La Alhambra tras la ocupación napoleónica

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 4 minutos

El 28 de enero de 1810, las tropas imperiales, mandadas por el general Horace Sebastiani, entraban en Granada, iniciándose un periodo de ocupación que mantendría la ciudad en manos napoleónicas algo más de dos años. La Alhambra no es una excepción en esta ocupación, teniendo que soportar el ser utilizada como cuartel, la construcción de nuevas defensas o la destrucción de viviendas para formar la plaza de armas -actual Secano-; debido a esto, encontramos que Vicente Sanchez, vecino de la Alhambra, verá derribadas dos de las tres casas que poseía en la misma.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

No todo fue perjudicial en este periodo ya que se realizaron importantes obras de consolidación en los palacios nazaríes. Como indica el escritor Girault de Prangey:

“La ocupación de Granada por los franceses fue provechosa para estos monumentos; la Alhambra, desierta y colmada de escombros, fue casi totalmente cubierta y restaurada, y sus fuentes volvieron a fluir en medio de macizos de flores y de arbustos plantados con buen gusto.

La Alhambra tras la ocupación napoleónica

Finalmente, la situación de la guerra obligará a los franceses a evacuar Andalucía. El 16 de septiembre de 1812, las defensas son voladas, sufriendo graves daños el Castillo de Santa Elena y torres de la Alhambra como la del Agua o la del Cabo de la Carrera. Estas voladuras provocan graves daños dentro del recinto, como es el caso de la vivienda de María Morales, que tiene que ser derribada por los daños que producen en ella las explosiones de las torres próximas.

En la mañana del día 17, las tropas españolas mandadas por el Teniente General Francisco Ballesteros hacen su entrada en la ciudad. A partir de este momento se liberan a todos aquellos encerrados por los franceses en la Alhambra, como Felipe Martín, preso por haber matado a tres dragones que escoltaban un correo. La Alcazaba servirá ahora para encerrar a afrancesados -muchos de ellos, como es el caso de Antonio Alcántara, que había participado en la partida malagueña de Minganas, pasará al Regimiento de Ceuta-, destacando a personajes como Justo Martínez de Baños o Romualdo Mazariego ( Justo Martínez de Baños había sido nombrado juez togado en la Audiencia Criminal de Málaga mientras que Romualdo Mazariego recibió el cargo de fiscal de la misma. Ambos ejercieron estos cargos durante la ocupación napoleónica de la ciudad) Se encierran también a militares que han cometido algún delito como es el caso de Juan Brosey, quien había sido Ayudante del Regimiento Suizo Nº3 de Reding, o José Fernández, capitán de granaderos del Regimiento Cantabria.

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Los franceses que se encuentran aquí prisioneros serán utilizados para ser canjeados por españoles en manos de las tropas napoleónicas.

La Alhambra
“Fandango bajo los muros de la Alhambra de Granada”, obra de Bacler d’Albe, oficial de ingenieros de las tropas francesas.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Brigadas de presidiarios y tropas de trabajo serán empleadas en acometer las reformas que Ballesteros decide emprender en la Alhambra como pueda ser la habilitación de la Puerta de los Carros, reparaciones en una de las paredes del Patio de los Leones o el desagüe de la Fuente Peña, para evitar inundaciones como la ocurrida el día 17 de septiembre. A finales de este mes, se establece un deposito de dispersos con los que se crearán dos compañías que, en este primer momento, se encargarán de retirar los escombros de la fortaleza.

La Alhambra
La Alhambra

El Palacio de Carlos V fue utilizado para guardar pólvora, granadas, bombas,… en definitiva, fue convertido en parque de artillería; debido al peligro que esto conllevaba, entre los años 1822 y 1826, se pide el desalojo del mismo.

A principios del año 1814, un lienzo de muralla se desploma debido a la lluvia y a la construcción de terraplenes y parapetos en El Secano, por lo que se manda desmontar estos parapetos con el fin de evitar más derrumbamientos. Acabada la guerra, una Real Orden pide a los franceses la restitución de los bienes saqueados, destacándose que nada falta en los archivos y que solo se llevaron balas, lanzas, granadas, dos aldabones y algo de mecha de cañón del Palacio de Carlos V.

Durante la ocupación, el convento de San Francisco es despojado del material para el servicio, incluyendo las campanas, por lo que en 1818 se pide que se le concedan dos o tres piezas de artillería que los franceses habían inutilizado durante su retirada, finalmente se le da un cañón de a 24 libras para la fundición de una nueva campana.

Así pues, tras esta Alhambra napoleónica, llegaría esa otra que enamoraría a destacados viajeros románticos como Washington Irving o Richard Ford.

Autor: Rafael Cordón Chiquillas para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Bibliografía:

Documentación perteneciente al Archivo del Patronato de la Alhambra y Generalife.

GALLEGO BURÍN, Antonio, “Granada en la Guerra de la independencia. Los periódicos granadinos en la Guerra de la Independencia.” Granada, 1990.

BARRIOS ROZÚA, Juan Manuel, “Granada napoleónica. Ciudad, arquitectura y patrimonio.” Granada, 2013.

GIMENEZ-SERRANO, José, “Manual del artista y del viagero en Granada”. Granada, 1846.

VIÑEZ MILLET, Cristina, “La Alhambra que fascinó a los románticos”. 2007.

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestro lector Carlos Valencia Rodríguez su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico