Híspalis, el aceite que gobernó un imperio

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 5 minutos

Híspalis fue hasta el final de la República romana, una ciudad modesta. Entonces, la guerra civil que se desató en el seno de la República romana entre el bando de César y los partidarios de Pompeyo, vino a cambiar las cosas para la ciudad del río Betis.

Híspalis, el aceite que gobernó un imperio

Entre el 49 y el 45 a. de C. el mundo romano vivió uno de sus memorables hitos históricos, la Segunda Guerra Civil en la que la vieja República, ya agonizante, se enfrentaba a un nuevo camino, aún no muy definido, encarnado por Julio César. Híspalis se vio afectada por este acontecimiento porque la mayor parte de su élite eligió el bando pompeyano, lo que quiere decir que eligió el bando perdedor.

Las consecuencias de una traición de este calibre no podía ser ninguna nimiedad. Los romanos no se caracterizaban por su magnanimidad. Lo que sucedió una vez que César derrotó a Pompeyo en Híspalis fue que la ciudad, con toda probabilidad, fue limpiada de todo elemento subversivo.

 Una parte importante de su población debió morir o bien fue obligada a exiliarse. Con la ciudad ya derrotada, diezmada su población y sometidas sus élites, César se aseguró que ningún poder autóctono pudiera oponérsele o aliarse a sus enemigos, por lo que borró la cultura y las tradiciones locales, impidió que se siguieran haciendo las cosas como siempre se habían hecho, e impuso la romanidad en Híspalis. Se trató de subir al siguiente nivel en su opresión sobre la ciudad, y en general, sobre la provincia.

Ya no era suficiente con pagar un estipendio a modo de tributo y seguir casi como si tal cosa la vida heredada de tartesos y turdetanos. A partir de entonces Híspalis pasó de ciudad estipendiaria a convertirse en colonia romana, la colonia Iulia Rómula.

40% de descuento en Revista de Historia Digital ¡¡Date prisa!!
Esto implicaba  un sometimiento total al régimen romano, con sus ventajas y con sus inconvenientes. Para logarlo, los muchos huecos dejados en la demografía sevillana por la guerra y posterior purga cesariana, se rellenaron con colonos romanos, excombatientes de las legiones de César a los que se les dio tierras y posición para que ayudaran a convertir Híspalis en una ciudad romana más.

Esta conquista, masacre y sometimiento llevadas a cabo bajo las órdenes de Julio César es lo que la tradición local, apoyada en las crónicas e historiografía sevillanas, interpreta como la gloriosa fundación de Híspalis por César, y por eso este famoso dictador romano está en lo alto de una de las columnas de la Alameda de Hércules y aparece en diversos monumentos en la ciudad.

Híspalis, el aceite que gobernó un imperio
Híspalis, el aceite que gobernó un imperio

Pasado el dramático y súbito cambio que vivió Híspalis, entrar de lleno en el enorme engranaje del Imperio romano benefició la economía de la ciudad. El proceso de incorporación fue lento, y hubo que insistir con más colonos, en esta ocasión importados por el emperador Augusto unas décadas después de César, pero al final la pieza encajó a la perfección, y las ruedas dentadas que eran el río y su puerto, impulsadas por la fuerza motriz de la esencia mercantil de Híspalís, volvieron a funcionar a un nivel que hacía siglos que no ocurría, y gracias en gran medida al lubricante romano. O mejor dicho, al lubricante aljarafeño.

El principal producto que se extraía de la fértil comarca del Aljarafe sevillano  era uno de los mejores aceites del Imperio. Los olivos, heredados de los fenicios, cubrían ya esta zona limítrofe con la nueva colonia romana, y su producto fluía a través del reactivado puerto hispalense, para surtir al enorme estado romano.

Híspalis, el aceite que gobernó un imperio
Híspalis, el aceite que gobernó un imperio

El secreto para el éxito fulgurante y sostenido de este producto fue el entrar en la anona, el sistema romano para el reparto de determinados productos básicos, como el trigo o el aceite, que por lo tanto estaban estatalizados y su exportación garantizada. Con este motor económico asegurado, Híspalis creció y llegó a convertirse en la urbe de referencia en la provincia Bética durante los primeros siglos del Imperio romano, al menos en lo que atañe al comercio y economía.

Híspalis, Ánfora de Aceite
Híspalis, Ánfora de Aceite

Y el ascenso de Híspalis en el seno del Imperio fue un aspecto más en la importancia que fue cobrando toda la provincia, que se convirtió en una de las más influyentes de todo el Imperio. Digamos que si Roma hubiera sido Nueva York, la Bética habría sido California. Y no sólo por la riqueza que aportó el aceite y el comercio, sino que este éxito económico se trasladó en el siglo II a la esfera política. Simplificando mucho, pero bien, el Imperio llegó a estar controlado por las élites patricias hispanas, específicamente béticas, durante gran parte de ese siglo.

En ese punto de gravedad irresistible en que se convirtió el valle del Guadalquivir, destacaba el sistema estelar binario que constituyeron la dinámica, cosmopolita y productiva Híspalis y su vecina culta, residencial y patricia Itálica. Se generó un juego político-económico en el que los dos núcleos urbanos eran dos partes de una misma cosa, un ente poderoso, alimentado de aceite, sol y agua de río con un toque salado, que fue un medio de cultivo tan sustancioso como para generar dos emperadores. Y no dos cualesquiera de la enorme lista de mandatarios del Imperio, si no Trajano y Adriano, los que posiblemente representen el clímax del Imperio. Estos dos individuos merecerían bastante más estar en lo alto de la columna en la que los sevillanos se han empeñado en colocar a Julio César.

¿Tienes alma de Mecenas?

Si quieres donar y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




O si prefieres llevarte un recuerdo, puedes comprar uno de nuestros Cuadernillos de Historia cuya recaudación se dedica al mismo fin en nuestra Tienda

También puedes Donar con un simple gesto compartiendo este Artículo en las Redes Sociales!

También puedes apoyarnos dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Autor: Jose María Maesa para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.