Guardia Pretoriana, cuerpo de élite de la Edad Antigua

¡Valora este artículo!
[Total: 229 Media: 3]
Tiempo de lectura: 5 minutos
 La Guardia Pretoriana podría considerarse como uno de los mejores cuerpos de élite de la antigüedad. Los pretorianos fueron un recurso de mimada protección por parte de los emperadores romanos, otorgándoles grandes cantidades de sestercios a cambio de protegerles de conjuras, adversarios políticos u obedeciendo órdenes imperiales por dinero, más que por lealtad.
Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Guardia Pretoriana, creación

Creada durante el tiempo de Augusto, se trataba de la escolta personal de la familia imperial. La Guardia Pretoriana estaba dirigida por uno o dos prefectos de pretorio, que hacían las veces de Ministros, sobre todo a partir del gobierno de Tiberio, que relegó en su prefecto Sejano múltiples funciones imperiales mientras él se encontraba retirado en su domus en la Isla de Capri. A finales de la época de Augusto, la guardia pretoriana estaba cobrando en torno a unos 3000 sestercios anuales frente a los 900 que cobraban los legionarios.

Guardia Pretoriana
Guardia Pretoriana
Por este motivo, y por las comodidades que ofrecía ser parte de este cuerpo militar, muchos tenían como sueño el llegar a ser un gran pretoriano “leal” al emperador.
Durante el gobierno del aparente endeble Emperador Claudio, consiguieron la nada desdeñable cantidad de 15.000 sestercios, debido a que la lealtad pasó a ser una predisposición sobre todo económica para que los emperadores se asegurasen sus espaldas en esas épocas tan turbulentas, pues eran los únicos que se interponían entre el Emperador y las legiones en caso de tomar el poder por la fuerza. Se convirtieron así en un cuerpo militar de inestimable importancia y respeto.
Guardia Pretoriana
Guardia Pretoriana, proclamación de Claudio

Guardia Pretoriana, conjuras y asesinatos

La Guardia Pretoriana respondía muy bien a la lealtad basada en el dinero. Por una buena suma estaban dispuestos a asesinar al propio emperador si las promesas de los conjuradores eran superiores al trato ofrecido por quien ocupaba el trono de Roma. Así fue como, por ejemplo, el Emperador Calígula fue asesinado por su propia Guardia en un complot que incluía a varios senadores.
Guardia Pretoriana
Guardia Pretoriana
Los pretorianos eran un arma de doble filo, que consiguieron un gran poder debido a que luchaban en favor del mejor postor. Nadie se encontraba bajo una seguridad pactada de antemano, pues como ya se ha dicho, respondían mejor a los regalos y los cargos prometidos que a la lealtad de defender en lo que creían.

Guardia Pretoriana, exigencias para ser pretoriano

Las condiciones para entrar en la Guardia Pretoriana eran bastante exigentes. Los aspirantes debían de medir como mínimo 1,75 metros de altura, tener una edad comprendida entre 18 y 20 años, ser de ciudadanía romana, poseer buena forma física o tener en su haber una buena carta de recomendación.
Guardia Pretoriana
Guardia Pretoriana
A partir de las reformas militares de Septimio Severo en el siglo III d.C. los nuevos miembros que se unían a la Guardia Pretoriana podían proceder de las tropas situadas en las fronteras del Imperio.

Guardia Pretoriana, número de pretorianos y campañas militares

Su número fue muy variado según la época. Así, en tiempos de Vitelio se pasó a 16 cohortes y 8000 hombres, frente a las 12 cohortes y 4500 hombres de Calígula. Con Vespasiano el número de cohortes volvió a ser de 9, como fue su número original. Y ya con el Emperador Domiciano, debido, sobre todo, al miedo constante de ver traidores en cada rincón del Imperio, las cohortes ascendieron a 10 y el número de hombres a 10.000.
Guardia Pretoriana
Guardia Pretoriana
Las veces que entraron a combatir en campañas militares, los pretorianos demostraron una gran entereza en el campo de batalla a partir del 68 d.C. Tuvieron un rol de especial importancia en la batalla de Bedriacum durante el año de los cuatro emperadores, así como en las guerras dacias y mesopotámicas en tiempos de Domiciano y Trajano. También tuvieron una gran importancia en las campañas del Danubio durante el gobierno de Marco Aurelio. Con la presencia de los pretorianos en la guerra se aseguraron muchas victorias, aunque el pago por enviar a esta sofisticada guardia personal vulneraba al Emperador, por lo que su papel principal siempre tuvo como objetivo la protección imperial.
Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí
Guardia Pretoriana
Guardia Pretoriana

Guardia Pretoriana, decadencia y disolución

Hacia el año 284, bajo el gobierno de Diocleciano, la Guardia Pretoriana fue sustituida por dos nuevos cuerpos militares. Por un lado estaban los Jovianos, en honor al Dios Júpiter. Y por otro lado estaban los Herculianos, derivados de Hércules. Como anteriormente hiciesen los pretorianos, estos dos nuevos escoltas imperiales hicieron las mismas funciones. Así, la importancia de la Guardia Pretoriana fue radicalizándose hacia el polo opuesto en poco tiempo.
 Finalmente la Guardia Pretoriana vio su completa desaparición bajo el gobierno de Constantino, que ordenó demoler la castra praetoria y sus miembros fueron enviados a las diferentes fronteras del Imperio.

Autor: Tito Batán para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Guardia Pretoriana