Enrique Pérez de Guzmán, Duque de Medinasidonia y descendiente de Guzmán el Bueno

¡Valora este artículo!
[Total: 16 Media: 4]
Tiempo de lectura: 4 minutos

Enrique Pérez de Guzmán nace como hijo ilegítimo de Juan Alonso de Guzmán el Bueno y Figueroa, VI señor de Sanlúcar de Barrameda, III conde de Niebla y I duque de Medinasidonia, y de María de Meneses y Fonseca, doncella portuguesa de noble linaje.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Sus padres eran descendientes ambos del mítico Guzmán el Bueno, el defensor de Tarifa y pariente de la dinastía real por parte de Leonor de Guzmán, madre del primer rey trastámara Enrique II de Castilla.

Enrique Pérez de Guzmán, Duque de Medinasidonia y descendiente de Guzmán el Bueno

Su padre se casó con la hija del III conde de Medinaceli, María de la Cerda, pero no tuvieron descendientes. Se separó de su esposa a poco de casarse por su reconocido adulterio. Su padre tuvo numerosos hijos bastardos con ocho mujeres diferentes.  En 1460 los hijos de Juan de Guzmán y María Isabel Meneses fueron legitimados por cédula real. Dos de sus hijos murieron prematuramente y otros siguieron la carrera eclesiástica, por lo que Enrique Pérez quedó como único heredero.

Enrique Pérez se casa con Leonor de Mendoza y Ribera, hija del adelantado de Andalucía. Durante el reinado de Enrique IV, la familia Medinasidonia apoyó a la nobleza rebelde y defendió al infante Alfonso como nuevo rey. Al fallecer este, defendió la causa de su hermana Isabel como heredera. Alfonso XII confirmó a su padre Juan Alonso de Guzmán el mayorazgo y le hizo entrega de Gibraltar, conquistado en 1462.

Tuvo rivalidad con el marqués de Cádiz, Rodrigo Ponce de León, que estaba casado con la hija del todopoderoso marqués de Villena Juan Pacheco. Luchó de forma permanente contra el marqués de Cádiz, defendido por Juan Pacheco, ya que ambos eran partidarios de la causa de Juana la Beltraneja frente a la de Isabel. El marqués de Cádiz tomó Medinasidonia y mató a su alcaide, pero el poder de Enrique Pérez de Guzmán era inamovible, lo que hizo que disfrutara de su dominio durante el periodo de 1470 a 1477. Durante la guerra de Sucesión, el príncipe Fernando pide a su padre Juan II de Aragón el envío de cuatro galeras para vigilar el Estrecho y reforzar a su aliado el duque de Medinasidonia.

El apoyo de Enrique Pérez era indispensable para la estabilidad en la zona de Andalucía, donde la nobleza rebelde, partidaria de la causa de Juana, seguía sin prestar obediencia a Isabel y Fernando, los reyes de Castilla. En 1477 cuando los Reyes visitan Andalucía para restaurar el poder monárquico en la zona, respetaron casi la totalidad de su patrimonio. La buena relación con los Reyes quedó demostrada en 1478: la mujer de Enrique de Guzmán fue nombrada madrina del príncipe Juan, nacido ese año.

Una vez finalizada la guerra de Sucesión con la victoria de Isabel y Fernando, Enrique de Guzmán participa activamente en la guerra de Granada. Su poder militar y económico era inmenso, comparable al de los Reyes, y su intervención militar para romper el cerco de Alhama en 1482 fue vital para el buen comienzo de la guerra, cuando su rival y enemigo el marqués de Cádiz se encontraba asediado por los moros de Granada. Estos tuvieron que retroceder ante la presencia del ejército de Enrique de Guzmán. Su generosa intervención militar significó la victoria de los cristianos en el seno del reino de Granada y también posibilitó la reconciliación de las dos poderosas familias que en el pasado nunca habían colaborado debido a su eterna enemistad.

Para financiar la conquista de Málaga, segunda capital del reino de Granada y el puerto más importante y estratégico del reino, Enrique de Guzmán prestó cuatro millones de maravedíes a los Reyes. La conquista de Málaga era clave para la rendición de Granada.

Después de la toma de Granada a principios de 1492, Enrique de Guzmán muere repentina y misteriosamente el 25 de agosto en la capital de sus estados señoriales, Sanlúcar de Barrameda, en el palacio ducal construido por él. Su herencia pasó a su único hijo Juan, futuro III duque de Medinasidonia. La fortuna de la familia se estima que era la más grande entre todas las de la nobleza europea.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Yutaka Suzuki  Personajes del siglo xv, Origenes del Imperio español. ISBN: 9788460690399

Comentarios