El golpe de estado de Mola y el inicio de la Guerra Civil

¡Valora este artículo!
[Total: 130 Media: 3.1]
Tiempo de lectura: 4 minutos

 Hace ahora 80 años un golpe de estado militar desencadenaba, tras su fracaso, la Guerra Civil Española que condujo al país a una larga dictadura, la del General Francisco Franco. Curiosamente Franco, el gran beneficiado políticamente del Golpe no estuvo detrás del diseño de la asonada militar. El verdadero “director” del golpe, nombre con el que era designado en las “instrucciones reservadas” que establecían milimétricamente las operaciones necesarias para el triunfo del  levantamiento, fue el general nacido en Cuba Emilio Mola Vidal.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El golpe de estado de Mola y el inicio de la Guerra Civil

La conspiración que dirigió Mola comenzó a fraguarse mucho más pronto de lo que la historiografía oficial había propagado durante décadas.  Y además no era una conspiración cualquiera, decidida por un grupo de locos que no contaba con apoyos de  importancia sino que nada más proclamarse el triunfo de las izquierdas en las elecciones de febrero de 1936 comenzaron las discretas reuniones en diversas viviendas de Madrid entre Mola y otras personalidades civiles y militares con el fin de derribar lo antes posible a un gobierno que, si bien había vencido legítimamente unas elecciones, consideraban que podía llevar al país al desastre y a la revolución proletaria.

Hay que reseñar que nada más constituirse el gabinete presidido por Manuel Azaña, algunos medios de extrema derecha, como El pensamiento Alavés,  carlista, aseguraba que:

“no sería en el Parlamento donde se libraría la última batalla, sino en el terreno de la lucha armada”

Y que esa lucha partiría de:

“Una nueva Covadonga que frente a la revolución sirviera de refugio a los que huyeran de aquella y emprendiera la reconquista de España

Aparecen ya aquí, desde los primeros momentos del gobierno legítimo de las izquierdas, las consignas propias del conservadurismo más tradicionalista. Debemos reconquistar España para la religión católica, librándola de un gobierno ateo y antiespañol. Mientras tanto, como decíamos, los conspiradores se reúnen discretamente en un piso de Madrid. El 8 de Marzo hablan, entre otros, los generales Mola, Orgaz, Villegas, Fanjul, Franco,  Saliquet , el coronel Valera y el teniente coronel Valentín Galarza en representación de la UME (Unión Militar Española), facción ultraconservadora del ejército. Allí deciden que es necesario poner en marcha un golpe de fuerza que tumbe al gobierno recién nombrado y que restablezca el orden

“en el interior y el prestigio internacional de España

El nuevo gobierno salido del golpe de Estado estaría formado por una Junta Militar dirigida por el General  José Sanjurjo, golpista en el 32 que había conseguido exiliarse en Portugal tras ser indultado por el gobierno de derechas. Aunque en estas primeras  reuniones no quedó claro ni definido el organigrama ni las posiciones definitivas de los conspiradores ( el propio Franco se negó sistemáticamente a dar su visto bueno al golpe, quizás por temor a su fracaso y posterior fusilamiento) queda fijada una fecha, el 20 de Abril, para el inicio de la sublevación, contando con la estructura de la UME. No obstante parece que el gobierno  detecta parte de la conspiración y detiene a alguno de sus miembros como Orgaz y Valera, teniendo el grueso del plan que ser pospuesto. Además, el general  Mola, destacado anteriormente en otras intentonas golpistas contra la democracia parlamentaria, como la del 32,  fue destinado a Navarra, al igual que Franco a Canarias y Goded a Baleares, con el objetivo de alejarlos lo máximo posible de los destacamentos de mayor relevancia dentro del ejército.

No obstante Mola, desde su destino en Pamplona, continuará con el proyecto, distribuyendo sus “instrucciones reservadas” en las que detallaba una toma “extremadamente violenta” del poder, con el objeto de reducir lo antes posible “al enemigo que es  fuerte y bien organizado”. En Pamplona contactó con el carlismo   y laboriosamente trató de comprometer en el alzamiento a numerosas guarniciones. Sin  embargo no se aseguró del triunfo del levantamiento en importantes plazas, sobre todo en la capital, Madrid, ni en Cataluña y Valencia, lugares, a la postre en los que fracasaría el golpe.  Tampoco logró un apoyo unánime de la Guardia Civil, algo que resultaría clave en el posterior fracaso del golpe.

Por el momento, a principios de Julio, Mola no tenía asegurada la participación de los carlistas, con los que habían surgido diferencias ni tampoco tenía asegurado el de las milicias de Falange, con su líder Jose Antonio Primo de Rivera en prisión.  Sin embargo el plan continuaba en marcha y el “director” había ya comprometido a numerosas guarniciones que tenían la orden de implantar el estado de guerra en sus demarcaciones, la primera de todas la de África, tal y como sucedió el 17 de julio. Mola, tras apoderarse de Navarra, dirigiría una columna hacia Madrid, en previsión de las dificultades con las que podría encontrarse Fanjul en la capital. Franco, que tomaría el control del ejército de África, cruzaría el estrecho y se dirigiría también hacia la capital.

Franco, sin embargo, no acababa de decidirse y Mola desesperaba en Pamplona, refiriéndose a este como “Miss Canarias 1936”. Solo tras el asesinato del líder de la derecha y exministro de la dictadura José Calvo Sotelo, que también estuvo implicado en los preparativos del golpe, Franco aseguró su participación. Faltaban 4 días para el “alzamiento” del “movimiento nacional”. El futuro Jefe de Estado y dictador, Francisco Franco, tomó un vuelo (el famoso avión Dragón Rapide) desde Canarias hasta Marruecos, financiado a través del diario ABC por el banquero fugado de prisión Juan March,  poniéndose al frente del golpe en África. El día 18 el golpe estallaría en el resto de la península. Su fracaso nos condujo a la triste y desastrosa Guerra Civil. Una serie de funestas casualidades, en forma de accidentes, llevaron a Franco al poder supremo.

Autor: Luis Pueyo para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestro lector Armando Falcon su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

BIBLIOGRAFÍA:

-Elaboración propia: http://geoghistoria.blogspot.com.es/search/label/GUERRA%20CIVIL%20ESPA%C3%91OLA

-JACKSON, GABRIEL: La República  Española y la Guerra Civil

-GIL PECHARROMÁN: La Segunda Repúblia. Esperanzas y frustraciones. Historia 16.

-CASANOVA, JULIÁN: República y Guerra Civil en Historia de España dir. Josep Fontana

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico