Josef Mengele, el Ángel de la Muerte de Auschwitz

¡Valora este artículo!
[Total: 22 Media: 4.8]
Tiempo de lectura: 5 minutos

Durante el III Reich se llevaron a cabo en campos de concentración de Alemania y de algunos países ocupados experimentos médicos con seres humanos.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Sus víctimas – las pruebas se hicieron sin su consentimiento – fueron sobre todo judíos, gitanos y prisioneros rusos.

Josef Mengele, el Ángel de la Muerte de Auschwitz

Entre todos los médicos que usaron personas como cobayas destacó Josef Mengele, uno de los personajes más crueles del régimen nazi. Profesionales de la ciencia médica han afirmado que los experimentos realizados por Mengele tenían un muy dudoso interés científico. Aparte, claro está, de una absoluta falta de ética, como muchos otros realizados por otros médicos al servicio de Hitler. Por eso uno de los temas tratados en los Juicios de Nuremberg fue el de la ética médica.

Josef Mengele nació en la ciudad bávara de Günzberg en 1911. Hijo de una familia acomodada, era inteligente y cultivado. Se doctoró en Filosofía en la Universidad de Múnich y posteriormente se graduó en Medicina en la de Frankfurt. Aquí trabajó como asistente del doctor Otmar von Verschuer, biólogo y genetista que dirigía el Instituto de Biología Hereditaria y de Higiene Racial. Los estudios sobre genética adquirieron un gran impulso en Alemania cuando los nazis, que creían en la existencia de razas superiores e inferiores, subieron al poder en 1933.

Mientras estudiaba en Múnich, Mengele se interesó por la ideología racial de Alfred Rosenberg y por la política. Rápidamente se convirtió en un enfervorizado nazi. En 1933, cuando Hitler subió al poder, ingresó en las SA. Poco después se afilió al NSDAP, el partido nazi, e ingresó en las SS. Cuando Alemania y sus aliados atacaron la Unión Soviética, Mengele fue destinado al frente oriental como médico de las Waffen-SS. Allí fue herido de gravedad en enero de 1943. Recibió la cruz de hierro por su valor, pero fue declarado no apto para volver al frente. Entonces trabajó un tiempo en el Instituto Guillermo de Antropología, Genética Humana y Eugenesia. Tras ser ascendido a capitán de las SS solicitó ser destinado a Auschwitz. Poco después partía hacia el sur de Polonia.

Mengele estuvo en Auschwitz durante los dos últimos años de existencia del campo. En los primeros meses fue el médico responsable del campo de gitanos de Birkenau, un vasto anexo de Auschwitz situado muy cerca de éste. Más tarde se le encargó de seleccionar a los deportados – mayoritariamente judíos – que llegaban al campo a bordo de atestados trenes de mercancías después de un largo viaje. Determinaba quién era útil y quien no, quien sería gaseado y quien continuaría vivo, por lo menos durante un tiempo incierto.

Mengele no era el único oficial que decidía el destino de los recién llegados a Auschwitz. Sin embargo, él era quien más curiosidad tenía por los rasgos físicos de los que descendían de los vagones. Se fijaba en las rarezas: los mellizos, los enanos, los deformes… Ella Lingens, una doctora austriaca anti-nazi obligada a trabajar bajo las órdenes de Mengele, explicó que el doctor hacia la selección con una extraordinaria sangre fría teniendo en cuenta las consecuencias de la misma.

Algunos campos nazis (Buchenwald, Dachau, Auschwitz…) fueron usados como laboratorios para la experimentación con seres humanos. Se hacía en ellos trasplantes de órganos, se inyectaban a los prisioneros enfermedades como la tuberculosis y el tifus, se sometían los cuerpos de éstos a bajas temperaturas… Muchos de aquellos experimentos tenían por objeto ayudar al personal médico militar destinado al frente, conseguir que los heridos se restablecieran lo más pronto posible para que pudieran volver al frente y entrar en combate.

Sin embargo, los experimentos que realizaba el doctor Mengele no eran de esta clase. Sus conejillos de Indias eran sobre todo mellizos y enanos judíos y gitanos. Cuando descubría entre los deportados que llegaban al campo mellizos, sus ojos se iluminaban. También mostraba interés por el noma, una gangrena facial y bucal. Y por una rarísima anomalía ocular en la que los iris son de distinto color. Ceija Stojka, una niña austríaca de origen gitano, tenía los ojos verdes. Su madre, que conocía la fascinación de Mengele por los ojos, los tenía azules. Cuando ambas mujeres fueron conducidas a Birkenau, la pequeña Ceija, siguiendo los consejos de su madre, siempre se escondía cuando veía un SS, o por los menos miraba hacia el suelo. Fue así como se libró de los crueles experimentos del  Ángel de la muerte.

El doctor Mengele inoculaba  tifus en los pacientes, les inyectaba sustancias en los globos oculares para cambiar el color de éstos, extirpaba ojos de prisioneros vivos para poder examinar su interior, investigar su funcionamiento… No es de extrañar que los que sobrevivieron a sus terribles experimentos lo apodaran El Ángel de la Muerte. Entre éstos había siete enanos de una misma familia, los Ovitz, todos ellos artistas ambulantes austriacos. Les salvó de la cámara de gas la llegada de las tropas soviéticas a Auschwitz en enero de 1945.

Como otros criminales nazis, Mengele nunca rindió cuentas con la justicia. Cuando el Ejército Rojo se acercaba a Auschwitz, huyó hacia el interior de Alemania. Cambió de nombre y de aspecto, se puso un uniforme de soldado raso. Capturado por los Aliados, permaneció un tiempo en un campo de prisioneros cerca de Nuremberg. Puesto que no llevaba el tatuaje de las SS, no pudieron identificarle. Años después, abandonó Alemania y se refugió en América del sur, como muchos otros jerarcas nazis. Donde más tiempo estuvo fue en Paraguay, donde recibió ayuda de otros criminales nazis. Además, contó con la protección del dictador Alfredo Stroessner. Ni el Mosad  – los servicios secretos de Israel, de gran eficacia como se vio en el caso de Adolf Eichmann- ni Simon Wisenthal – el famoso cazador de criminales austriaco – pudieron dar con él. Era muy escurridizo. Oficialmente, murió ahogado en una playa brasileña en 1979.

Se calcula que en Auschwitz se llevaron a cabo experimentos médicos con más de tres mil personas, la mayor parte mellizos de corta edad. Aquellos experimentos provocaron desfiguraciones, mutilaciones, enfermedades, sufrimientos, muertes… Sólo un centenar de mellizos sobrevivieron. Dos de ellos fueron las hermanas Eva y Miriam Mozes Kor, nacidas en 1934.

Algunos supervivientes de Auschwitz han hablado del doctor Mengele en sus memorias. Por ejemplo, la bailarina húngara Edith Edger, que bailó ante él un día que el doctor entró en su barracón de mujeres. Mengele siempre iba vestido con una larga e impoluta bata blanca, y a menudo acariciaba a sus víctimas de más corta edad, o les dirigía amables palabras. Por eso le apodaban El Ángel de la Muerte. O simplemente El Monstruo.

Autor: Josep Torroella Prats para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

 

Bibliografía:

Gerald L. Posner: Mengele: el médico de los experimentos de Hitler. La Esfera de los Libros, 2005.

Olivier Guez. La desaparición de Josef Mengele. Tusquests.

Eric Fratini: La huída de las ratas. Martínez Roca, 2018.

Ceija Stojka: Esto ha pasado. Museo Reina Sofía, 2019.