La formación médica medieval: la Escuela de Salerno

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 5 minutos

Ubicada al sudoeste de la Península itálica, en la región de Campania y cerca de Nápoles, la ciudad de Salerno fue sede de la Escuela de Medicina más importante de la Edad Media y que sentaría las bases para la renovación de la disciplina durante el Renacimiento.

El prestigio de la institución hizo que la urbe fuera conocida como Civitas Hippocratica y lugar de confluencia intercultural en una época de enfrentamientos entre cristianos y musulmanes.

Si nos lees desde un móvil o Tablet y te apetece leer el artículo más tarde puedes guárdatelo en PDF y leerlo cuando te plazca haciendo click Aquí

La formación médica medieval: la Escuela de Salerno

Según la leyenda, fue fundada por los “cuatro maestros”: el judío Hélinus, el griego Pontus, el árabe Adela y el romano Salernus. Esto ha llevado a dos conclusiones: 1) que se trataba de una institución abierta a todos los cleros, nacionalidades y lenguas; y 2) que era una escuela laica –frente a la medicina monacal de la época- y no un anexo del Monasterio benedictino de Montecasino, como se supuso[i]. Sin embargo, debía existir una relación amistosa con la abadía, ya que se encontraron ahí gran cantidad de manuscritos médicos que debieron ser utilizados o incluso escritos por los galenos de Salerno. Otras versiones atribuyen su creación a Carlomagno o a médicos árabes y orientales. Lo que sabemos es que su fundación se produjo en algún momento del sigo IX y tuvo su máximo apogeo en los siglos X y XI.

En el 1076 la ciudad fue conquistada por el duque normando Robert Guiscard, que la convirtió en su capital y en un centro laboral y cultural. Esto dio gran impulso a la Escuela de Medicina.

Si bien fue un importante centro de formación profesional, no produjo figuras destacadas en la historia de la medicina o grandes descubrimientos. Aunque se suele decir que los médicos de Salerno “no tenían cultura literaria, pero gozaban de gran experiencia y talento innato[ii], se le atribuyen a esta institución la publicación de más de 100 libros de medicina[iii]. Entre los que se volvieron clásicos podemos destacar el Passionarius de Gariopontus (siglo X-XI), De modo praeparadi cibos et potus infirmorum –manual de cocina para enfermos- de Mussandinus, De adventu medici (1140) –primer tratado de ética- de Aquimateo, Anatomía Porci –las clases de anatomía se daban diseccionando cerdos ya que solo se permitía una disección humana cada cinco años- de Kofo o Cofo, y la  Cirugía (1080) de Roger de Palermo. El cartaginés Constantino el Africano (1020-1087), famoso por haber unido las ciencias orientales y occidentales, pasó brevemente por sus aulas. Su principal aporte a la medicina fue haber traducido al latín las obras griegas de Hipócrates y Galeno que se encontraban en árabe, y las de los médicos árabes Alí Ibn Abbas, Ibn al Jazzar y Rhazés, así como las del judío Isaac Israeli ben Salomón, aunque es cuestionado por haber firmado obras como propias[iv].

40% de descuento en Revista de Historia Digital ¡¡Date prisa!!
También son conocidas las “damas de Salerno”: enfermeras y matronas que se desempeñaron en la escuela. A una de ellas, Trota de Salerno (1050-1097), se le atribuyen los primeros tratados de ginecología y obstetricia, aunque posiblemente solo haya intervenido en uno de ellos: De Cirus milierum. Otras salernitanas fueron Francesca de Roma (siglo XIV), Abella de Salerno (siglo XIV), Constanza Calenda (siglo XV) y Rebeca de Guarna (siglo XV)[v].

El ejercicio de la medicina fue regulado en el siglo XII por el rey Roger II de Sicilia y, más tarde, por el emperador germánico Frederick II de Hohenstaufen en su Constitución de Melfi (1231). Se exigía para poder desempeñarse como médico haber estudiado en la Escuela de Salerno, haber cumplido 21 años para iniciar los estudios, ser hijo legítimo y cursar previamente 3 años de Lógica. La carrera en Salerno duraba 5 años más un curso de práctica de 1 año bajo vigilancia de un experto. En total, se necesitaban 9 años para poder graduarse de  médico. Tras haber aprobado los exámenes se hacía un juramento de lealtad a la Escuela, se comprometía a atender gratis a los pobres, no administrar medicamentos nocivos, no enseñar falsedades y no abrir tienda de boticario. El graduado recibía un anillo, una rama de laurel, un libro y “el beso de la paz”. Ahora ya podía titularse como Magister o Doctor en Medicina.

La Escuela de Salerno fue la primera en entregar título de “Doctor” (de docto: sabio) a los médicos, además de ofrecer formación médica con independencia de la religión o nacionalidad, contar con un programa oficial de cursos graduados (antes la profesión médica se aprendía solo con la práctica) y evaluar mediante exámenes[vi].

Gracias a la Escuela de Salerno la medicina salió de los monasterios y se convirtió en una disciplina científica. Otro mérito fue que no solo se ocupaba de los enfermos, sino también de los sanos mediante actividades de prevención, alimentación saludable y actividad física[vii].

Sobre esta escuela se ha escrito un poema: Regimen Sanitatis Salernitanum. De autor incierto y escrito probablemente en el siglo XIII, hay muchas versiones del mismo, pero la más aceptada contiene 352 versos. El poema habla de la formación médica y de los distintos métodos de tratamiento que se enseñaban[viii].

La Escuela de Salerno empezó a perder importancia en el siglo XIII, acaso por la creación de la vecina Escuela de Nápoles (1224) y las Universidades de Bologna (1088), Padua (1222) y Montpellier (1289). Estas son consideradas habitualmente como las primeras universidades europeas, aunque hay quienes sostienen que este reconocimiento debería corresponderle a la Escuela de Salerno. En 1748 todavía era consultada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Paris para dictaminar sobre la diferencia entre médicos y cirujanos.

Nominalmente siguió existiendo hasta que fue cerrada el 29 de noviembre de 1811 por el Rey de Nápoles Joaquín I Napoleón, con motivo de la reorganización del reino napolitano. Como “Cátedra de Medicina y Diritto” se mantuvo hasta 1861 cuando fue cancelada por el ministro de educación italiano Francesco de Santis.

Sin embargo nos dejó como legado el modelo de formación médica que –con modificaciones- se mantiene hasta la actualidad. El 18 de noviembre de 2005 numerosas personalidades firmaron el Acta Fundacional de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salerno –que comenzó a funcionar en el periodo 2006/2007-, que se presentó como continuación y heredera de la Escuela medieval.

Autor: Luciano Andrés Valencia para revistadehistoria.es

Lee más sobre el autor Aquí

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si nos lees desde un móvil o Tablet y te apetece leer el artículo más tarde puedes guárdatelo en PDF y leerlo cuando te plazca haciendo click Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía

[i] Guthrie, Douglas; Historia de la Medicina, Buenos Aires-Barcelona, Salvat Editores, 1947, p. 127.

[ii] Wikipedia, www.wikipedia.es, artículo: “Escuela Médica Salernitana”.

[iii] Martínez Martín, Abel Fernando; “La Escuela de Salerno”, El Diario de Salud, www.eldiariodesalud.com, 2 de diciembre de 2019.

[iv] Guthrie, Douglas; Historia de la Medicina, Buenos Aires-Barcelona, Salvat Editores, 1947, p. 129-133.

[v] Wikipedia, www.wikipedia.es, artículo: “Mulieres salirnitanae”.

[vi] Guthrie, Douglas; Historia de la Medicina, op. cit., pp. 131-132.

[vii] “La Escuela de Salerno”, El Médico Interactivo, https://elmedicointeractivo.com/escuela-salerno-20110919191554025296/.

[viii] Se puede leer el poema en latín en: http://www.accademiajr.it/bibvirt/regimen.html.