La guerra civil española en el contexto internacional

¡Valora este artículo!
[Total: 170 Media: 3.8]

La Guerra Civil española es la peor tragedia ocurrida en la España Contemporánea, no sólo porque sumiera al país en una dictadura de corte fascista durante casi cuarenta años, sino por la guerra, porque las diferencias ideológicas desembocaron en una situación donde la diplomacia es sustituida por una guerra que se extendería durante tres largos años de penurias, derramamiento de sangre y brutal represión posterior.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí 

Esta contienda llamó la atención del resto de potencias occidentales, generando toda clase de expectaciones a escala internacional. Este interés es suscitado debido a la naturaleza de los contendientes del conflicto, ya que se daban las tres posibilidades políticas que en estos momentos se disputaban la supremacía en Europa. Por un lado, estaba el gobierno republicano que representaba la democracia parlamentaria, por otra parte estaba el ejército sublevado que hacía lo propio con el fascismo, y en tercer lugar estaban los partidos políticos, movimientos y sindicatos de la extrema izquierda que anhelaban el comunismo o el anarquismo.
Esto se ha resumido utilizando los conceptos de: Reforma, Reacción y Revolución, que harían alusión a los tres protagonistas respectivamente, quienes durante los años previos a la guerra no habrían tenido el poder suficiente como para imponerse claramente a los otros dos, lo que acabaría desembocando en el conflicto bélico. El hecho de que la Guerra Civil reuniese en un territorio europeo a estos contendientes hace que el resto de mundo se fijase en España.

La guerra civil española en el contexto internacional

Para entender la actuación principalmente de Europa en el conflicto, hay que hablar de la situación en que se encontraba el Viejo Continente. Hay que tener en cuenta que en Europa hacía relativamente poco tiempo que había concluido la Gran Guerra. También hay que hablar de Rusia, convertida desde 1917 en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, cuyo modelo político basado en la dictadura del proletariado amenazaba con extenderse por el resto del continente. En ese contexto surge en Italia, de la mano de Benito Mussolini, una filosofía política nueva llamada fascismo que rápidamente se extiende por la Alemania de Adolf Hitler, donde se llamó nacionalsocialismo, y que también consigue llegar a España, bajo el partido de la Falange creado por José Antonio Primo de Rivera. La situación en Europa era extremadamente delicada, debido a que en un mismo momento se estaban dando tres situaciones políticas opuestas.

La guerra civil española en el contexto internacional
La guerra civil española en el contexto internacional

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí 

Europa se encontraba en una paz tensa que respondió a la guerra en España de manera vacilante y diversa. Francia se vio moralmente obligada a ayudar a España, donde había triunfado un régimen similar al suyo, incluso aprobó en un principio la venta de armas a la República; Inglaterra prefirió no actuar a favor de ninguno de los bandos; y las potencias fascistas no dudaron en ayudar a Franco suministrándole armamento y soldados. Del mismo modo actuaría la Unión Soviética para con el bando republicano, al que también proporcionaría armamento. Pero estas ayudas en ningún caso fueron gratuitas, ya que los republicanos utilizaron las reservas de oro del Banco de España como pago (el famoso Oro de Moscú), mientras que Franco se endeudó para poder obtener dichos recursos.

La guerra civil española en el contexto internacional
La guerra civil española en el contexto internacional

La clave está en por qué los países europeos demócratas no ayudaron inmediatamente a la República. En primer lugar hay que mencionar esa paz tensa que Europa atravesaba, a lo que se puede unir la explicación del miedo a que tenía Francia de emprender una acción en solitario. Además, los británicos tenían sus propios intereses temiendo que el tráfico de exportaciones que recibía de España se parase, estando además inmersa en un complejo acuerdo diplomático con Italia. En base a esto, se decidió realizar el Acuerdo de No Intervención, en el que todos los países firmantes, se comprometían a no intervenir en España por ninguno de los bandos procurando mantener el conflicto dentro de las fronteras españolas para que no sirviera como pretexto de una nueva guerra mundial. Sin embargo, esta medida fue constantemente saboteada por Italia y Alemania, haciendo la URSS lo propio con el bando republicano, desde donde se había organizado una campaña para enviar a España ayuda en forma de voluntarios que quisieran luchar contra el fascismo, las Brigadas Internacionales en las que se alistaron voluntarios de varios países, y que igualaron la diferencia de fuerzas entre la República y los sublevados.

La guerra civil española en el contexto internacional
La guerra civil española en el contexto internacional

Por tanto, a pesar de los esfuerzos, el conflicto se internacionalizó y la opinión pública internacional se dividió, estando la mayoría de los intelectuales de todo el mundo estaba a favor la República, lo que se demostraría con el bombardeo de Guernica. No obstante, el comunismo es utilizado como excusa por todas las potencias implicadas para actuar de una forma u otra en España. Para concluir, se podría acusar al gobierno británico de hipócrita, pero también habría que comprender su intención de mantener la paz y sus intereses económicos y estratégicos. Lo mismo puede decirse de Francia y su No Intervención Relajada, que no ayudó de una manera más efectiva a la República por miedo, o de los Estados Unidos, que no ayudaron por el temor bolchevique y por su aislacionismo del que prescindiría para participar en la II Guerra Mundial. Por otra parte, la ayuda de Stalin implicó al mismo tiempo la prueba que buscaban los sublevados de que la República era un régimen comunista. Irónicamente, la Unión Soviética ayudó a Franco a que se confirmara la idea de una implicación soviética en España, frenando o dando una excusa al resto de potencias democráticas para no tener que intervenir en España.

 El problema estaba en que la No Intervención sólo funcionaba para la República, por lo que era cualquier cosa excepto no intervenir. Por otro lado está el estereotipo utilizado contra la República, el comunismo ateo, anticlerical y anticatólico, que se convirtió en la excusa sobre la que todo el mundo se basó para no ayudar a una España republicana que era un régimen que abogaba por unos principios de Estado, como el republicanismo o la separación Iglesia-Estado, que le podría habría llevado a convertirse un Estado moderno, y no necesariamente a adoptar el comunismo. 

Autor: Víctor L. Melián Brito para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí 

Bibliografía

  • BOSCH, A. Miedo a la democracia. Estados Unidos ante la Segunda República y la guerra civil española. Barcelona: Ed. Crítica. 2012.
  • GUBERN, R. 1936-1939: La guerra de España en la pantalla. De la propaganda a la Historia. Madrid: Ed. Filmoteca Española. 1986.
  • HART, D. (Director). La Guerra Civil Española. La guerra de los idealistas. [Videograbación]. Barcelona: Ed. Sav. 1982.
  • HELEN, G. La República española en guerra. (1936-1939). Barcelona: Ed. Debate. 2006.
  • HOBSBAWM, E. Historia del siglo XX. 1914-1991. Barcelona: Ed. Crítica. 2009.
  • JOVER ZAMORA, J; GÓMEZ FERRER, G; FUSI AIZPÚRUA, J. España: sociedad, política y civilización (Siglos XIX-XX). Madrid: Ed. Areté. 2001.
  • MORADIELLOS, E. Los mitos de la Guerra Civil. Barcelona: Ed. Península. 2004
  • MORADIELLOS, E. El reñidero de Europa. Las dimensiones internacionales de la Guerra Civil Española. Barcelona: Ed. Península. 2001

MORADIELLOS, E. La perfidia de Albión. El Gobierno británico y la guerra civil española. Madrid: Ed. Siglo Veintiuno. 1996.

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestro lector José Herrador Jiménez su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios