Gabriel de Castilla, el descubridor de la Antártida

¡Valora este artículo!
[Total: 122 Media: 4.9]
Tiempo de lectura: 4 minutos

Corría el año 1526 cuando la carabela San Lesmes, capitaneada por Francisco de Hoces, al tratar de pasar el Estrecho de Magallanes junto al resto de naves que conformaban la flota de García Jofre de Loaísa fue separada de la misma y empujada hacia el sur por el fuerte viento alcanzando los 55º de latitud, avistando el Cabo de Hornos y sobrepasando el extremo meridional del continente americano.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Esta parte del Océano Antártico que se encuentra entre el Cabo de Hornos, extremo sur del continente americano, y las Islas Shetland, al norte de la Antártida, sería llamado Mar de Hoces en honor al marino y también sería lo más cerca que se habría llegado hasta entonces a la zona antártica. Casi un siglo después otro español, Gabriel de Castilla se acercaría aún más y tendría el honor de pasar a la Historia como descubridor de la Antártida

Gabriel de Castilla

Es muy poco lo que se sabe de Gabriel de Castilla si bien alguna biografía reciente ha venido a arrojar algo de luz sobre su vida. Nacido en Palencia de familia noble, pasaría muy joven a  Nueva España como capitán de artillería: en 1589 participa con la San Francisco en la exploración de las costas de Chile y en 1596 es nombrado general del puerto de El Callao desde donde acude en socorro de Martín García Oñez de Loyola para defender las posiciones españolas en la  Guerra del Arauco. El éxito en sus misiones le supone el nombramiento de Almirante de la Armada del Mar del Sur.

El viaje

La exploración española del sur del continente y la mayor presencia de corsarios y piratas ingleses y holandeses en la zona aconsejan al entonces Virrey de Perú Luis de Velasco y Castilla enviar alguna misión para proteger los intereses españoles; el encargo recaerá en Gabriel de Castilla.

Y así en marzo de 1603 Gabriel de Castilla zarpa de Valparaíso al mando de tres naves: el galeón Jesús María y las naves Nuestra Señora de la Visitación y Nuestra Señora de las Mercedes. Como hemos visto no se trataba de una expedición exploratoria, sino de protección de las aguas y costas españolas, lo cual tendría una importancia determinante en orden a la falta de valoración de su posterior descubrimiento toda vez que en una expedición de este tipo no era usual recoger y asentar las tierras avistadas con la minuciosidad propia de las exploraciones.

Sea por ésta u otras razones, el hecho cierto es que no se ha encontrado documentación fehaciente sobre la derrota de la expedición, pero lo que sí se sabe es que una fuerte tormenta empujó hacia el Sur a los tres barcos, superando los 55º que en 1525 alcanzó Francisco de Hoces y alcanzando los 64º de latitud, navegando y efectuando el reconocimiento de las islas actualmente llamadas Shetland del Sur.

Paradójicamente el mejor testimonio del hecho que se conserva proviene de un marino holandés, Laurenz Claesz, que es quien documenta las latitudes y los hechos y declara:

“… haber navegado bajo el Almirante don Gabriel de Castilla con tres barcos a lo largo de las costas de Chile hacia Valparaiso, i desde allí hacia el estrecho, en el año de 1603; i estuvo en marzo en los 64 grados i allí tuvieron mucha nieve. (…) y haber tierra muy alta y montañosa, cubierta de nieve, como el país de Noruega, toda blanca, que parecía extenderse hasta las islas Salomón”

Las coordenadas de sus descubrimientos indican que Gabriel de Castilla reconoció a las islas actualmente llamadas Shetland del Sur y la parte septentrional de la Antártida, resultando muy probable que también hubiese llegado al  actualmente denominado Archipiélago Melchior.

La controversia

Como todo gran descubrimiento (América, Australia, Paso del Noroeste) a éste no le podía faltar su correspondiente controversia y así existen voces que se lo atribuyen al holandés Dirck Gerrits Pomp en 1599; otros, cómo no, al inglés James Cook  e incluso otras teorías en absoluto documentadas atribuyen el  honor, ya en el siglo XIX al marino ruso Fabián Gottlieb von Bellingshausen, al cazador de focas estadounidense Nathaniel Palmer e incluso al capitán de la Marina Real Británica Edward Bransfield, pero en cualquier caso cabe afirmar que conforme a la base documental existente el verdadero descubridor de la Antártida fue el español Gabriel de Castilla, cuyo nombre es recordado hoy por la base que España posee en la Antártida, más concretamente en la isla Decepción de las Islas Shetland del Sur a las que él llegó hace casi 5 siglos.

Autor: Ignacio del Pozo Gutiérrez para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Estudio histórico sobre el descubrimiento y conquista de la Patagonia y de la Tierra del Fuego de Carlos Morla Vicuña , F.A. Brockhaus:1903

El descubrimiento de la Antártica. Dirck Gerritsz-Gabriel de Castilla, Boletín de la Academia Chilena de la Historia Nº 94, Santiago, 1983, pp. 217-222.

Un enigma de la historia antártica: El descubrimiento de las islas Shetland del Sur por Jorge Berguño. Boletin del Instituto Antártico Chileno

Don Gabriel de Castilla primer avistador de la Antártica por Isidoro Vázquez de Acuña  en Revista de Marina 1993 N° 2, Valparaíso: Armada de Chile.

El descubrimiento de la Antártica. Dirck Gerritsz-Gabriel de Castilla por J.M, Barros en Boletín de la Academia Chilena de la Historia Nº 94, Santiago, 1983, pp. 217-222.

Gabriel de Castilla: avistador de la Antártida de Valentín Carrera,    Ed. Paradiso Gutenberg, 2018