esta vez, Rommel (casualmente, ese día, de baja por enfermedad) ya no es el atacante, sino el defensor. El ataque británico es bloqueado, pero Montgomery calcula que, a iguales perdidas, su adversario es el que sale perdiendo. Decide realizar una nueva ofensiva el 28 de octubre. Esta fracasa de nuevo, pero ya no le quedan a Rommel nada más que 320 tanques, mientras que Montgomery tiene todavía 800. Churchill se impacienta cuando, el 2 de noviembre, un nuevo ataque británico comienza antes del alba. Rommel resiste, pero sus fuerzas disminuyen. Se plantea un repliegue, al que se opone Hitler ferozmente. Rommel obedece. El 4 de noviembre, poco después del alba, tres divisiones blindadas británicas logran por fin abrir una brecha en el dispositivo alemán, en la confluencia del Afrika Korps y del ejército italiano que combate a su lado. Lenta y prudente en demasía, la penetración británica, si bien destruye una división italiana y captura la infantería italiana, no logra impedir que el Afrika Korps se retire de forma ordenada. Montgomery no se atreve a comenzar la persecución, temiendo uno de los contraataques en los que Rommel, apodado justamente “el zorro del desierto”, es un as.

El-Alamein no deja de ser una gran victoria que marca un giro decisivo en la guerra del desierto. A Rommel no le queda gran cosa para librar otras batallas y ni siquiera para defenderse. El Afrika Korps prácticamente ya solo existe en los mapas de Hitler.

Autor: Miguel Ángel Migues Bermejo para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestro lector Rosa Maria Cuñarro Romeu su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado éste Artículo Histórico.

Bibliografía:

  • “CLAUDE QUÉTEL” (La segunda guerra mundial), Publicado por Navona Editorial. Primera edición en 2013.
  • Colección: militaría, – Referencia: T0260008, – Autor: FLAVIO FIORANI, – SUSAETA EDICIONES, S.A, – Obra colectiva Tikal Ediciones. 287 páginas.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios