¿Fueron las ruinas de Lacca el escenario de la batalla del Guadalete?

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 5 minutos

Abul Walid al-Himyari, cronista del siglo XIII, cita que Tariq derrota a Rodrigo, último rey visigodo, junto a las ruinas de Lacca. Esta batalla ha venido denominándose por la historiografía tradicional como “batalla del Guadalete“, a pesar de no tener certeza sobre el lugar exacto de este evento.

Al Himyari se basó en autores medievales anteriores, y la importancia de su obra “Jardín fragante” radica en la recopilación de información sobre Geografía e Historia. A partir de sus referencias y la recopilación de precisiones toponímicas e interpretaciones de otros estudiosos de la materia, pretendemos concretar los parámetros de esta batalla, todo esto dentro de un debate todavía abierto y habiendo comparado los estudios realizados en este sentido.

Si nos lees desde un móvil o Tablet y te apetece leer el artículo más tarde puedes guárdatelo en PDF y leerlo cuando te plazca haciendo click Aquí

¿Fueron las ruinas de Lacca el escenario de la batalla de Guadalete?

En 711 d.C. las tropas bereberes al mando de Tariq se internan en la Península Ibérica con la intención de saquear y obtener botín. Lo que en un primer momento iban a ser razzias acabaron con la imposición del dominio de los musulmanes en la Península Ibérica durante más de siete siglos. El Reino Visigodo controlaba la antigua provincia de Hispania, heredera de la descentralización del Imperio Romano de Occidente. En el momento de la incursión de Tariq se dice que Rodrigo se hallaba en el Norte peninsular apaciguando la región de Pamplona, teniendo que abandonar la empresa y poner rumbo al Sur con los ejércitos que pudo reunir para hacer frente a la invasión. Grande debió de ser la alerta. El encuentro definitivo tuvo lugar en la denominada como batalla del Guadalete, donde Rodrigo es derrotado y muerto, abandonado por parte de su ejército y finalizando con ello el periodo visigodo.

Fue Genaro Chic quien encontró numerosas referencias epigráficas a Lacca en trozos de ánforas que halló en el Monte Testaccio y el primero en identificar la civitas romana a 6 kms al Sur de la actual ciudad de Arcos, en la Provincia de Cádiz. La denominamos civitas porque al parecer fue su rango, además de ser ciudad de nueva planta. Lakka, Lacea o también Lacca, todos parecen referirse a la misma civitas, situada en la confluencia del río Majaceite con el Guadalete, lo que hace entrar en el tapete de batalla al segundo elemento del momento histórico que estudiamos: el río Guadalete. Parece ser que las fuentes medievales se refieren al Guadalete como Wadilakka, lo que acredita Sánchez Albornoz y lo que parece más acertado. Este autor también identifica el Wadibekka con el río Salado de Conil, en contraposición a Schulten, quien argumentaba que el río Salado recibía en época romana el nombre de Cilbus. Según Pemán, Cilbus sería el nombre que tendría el propio Guadalete en época romana. Por último, Genaro Chic argumenta que en época romana el Guadalete también era denominado Lacca, tomando el nombre de la civitas o viceversa, lo que no nos parece desacertado pues era práctica común en la romanización. Un ejemplo de la usanza toponímica de los romanos lo tenemos en Lixus, en la actual Larache, que en época romana recibirá el nombre latinizado de Licus o Lucus y el río que la rodea tomará el mismo nombre, dando lugar a la confusión.

40% de descuento en Revista de Historia Digital ¡¡Date prisa!!
En cualquier caso y volviendo a la cuestión de la ubicación de Lacca, retomamos las crónicas de autores medievales. Aquí es donde tenemos noticia de que la civitas romana, pasará a denominarse Calsena en tiempos de la ocupación musulmana, siendo una de las poblaciones de mayor importancia de la cora de Siduna, junto a la propia Sidonia y Jerez. Esto se entresaca de la narración de Ibn al-Faradi, quien narra además que existió un auge compartido entre las tres ciudades entre los siglos IX y X d.C.

Es significativo que pese a hallarse Lacca en ruinas en el momento de la batalla, sea rehabilitada como poblamiento medieval. Esto puede tomarse como señal de que el emplazamiento sirviera para rememorar la victoria sobre los visigodos. Sabemos que este tipo de rehabilitación de asentamientos se llevó a cabo por los musulmanes en numerosas localidades, pero solo queremos dejar entrever que es significativo que Lacca no se dejara en ruinas, sino que se transformara en Calsena, una de las ciudades más influyentes del periodo andalusí.

Será de nuevo al-Himyari quien nos narre que Calsena fue destruida en la previa de la desmembración de la cora de Siduna. Queremos resaltar esta “trascendencia” del asentamiento siendo repoblado, pero hay que ser consciente de que las crónicas medievales y este razonamiento nos puede llevar a engaño. Por la ubicación cierta de Lacca y por esta trascendencia en el tiempo, argumentamos nuestra creencia en que efectivamente las ruinas junto al Guadalete fueron el escenario de la batalla del mismo nombre. Actualmente se discute sobre si el lugar de la batalla fue el río Guadarranque, argumento sostenido por autores como Beneroso Santos. No queremos contradecir estos estudios, pero es cierto que pudieran haberse dado más de un enfrentamiento entre ambos bandos a lo largo del periodo de incursión en la Península de los grupos árabo-bereberes.

Hacer referencia también a la antigua Laguna de la Janda -lugar con el que se especuló que fuera el escenario de la batalla- que fue secada en época contemporánea para dedicarla a la agricultura. Esto es un ejemplo de que la región es rica en zonas lacustres, por la remota posibilidad de tomar “Lacca” como derivada del “lacus” latino y que esto pudiera referirse a zonas de laguna existentes en aquel momento histórico.

El Guadalete partiendo desde el Norte lo exponemos como referencia de la zona donde tuvo lugar la batalla, concluyendo y teniendo en cuenta que hacia el Sur la región debía hallarse ya prácticamente bajo dominio árabe-bereber desde siglos antes, al menos de importantes contingentes poblacionales. Existió una gran tráfico poblacional entre el Magreb y el Sur Peninsular desde antes de la llegada masiva de las fuerzas de Tariq y sus líneas de expansión apuntarían claramente hacia el interior de la Península, siguiendo el curso de los ríos o a través de la campiña, a modo de razzias sesgando a la población autóctona.

Autor: José Alejandro Ortiz Correro para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si nos lees desde un móvil o Tablet y te apetece leer el artículo más tarde puedes guárdatelo en PDF y leerlo cuando te plazca haciendo click Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía:

Beneroso Santos, J.:

Acerca del establecimiento de los grupos bereberes en la zona de Tarifa. Pautas, dinámicas y posibles asentamientos. Instituto de Estudios Campogibraltareños. Al Qantir 16, 2014; 143-152.

Los primeros tramos de los itinerarios seguidos por Tariq y Musa: Una cuestión todavía sin resolver. Instituto de Estudios Campogibraltareños. Comunicaciones. Almoraima 38 (2009).

Borrego Soto, M. A.:

La ciudad andalusí de Siduna (Siglos VIII-XI). BIBLID [1133–8571] 14 (2007) 5-18

Chic García. G.:

Lacca.

Fornell Muñoz, A.: 

-Poblamiento romano en el valle del Guadalete (Cádiz) Flor. 11,15 (2004) 73- 113

González Fernández, J.: 

-Inscripción romana del yacimiento de Gibalbín (Cádiz) con indicación de su condición de municipio. SPAL 23, 2014; 191-196.