El Renacido: Los tramperos del oeste americano

¡Valora este artículo!
[Total: 73 Media: 3.5]
Tiempo de lectura: 6 minutos

La película El Renacido aparte de mostrar una apasionante aventura en el salvaje oeste donde se lleva al límite la voluntad humana también ilustra uno de los periodos clave de la historia americana y de la formación de los Estados Unidos como fue la trata de pieles, y los primeros hombres de frontera del XIX en adentrarse en el oeste americano, territorio desconocido y hostil en ese momento para los Estados Unidos y sus habitantes.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La compra de Luisiana en 1803 a Francia, fue clave para este proceso, pues permitió a Estados Unidos, que hasta entonces estaba limitado entre los Apalaches y la costa Atlántica, acceder a las Grandes praderas y las montañas Rocosas con su riqueza en fauna y pieles, aquí los franceses tenían derechos comerciales y tramperos operando pero no
dominaban la zona que estaba en manos de los indios de las praderas esta área norte de Luisiana y sus derechos y comerciales y peleteros pero no el dominio militar pasaron a EE.UU con la compra junto con el área sur poblada por franceses desde el siglo XVII, con el curso bajo del Mississippi, clima subtropical y centro en Nueva Orleans, San Luis era la intersección entre las dos áreas, ciudad que EE.UU impulsó como ciudad peletera.

El Renacido: Los tramperos del oeste americano

Así tramperos como Glass (en su mayoría campesinos pobres empujados por el minifundio del maíz y antiguos soldados), con hogar en los montes Apalaches de Pennsilvania o del sur, marchaban al oeste, llegando a San Luís, donde o bien se alistaban en las compañías de piel, como la Compañía de Pieles Americana fundada en 1808, la Compañía de Pieles de Missouri fundada por un español de Luisiana, la Compañía Francesa de Luisiana formada por tramperos de ese origen, o la Compañía de Pieles de las Montañas Rocosas fundada en 1822 (donde se alistó Glass en esa fecha), o bien allí partían por su cuenta o en pequeños grupos, estos últimos eran los conocidos como los montañeses.

El Renacido: Los tramperos del oeste americano
El Renacido: Los tramperos del oeste americano, recreación del fuerte Lisa

Los que se alistaban en las compañías firmaban un contrato por varios meses, recibían un sueldo en proporción a las pieles obtenidas y eran liderados de forma militar por capitanes de la compañía, estas eran una verdadera y lucrativa empresa capitalista con accionistas y su presidente, también poseían derechos sobre una serie de fuertes-factorías donde se almacenaban y procesaban las pieles fundados a orillas de ríos como el Missouri entre los que destacaban Fort Lisa fundado en 1810 por Manuel Lisa o Fort Atkinson fundada también por la Compañía del Missouri en Nebraska en 1819, los fuertes más accesibles y cercanos a la frontera estadunidense recibieron apoyo del ejército estadunidense para defender los intereses peleteros de los ataques indios o la intromisión de los tramperos canadienses, la compañía suministraba las bullboat, o barcazas ovaladas con cubierta, vela, remos y bodega, los víveres que consistían en maíz, carne de cerdo y whiskey y las armas, en caso de que los tramperos no tuviesen, estas eran rifles y cuchillos, para su trabajo de caza o para defenderse de los ataques de los indios y tramperos rivales.

El Renacido: Los tramperos del oeste americano
El Renacido: Los tramperos del oeste americano. Manuel Lisa

La expedición salía con unos 50 hombres de San Luís en agosto, remontaban el Missouri hasta las praderas donde a veces trataban con los indios para que les permitiesen cruzar su territorio y recibir pieles de bisonte o guías a cambio de rifles y tabaco, luego llegaban al destino, cerca de las Rocosas donde montaban el campamento a orillas del río, allí ponían trampas a lo largo del río cubriendo km para cazar el castor, la rata almizclera, el visón y la marta, también el bisonte con sus rifles aunque todavía no de forma masiva, después desollaban a sus presas, cargaban las pieles en fardos que pesaban 30 kg y las llevaban a hombros al campamento.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Linces, osos grizzlys y lobos a veces eran objetivos de los tramperos, pero no era frecuente y por defensa propia, como le pasó a Glass en 1823 cuando el osó casi le mata, la expedición exploraba lugares desconocidos en la época, como las de Manuel Lisa en las Rocosas, o la de Glass que tras el ataque y ser abandonado malherido exploró el área de Yellowstone, o Jebeddiah Smith que exploró Oregón, las Rocosas y California.

El Renacido: Los tramperos del oeste americano
El Renacido: Los tramperos del oeste americano. The Trapper’s Bride muestra a un trampero, Francois, pagando $600 en mercancías por una india para que fuese su mujer

La vida de los tramperos era dura, cargaban los pesados fardos, dormían a la intemperie bajo toldos con temperaturas bajo cero, comían carne de castor, maíz o excepcionalmente ciervos cazados, además soportaban ataques indios, estos eran expertos guerreros curtidos en combates tribales, conocían el terreno, estaban armados con cuchillos, hachas flechas y también con rifles y atacaban a los tramperos por tratar con pueblos indios enemigos como los piés negros que masacraron expediciones de la Compañía del Missouri por tratar con los crow, por haber entrado en sus zonas de caza o por obtener un botín, los indios tras la llegada del caballo y el comercio de armas con los franceses habían cambiado su vida, pasando de agricultores a cazadores a caballo del bisonte como los gros ventre y sioux, otros siguieron cultivando como los arikara, otros siempre fueron cazadores como los piés negros y comanches. Glass acabó muerto por los arikara y Smith por los comanches por ejemplo. También debían enfrentarse a las compañías rivales y a los tramperos canadienses.

El Renacido: Los tramperos del oeste americano
El Renacido: Los tramperos del oeste americano. Trampero de las montañas Rocosas (supuestamente) William “Old Bill” Williams

En diciembre el frío y la nieve empujaban a los tramperos a embarcar con las pieles, llegaban al fuerte donde procesaban las pieles, cobraban y pasaban el invierno, luego embarcaban a San Luís con las pieles donde estas se vendían en los mercados del este y los tramperos regresaban a casa.

 Por otra parte hay que destacar la importancia de los llamados “montañeses”, estos eran tramperos y exploradores que por su propia cuenta se pasaron a vivir al oeste, estableciéndose muchos de ellos en las Rocosas en cabañas de madera, las pieles obtenidas eran vendidas a las compañías en los fuertes, algunos acababan enrolándose en las compañías, y más tarde como guías de las caravanas de colonos a California o como guías del ejército de este país durante la conquista del oeste y derrota de las tribus indias entre 1865-1895, cuando tras la Guerra civil estadunidense el país podía construir ferrocarriles al oeste, enviar un sinfín de soldados con armas modernas contra los indios y asentar millones de emigrantes europeos que llegaban a los puertos, momento en el que también acaba el modo de vida trampero y la trata de pieles en el oeste para dar paso a los colonos, mineros atraídos por el oro, los rebaños de vacas y los campos de cereal.

Autor: Carlos Aguado Villameytide  para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

FUENTES:

-Doval Huecas, Gregorio. Breve historia de la conquista del oeste. 2008.

-Oliver, Victoria. Pieles rojas: encuentros y desencuentros con el hombre blanco. 2015.

http://www.linkmesh.com/vaqueros/articulos/lejano_oeste_y_comercio_de_pieles.php

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestro lector  Antonio Serrano Alcázar, su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico